Gádor Joya en una manifestación de Derecho a Vivir
Gádor Joya en una manifestación de Derecho a Vivir / DAV

Doctora en Medicina especialista en Pediatría y portavoz de Derecho a Vivir. Gádor Joya es la cara visible de la asociación provida que este domingo ha convocado a todos los españoles para pedir al Gobierno que incluya la ecografía en la información previa al aborto.

Nacida en Berja (Almería), es Licenciada en Medicina por la Universidad de Navarra, médico especialista en Pediatría y doctora en Medicina por la Autónoma de Madrid.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Asegura que entre los peores momentos que le ha dado la batalla por defender la vida de los no nacidos se encuentra la traición de Mariano Rajoy al no derogar la ley del aborto.

El próximo domingo han convocado una marcha, la séptima impulsada por Derecho a Vivir, bajo el lema ‘Un latido, una vida’. ¿Qué quieren reivindicar este año?

Queremos seguir demostrando que nuestro objetivo es acabar con el aborto y mantenernos firmes en la defensa del derecho a vivir.

El lema afirma una verdad innegable, la existencia de un ser humano que vive dentro del seno materno, cuyo corazón late y que se para cuando se le practica el aborto.

Queremos que esta verdad se le muestre a la mujer que quiere abortar, y que la ley se modifique para que así sea.

Después de unos años en los que se ha debatido mucho del aborto ahora este problema está muy alejado de los asuntos de tertulia en el bar y no digamos en los foros políticos y mediáticos, ¿tiene la sensación de estar fuera de juego?

Me siento como esos jugadores que ven una ocasión de gol y piden a gritos que le pasen el balón, pero el que lo tiene en su poder no ve la jugada. Y en ese momento se pierde un gol que podría haber dado el triunfo. Pero no por eso dejo de jugar y sigo buscando la ocasión de gol.

La batalla por el fin del aborto está ganada de antemano porque la evidencia que supone liquidar a un ser humano inocente es aplastante.

¿Entonces?

La dificultad está en que luchamos contra un lobby muy poderoso interesado por lucrarse con el aborto, junto a una sociedad que muchas veces se dedica a mirarse su ombligo y su bolsillo.

Eso hace que tengamos que estar más tiempo librando esta batalla, pero nos anima la certeza de un triunfo seguro.

Ayúdeme a convencer a unos amigos de la necesidad de acudir a la manifestación. ¿Tres ideas al respecto?

-Una, que analicen lo que se pide y si creen que es una petición razonable y justa.

-Dos, que piensen qué es lo que van a hacer de 12 a 13.30 horas el domingo. Que imaginen a miles de niños como sus hijos, sobrinos o hermanos pidiéndoles ayuda antes de morir. Y que decidan que eso que piensan hacer a las 12.00 horas puede esperar.

¿Y la tercera?

-Que busquen el término “solidaridad” en el diccionario y encontrarán esto: adhesión o apoyo incondicional a causas o intereses ajenos, especialmente en situaciones comprometidas o difíciles. Y que decidan.

Desde hace años hasta los partidarios del aborto reconocen que es un fracaso. ¿Por qué cree que siguen apoyándolo como un derecho?

Por esa incoherencia que impregna el discurso de todos los partidarios del aborto. Reconocen que es un drama pero no explican por qué, y lo defienden como un derecho de la mujer que la hace más libre y más moderna.

El motivo es que se defienden posturas desde un punto de vista ideológico, y claro, cuando se trata del aborto, negar la evidencia científica y la ley natural se vuelve en su contra.

Toda manifestación pretende llamar la atención de los legisladores, ¿cree que habrá alguien al otro lado de la línea?

Bueno, se sabe que están “en línea” pero a Derecho a Vivir lo tienen entre sus contactos bloqueados. No les interesa escucharnos porque creen que no les restamos votos. Esto no es así porque han perdido seis millones, pero siguen en el poder, y eso a ellos les basta.

Por eso tenemos que volver a despertar del letargo en el que se han sumido muchos ciudadanos que con Zapatero salían a la calle a decir “no al aborto”. Porque a unos pocos les pueden bloquear, pero si lo hacen con la mayoría de su lista de contactos, entonces se aislarán y perderán.

El PP primero interpuso un recurso ante el TC. Luego prometió cambiar la ley Aído para “mejorar la protección legal de la vida humana”; aprobó un anteproyecto en el Consejo de Ministros; al cabo de meses defenestró al ministro Ruiz Gallardón; luego apoyó una microrreforma casi cosmética y depuró a los diputados provida. ¿Queda esperanza en el PP?

En este partido popular, no. Pero sí tengo esperanza en que haya un revulsivo que les haga regenerarse internamente, y eso sólo se conseguirá haciéndoles temer un batacazo en las urnas. Sólo así se podrían plantear cambiar.

De todas fornas lo que pedimos el domingo es algo muy transversal que podría pedirlo cualquier ciudadano que votara a cualquier partido político.

“Lo que debería dar miedo es pensar que cada día mueren 300 niños al día sin que nadie haga nada”

¿Considera viable que a medio plazo haya algún representante en las Cortes o partido por pequeño que sea que defienda la vida humana?

Si los españoles no reaccionan, hoy por hoy, no lo veo factible. Hemos de dejar de votar llevándonos la mano al bolsillo o utilizando la excusa fácil del miedo. Lo que debería dar miedo es pensar que cada día mueren 300 niños al día sin que nadie haga nada. Eso sí que es para echarse a temblar.

Ante un panorama político tan contrario al derecho a la vida, ¿no ha tenido tentación de abandonar? 

Hasta ahora no he pensado en abandonar. Sí que me he sentido cansada en algún momento, atravesar el desierto no es cómodo ni fácil, máxime si los propios que se suponen que te deberían apoyar te han criticado porque te metías con Rajoy.

