Gádor Joya: «Muchos del PP me han prometido muchas cosas y luego no han hecho nada»

    La pediatra, doctora en Medicina y líder provida española Gádor Joya da el salto a la política de partidos desde la plataforma Derecho a Vivir a Vox. "Si tengo la posibilidad de salvar una sola vida humana en mi paso por la política, tengo claro que lo daré por bueno", explica Joya a Actuall.

    0
    Gádor Joya, médico, ex portavoz de Derecho a vivir y candidata de Vox a la Asamblea de Madrid en 2019. /DAV
    Gádor Joya, médico, ex portavoz de Derecho a vivir y candidata de Vox a la Asamblea de Madrid en 2019. /DAV

    Después de una década defendiendo la vida humana desde su concepción hasta la muerte natural como coordinadora y portavoz de la plataforma Derecho a Vivir, la pediatra y doctora en Medicina Gádor Joya da el salto a la política de partidos como candidata número 12 por Vox a la Comunidad de Madrid. Este cambio lo asume con naturalidad, convencida de que «por primera vez un partido político comparte los mismos planteamientos respecto al derecho a la vida y me da la posibilidad de desarrollarlos y ser eficaz».

    Y eso que entre las lecciones que extrae de su experiencia como líder de la sociedad civil por el trato constante con miembros de otros partidos políticos está que «no hay nada peor que la incoherencia y la traición», tantas veces experimentada, en especial con políticos del Partido Popular.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Lejos de los estereotipos adjudicados de forma genérica a Vox por los medios políticamente correctos, Gádor Joya es una mujer siempre sonriente, amable y serena con un discurso provida sólidamente apoyado en fundamentos científicos e iluminado por su fe.

    Quienes han trabajado estos años con ella coinciden en ensalzar su capacidad de análisis; su rigor médico a la hora de valorar casos mediáticos relacionados, por ejemplo, con la eutanasia; su exquisito trato al adversario ideológico; y, por supuesto, su valentía para enfrentarse a los discursos políticamente correctos.

    A menos de una semana de los comicios autonómicos en la mayoría de las regiones españolas Gádor Joya explica a Actuall cómo vive este transbordo vital y explica algunas de sus propuestas para la sociedad.

    La exportavoz de Derecho a Vivir, Gádor Joya, pide frente al Congreso de los Diputados un pacto contra el aborto / Actuall
    La exportavoz de Derecho a Vivir, Gádor Joya, pide frente al Congreso de los Diputados un pacto contra el aborto / Actuall

    Cuántas veces le han dicho en el último mes y medio algo así como ¿“pero no tenías suficiente con Derecho a Vivir”?

    La verdad es que las personas con las que he hablado sobre el tema han mostrado poca sorpresa y eso lo interpreto como una confianza en las personas de Vox que me han ofrecido dar este paso y como una certeza de que Vox quiere defender el derecho a la vida de una manera firme.

    ¿Cuál es el balance de su desempeño como portavoz y coordinadora de Derecho a Vivir, la plataforma provida más dinámica de la última década en España?

    Hemos sacado el aborto del cajón, hemos despertado conciencias dormidas, defendiendo el derecho a la vida de una forma diferente, con postulados nuevos y enfoques multidisciplinares. Hemos conseguido que el aborto estuviera en la agenda política y mediática cada día. Hemos dado pasos que no tienen marcha atrás. Aunque tengamos una ley nefasta que concibe el aborto como un derecho, los políticos saben que no es asi y cada vez les cuesta más defenderlo.

    «Si algún día tengo que renunciar a mis principios por estar en política me iré. Pero estoy segura de que eso no pasará en Vox.»

    ¿Qué lecciones ha aprendido de esos años que cree que puede aplicar ahora si obtiene su escaño?

