Banderas del grupo yihadista Estado Islámico y del Partido NaziBanderas del grupo yihadista Estado Islámico y del Partido Nazi
Banderas del grupo yihadista Estado Islámico y del Partido Nazi

La del arzobispo caldeo católico de Kirkuk (Irak) es una de las voces más clarividentes que puedan oirse respecto a la forma en la queel mundo civlizado debe enfrentarse a la lbarbarie del terrorismo islamista.

Monseñor Yusif Thomas Mirkis siempre se ha expresado con claridad meridiana, llamando a combatir sobre el terreno al Daesh y animando a su pueblo, golpeado por el terror, a mantener su esencia y permanecer en Irak, donde hay cristianos desde el principio.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Reproducimos por su interés la entrevista que el prelado caldeo ha concedido esta semana al rotativo francés Le Point.

Monseñor Yousif Thomas Mirkis en el despacho de su residencia, en Kirkuk (Irak)/ Actuall
Monseñor Yousif Thomas Mirkis en el despacho de su residencia, en Kirkuk (Irak)/ Actuall

Los cristianos de oriente son regularmente señalados por los terroristas islamistas. ¿Cómo se siente después de la muerte del padre Jacques Hamel en Francia?

Es un mártir. Ha sido asesinado por ser cristiano. Es un mártir más, como los cristianos de Oriente han conocido a docenas durante más de diez años. En Irak, seis de nuestros sacerdotes han sido víctimas de estos bárbaros. Un obispo, religiosos y fieles también han sido asesinados por ser cristianos.

En Siria dos obispos han sido secuestrados y no hemos tenido novedad desde entonces. Lo mismo ha sucedido con el padre Paolo Dall’Oglio. Matar a un  sacerdote… ¿qué sentido tiene esa barbarie? ¿Acaso es un enemigo?

“Debemos reaccionar sin cerrar los ojos y sin caer en lo políticamente correcto”

Este es el símbolo de que los terroristas han atacado a los cristianos porque su mensaje de paz es molesto.

Debemos reaccionar sin cerrar los ojos y sin caer en lo políticamente correcto. Recuerdo que cuando 21 cristianos coptos fueron asesinados por Daesh, muchos de los medios de comunicación occidentales hablaron del asesinato de “21 egipcios”.  Se trataba de tranquilizar a muchos, pero ellos fueron asesinados porque eran cristianos.

“Son la barbarie. adoran al diablo y simulan combatir en nombre de Dios. Son perversos”.

¿Qué busca el Daesh en su lucha contra los cristianos?

Daesh lleva a cabo una guerra loca contra todos los que no están con él: los cristianos, pero también los musulmanes. Algunos imanes de Mosul fueron asesinados en sus mezquitas por negarse a prestarles fidelidad. Luchan igualmente contra los yazidíes, un pueblo que sufre en la actualidad un verdadero genocidio y al que se le niega el derecho a existir.

No hay ninguna lógica racional en el combate irracional del Daesh. Son la barbarie, quieren el caos. Esa gente, esos locos, adoran al diablo y simulan combatir en nombre de Dios. Son perversos.

Aquellos que funcionen con la razón, independiente de su fe y su cultura deben resistir y permanecer unidos. Los musulmanes moderados deben dejar de decir que están en guerra con Israel, los judíos u Occidente, incluso si son sólo palabras. Cada uno debe prestar atención a las palabras: son la mayor arma del Daesh, que utiliza las técnicas de comunicación modernas.

“Daesh no se aprovecha de un pretendido ‘choque de civilizaciones’, sino de un choque de inculturas”

Entre los musulmanes, como entre los cristianos, el bien más preciado es la vida, el ser humano. No a la caza al otro y al que es diferente. En el Islam como entre los cristianos, no hay derecho a matar al otro.

Hay que educar a los jovenes, enseñándoles la inutilidad del discurso belicoso. Es la responsabilidad de todos y cada uno porque Daesh no se aprovecha de un pretendido “choque de civilizaciones”, sino de un choque de inculturas.

“Es un nuevo tipo de enemigo cuyo método consiste en no discutir, ni negociar, ni dialogar. Funcionan con el lavado de cerebro”

¿Cómo resistir?

El mismo escenario se repite en todas partes. Es tentacular. Daesh quiere sembrar la inseguridad y el terror. Es un nuevo tipo de enemigo cuyo método consiste en no discutir, ni negociar, ni dialogar. Funcionan con el lavado de cerebro. Y todo sin fronteras: En Alemania, en los Estados Unidos, en Francia. Entre nosotros en Irak, en Siria o en otros lugares.

Daesh busca el choque, el enfrentamiento directo: paralizar nuestra resistencia, matar la reflexión. Nosotros ayudamos a apelar a la razón. Ellos quieren suscitar la histeria y las pasiones. Quieren que funcionemos como ellos.

Nuestra fuerza está en resistir en la reflexión, en hacer un llamamiento a la inteligencia y en la oración. Debe ayudarnos a resistir, no a hacernos huir y a exiliarnos. Esto no resuelve nada.

Muchos refugiados han querido ir a Europa para huir del caos, pero Daesh les persigue para mostrarles que puede combatir en todos los puntos del globo. Huir no es ofrecer una solución.

Cuando la Alemania nazi dominaba Europa se decidió resistir y permanecer. Esto debería ayudarnos a luchar contra estos locos en Irak y en Siria. Dese luego, ellos iniciaron el caos, pero nosotros somos más fuertes que ellos.

“Occidente está como en el ‘Titanic’. Se siente protegido por un casco de hierro sobre el que bebe champán mientras que alrededor todo cruje”

¿Tenemos los medios para resistir?

Nuestra mayor fuerza, ya lo he dicho, es permanecer unidos y pensar. Nosotros deseamos la paz y la armonía, no el suicidio. Queremos ganar el combate. Ante esta lógica, los intelectuales están paralizados y desde hace mucho tiempo Occidente está como en el “Titanic”. Se siente protegido por un casco de hierro sobre el que bebe champán mientras que alrededor todo cruje. El mundo racional no está ciertamente armado contra la lógica surrealista. Pero es capaz de batirse contra un cáncer o una epidemia. Podemos escondernos esperando no ser contaminados, pero la suerte no será suficiente.

El Daesh está poniendo en riesgo la vida de nuestros jovenes: desafían las normas, buscan todas las trasgresiones, quieren destruir los derechos humanos.

Cuanto más ignorante es la sociedad, menos diálogo habrá y estos locos podrán lavar más el cerebro a los más frágiles. Nosotros mostramos a través de la educación y la cultura que la vida es el bien más preciado.

 

También te puede interesar:

 

Comentarios

Comentarios