¿De dónde saca fuerza para seguir a contracorriente?

Afortunadamente no estoy sola, en nuestro equipo hay luchadores incansables que siguen caminando conmigo a pesar de las envidias, los ataques y las calumnias. Eso, y el saber que hay muchos niños que nos animan desde el cielo, es lo que me hace perseverar.

Vayamos a los orígenes. ¿Cómo tomó la decisión de asumir este compromiso? ¿No era suficiente con ser una buena médico para sentir que defendía la vida humana?

Eso se lo debo a HazteOir.org. Hace 15 años, cuando oí que había un grupo de jóvenes -seis o siete por entonces- que querían influir en la vida política desde la sociedad civil, algo que en España ni se entendía. Pensé que yo podría utilizar mis conocimientos y mi carrera para colaborar a ese cambio. Ellos me dieron los instrumentos y aquí seguimos, juntos, a pesar de todo.

“El peor momento fue la mañana en la que me enteré, por un medio de comunicación que me llamó por teléfono, de la traición de Rajoy. Confieso que alguna lágrima se me escapó”

A lo largo de estos casi 10 años de actividad, ¿cuáles han sido el peor y mejor momento?

El peor momento fue la mañana en la que me enteré, por un medio de comunicación que me llamó por teléfono, de la traición de Rajoy. Confieso que alguna lágrima se me escapó.

Y el mejor, lo que ocurrió un minuto después: todos a una en la oficina organizando una rueda de prensa a una velocidad de vértigo, que en una hora reunió a todos los medios de comunicación de España, para anunciar que no pensábamos rendirnos. ¡Y hasta hoy!

Además de la movilización social, ¿tiene Derecho a Vivir alguna actuación de ayuda directa a mujeres en riesgo de aborto?

Derecho a Vivir ha impulsado un proyecto asistencial en el que ahora colaboran voluntarios que no tienen por qué pertenecer a DAV, que consiste en ofrecer una ecografía a la mujer que está pensando abortar. Se trabaja junto con un grupo de rescatadores que van todos los sábados al centro abortista Dator. Hemos visto cómo esto ayuda a la mujer a cambiar su decisión y seguir adelante con su embarazo, y por eso queremos que a todas se les pueda ofrecer esa posibilidad.

Existen otras amenazas crecientes contra la vida humana, como la eutanasia. ¿Cómo lo afrontan?

Hemos organizado ya dos jornadas científicas con expertos a nivel nacional para aclarar conceptos y prevenir sobre la necesidad de unos cuidados paliativos de calidad. Con eso, y con profesionales bien formados, las peticiones de eutanasia seguirán siendo la excepción.

¿En qué medida los cuidados paliativos son claves en el debate sobre el final de la vida?

Las personas no desean morir, como la madre no desea abortar. Pero muchas veces no les queda otra que pedir su muerte ante situaciones extremas en las que prevalece el miedo al sufrimiento, al cómo será su final, a la soledad, a la muerte al fin y al cabo.

El acompañamiento integral que ofrecen los cuidados paliativos hacen que ese paso, seguro para todos, se afronte de la mejor manera posible, y no se busque intencionadamente.

“las listas nacionales de adopción están cerradas porque no se entregan niños en adopción. Qué duda cabe que es una vía para esos niños cuya alternativa es la muerte”

¿Considera la adopción como una alternativa al aborto? 

A día de hoy las listas nacionales de adopción están cerradas porque no se entregan niños en adopción. Qué duda cabe que es una vía para esos niños cuya alternativa es la muerte. Los detractores de esta opción afirman que una madre sufre mucho al dar a su hijo a otros, ignorando que el sufrimiento por abortarlo es, a medio y largo plazo, mucho mayor.

¿Qué queda de la estudiante que soñaba con ir a África a combatir las enfermedades tropicales?

¡Todo! Parte de mis sueños se cumplieron hace unos años, pero luego vinieron mis hijos, y ellos me necesitan aquí. Espero poder volver cuando sean más independientes. Con algunas canas de más, pero con las mismas ganas que hace 15 años.

En estos últimos años, el cáncer ha estado presente en su entorno más cercano. Desde esa perspectiva y también como médico, ¿cómo valora el rechazo a las donaciones millonarias de Amancio Ortega?

Ese rechazo ha sido muy minoritario, por parte de unos pocos que no representan el sentir general, pero que han hecho mucho ruido. No olvidemos que la envidia en España es más común de lo que quisiéramos. Y la idiotez también. Yo agradezco al señor Ortega esa y muchas otras iniciativas solidarias que está llevando a cabo y que harán que España y los españoles seamos un poco mejores.

Hay quien habla de que en pocos años se alcanzará la inmortalidad o al menos un alargamiento muy significativo de la vida por la ciencia. ¿Qué le sugiere?

La esperanza de vida se está alargando, qué duda cabe, y eso es bueno, siempre y cuando los medios que se pongan para ese fin no sean desproporcionados. Caer en el cientifismo puede ser muy perjudicial para el ser humano. ¡Alcanzar la inmortalidad en esta tierra creo que está algo más complicado!

¿Es la vida una ilusión o más bien una incertidumbre ilusionante?

Ambas cosas, aunque si he de elegir una, creo que la segunda. Una dosis de incertidumbre siempre es buena, siempre y cuando uno tenga en su fondo de armario unas cuantas certezas, no muchas pero las justas y necesarias. Así es como esa incertidumbre se puede vivir con ilusión, y, sobre todo, con esperanza.

A usted, ¿qué le da la vida?

Dar vida a los demás. En el ámbito que sea, y como sea, empezando por mi familia, que por ahora me aguanta y en la sombra son también unos luchadores por la defensa del derecho a la vida.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".