    Que no hay nada peor que la incoherencia y la traición. Muchos miembros del Partido Popular me han prometido muchas cosas en los despachos y luego no han hecho nada. Muchos miembros del Partido Popular me han dicho a puerta cerrada que piensan como nosotros y luego los he visto defendiendo lo contrario. Si algún día tengo que renunciar a mis principios por estar en política me iré. Pero estoy segura de que eso no pasará en Vox.

    Sé que le costó tomar la decisión de formar parte de la candidatura de Vox a la Asamblea de Madrid. ¿Qué le llevó a decir que sí?

    Por primera vez he visto que es posible llevar a cabo las ideas y propuestas que he planteado desde la sociedad civil. Por primera vez un partido político comparte los mismos planteamientos respecto al derecho a la vida y me da la posibilidad de desarrollarlos y ser eficaz. Es muy importante que siga habiendo personas defendiendo esta causa desde la sociedad civil, pero también es importante que desde ahí algunos pasemos a la política siempre que haya una posibilidad real de avanzar en la senda del progreso defendiendo al más débil. Y Vox encarna esa posibilidad.

    ¿Se le hace raro haber cruzado la línea que separa la sociedad civil de la política partidista?

    La verdad es que ese cambio no es tan abrupto porque Vox no es un partido político al uso. Es un movimiento integrado por personas que venimos de la sociedad civil, de desempeñar una labor profesional, de famlias numerosas con hijos que conocen el día a día en muchos ámbitos de la vida. Un movimiento formado por 2.700.000 españoles de a pie, que cada día serán más, y que aman España y quieren defenderla y hacerla avanzar sin complejos y sin cálculos políticos.

    ¿Está preparada para que HazteOir.org le envíe numerosos correos electrónicos a través de alguna de sus campañas?

    ¡Sí! Es más, si no lo hiciera sería señal de que algo falla. Es fundamental que la sociedad civil siga promoviendo la participación ciudadana en la vida política y recordando a los políticos que están ahí para servir a esa ciudadanía, que quiere ser libre. Ojalá tenga algún día el honor de poder contestar a esos correos.

    «Una mujer que da a su hijo en adopción puede pasar por unos momentos duros, pero la que lo aborta sufre aún mucho más y para siempre»

    Hasta hace poco, usted ha sido exigente con Vox y el resto de partidos para que se comprometan en la defensa de la vida humana. Ahora está al otro lado. ¿Cómo va a hacer efectiva esa que ahora es autoexigencia?

    De entrada hemos incluído en el programa medidas que vayan encaminadas a proteger la vida del concebido y que además suponen más seguridad para las madres. Queremos que la mujer reciba una información completa de lo que lleva dentro, reciba información sobre la ecografía que siempre se le hace pero a veces se le esconde. Vamos a promover mayor intervención del sistema sanitario público en el proceso por el que pasa una mujer que quiere abortar, para asegurar que recibe toda la atención que se merece y para controlar posibles fraudes de ley. Y sobre todo vamos a promover que reciba información de todas las alternativas de las que dispone, entre ellas la adopción.

    Un sistema ágil de adopciones ha sido una de sus reivindicaciones de siempre. ¿Qué propone para avanzar en esta materia?

    En primer lugar concienciar a la sociedad. Una mujer que da a su hijo en adopción puede pasar por unos momentos duros, pero la que lo aborta sufre aún mucho más y para siempre. Haremos campañas para promover la adopción por toda la región y acompañaremos a la mujer que tome esa decisión hasta el final de su embarazo en centros específicos. Promoveremos la cooperación entre Comunidades para que pueda haber un registro único. Reduciremos al máximo los trámites burocráticos para la asignación de expediente a las familias que deseen adoptar un hijo dentro o fuera de España. En Madrid se abortaron en 2017 casi 17.000 niños y no se salvó practicamente a ninguno de ellos por la adopción. Esto no puede ser, así que desarrollaremos un plan de adopción ágil y eficaz para demostrar que se pueden bajar las cifras de aborto si existe voluntad para ello.

    «Si tengo la posibilidad de salvar una sola vida humana en mi paso por la política, tengo claro que lo daré por bueno»

    Algunos plantean que Vox es taimado al hablar un avance paulatino hacia el fin del aborto en vez de ser más tajante. ¿Es esto así? ¿Qué responde a estas críticas, usted que ha pedido el «Aborto Cero» tantas veces?

    La derogación de la actual ley del aborto es algo que los responsables de VOX ya anunciaron en la campaña de las elecciones generales. Yo he dicho siempre que quiero una sociedad sin aborto, algo que seguro que quieren todos los españoles que creen que el aborto es un drama. Las altas tasas de aborto no pueden ser indicadores del progreso de una región. Soy realista y ese objetivo no se puede conseguir en un día, pero sí se pueden bajar mucho las cifras, que no son sólo unas cifras, sino vidas humanas. Y si tengo la posibilidad de salvar una sola vida humana en mi paso por la política, tengo claro que lo daré por bueno.

    Gádor Joya en una manifestación de Derecho a Vivir
    Gádor Joya en una manifestación de Derecho a Vivir / DAV

    En la política autonómica se juegan muchas de las partidas más relevantes que afectan a la defensa de la verdad biológica y la libertad frente a la ideología de género… ¿Qué prioridades se han marcado desde Vox en este sentido?

    La prioridad de Vox es devolver la libertad a los ciudadanos y defender los derechos de todos. Los padres queremos educar a los hijos según nuestro criterio y no el de los partidos políticos que se ponen de rodillas ante los colectivos LGTBI para que no les llamen carcas. Y queremos proteger a la familia como base de toda sociedad. En ella nacemos y morimos y es en estas dos fases de la vida tan vulnerables en las que queremos acompañar a las familias. Que puedan tener a sus hijos en libertad y que puedan cuidar de sus enfermos y sus mayores hasta el final con todos los recursos que se merecen. La gestión es importante y también procuraremos que el dinero de cada uno esté en su bolsillo y no el nuestro. Pero no es lo único que sutenta el desarrollo humano de una sociedad. En esto Vox marca la diferencia.

    «Es fundamental procurar una mayor intervención del sistema público de salud para un mayor control de la práctica de aborto y su financiación»

    Como médico, ¿cuáles son sus propuestas para la Sanidad madrileña?

    Humanizar la Sanidad. Y esto se consigue descongestionando servicios para que el médico tenga más tiempo para sus pacientes. Queremos ampliar la red de centros de salud y de equipos de atención domiciliaria. Queremos optimizar los recursos de centros ya construidos, como los centros de mayores para poder atender a la población de edad avanzada. Fomentar la cooperación entre la sanidad pública y la privada para reducir las listas de espera. Utilizar el sentido común para que los ciudadnos se muevan entre comunidades con libertad, con la tarjeta única. Mejorar los cuidados paliativos para procurar una vida digna hasta el final. Velando y cuidando de los nuestros y poniendo a la persona en el centro.

    En la Comunidad de Madrid se encuentran algunos de los negocios abortistas más importantes de España, como Dátor. ¿Cuáles son sus planes?

    Es fundamental procurar una mayor intervención del sistema público de salud para un mayor control de la práctica de aborto y su financiación. En Madrid una mujer que aborta practicamente no recibe atención por parte de un especialista del sistema sanitario y es algo que cualquier otra mujer sí recibe. Sabemos de casos en los que no se ha respetado la ley o no se le ha dado toda la información necesaria a la mujer y eso es algo que hay que evitar.

    En el PP de Madrid hay personas con las que usted ha mantenido una fluida relación en su etapa anterior, como Luis Peral. ¿Espera que se mantenga o los puentes entre Vox y el PP están dinamitados tras las elecciones generales?

    A la hora de defender los derechos de las personas y sobre todo de los más vulnerables todos los puentes deben estar tendidos. Y en el caso de Luis Peral no tengo ninguna duda de que así será.

    Comentarios

    Comentarios

    Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".