La ex femen, Sara Giromin / Youtube

La fundadora de las Femen en Brasil, Sara Fernanda Giromin, conocida como ‘Sara Winter’, ha declarado la guerra a las feministas y al aborto. Tres años después de ser una de las líderes del movimiento feminista de este país, ha publicado un libro titulado ¡Perra, no! Siete veces fui traicionada por el feminismo en el que denuncia como este colectivo la obligó a consumir drogas o a tener relaciones sexuales con desconocidos.

Portada del libro de Sara Giromin/
Portada del libro de Sara Giromin/

Sara afirma que las Femen “no quieren dar poder a las mujeres, quieren ser víctimas de todo”. E insiste en que “el feminismo en Brasil no pretende mujeres libres, sino solo zorras egoístas que tratan de llamar la atención”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Actuall ha hablado con ella sobre las Femen y la huella dejada por el hijo que abortó.

¿Cómo era la vida de Sara antes de convertirse en una Femen?

Crecí en un ambiente triste y violento en San Carlo (Brasil). Tengo dos hermanos mayores y, antes de que yo naciera, mi padre solía golpear a mi madre y también la violó.

¿Y usted también sufrió abusos?

Cuando yo era una niña y adolescente sufrí abusos físicos y psíquicos por parte de uno de mis hermanos que es adicto a las drogas, especialmente al crack.

¿Cómo pudo aguantarlo?

Me escapé de mi casa con 16 años, y a los 17 años terminé prostituyéndome para pagarme la universidad y mantenerme alejada de mi casa y de este hermano.

¿Lograba estudiar?

Siempre me ha gustado estudiar y me matriculé para graduarme en Relaciones Internacionales y Asuntos Exteriores, pero cuando decidí dejar la prostitución tuve que abandonar la universidad.

“Mienten mucho sobre la procedencia de la financiación, por ejemplo. Y no defienden a todas las mujeres”

¿Por qué Sara llega a ser una Femen?

Un día me encontré a Femen en las noticias. Era la primera vez que oía hablar sobre el feminismo, y me encantó la idea de dar poder unirme a la causa de las mujeres que luchan por sus derechos.

¿Y se comprometió hasta el fondo?

Llegué a ser fundadora y presidenta de Femen en Brasil.

¿Le adiestraron en agitación y activismo?

Tuve que viajar a Ucrania para aprender cómo protestar y cómo llamar la atención de los medios de comunicación a los problemas de las mujeres.

Y lo consiguen. ¿Como lo hacen?

Tienen mucha disciplina para organizar el movimiento.

“No creo que su forma de militar sea la mejor manera de protestar en defensa de las mujeres”

¿Qué es lo peor que destacaría de ellas?

Que mienten. Mienten mucho sobre la procedencia de la financiación, por ejemplo. Y no defienden a todas las mujeres. Por ejemplo, tienen muchos prejuicios con las mujeres con sobrepeso que quieren convertirse en activistas. Y es una cosa que no se dice en voz alta.

¿A usted le parecía mal?

Representó un verdadero quebradero de cabeza para mí, porque en Brasil invitaba a las mujeres gordas a ser parte de Femen, porque siempre pensé que todo el mundo podía luchar y protestar.

O sea que no representan a todas las mujeres

No creo que su forma de militar sea la mejor manera de protestar en defensa de las mujeres. ¡Ahora he abandonado ese camino y mi regeneración es casi perfecta! Las mujeres se enojaban y avergonzaban por mi forma de protestar desnuda, ahora me felicitan todo el tiempo.

¿Cuándo se dio cuenta de que se había equivocado?  

Cuando descubrí que las femen no mostraban preocupación por una mujer violada ni nada semejante.

“Están más preocupadas por los travestis que por las mujeres reales”

Pero no defienden los derechos de las mujeres…

Solo les preocupaba hablar de temas discursivos, de pura teoría. Están más preocupadas por los  travestis que por las mujeres reales. Todo es cuestión de competir: “¿a ver quién sufre más?”.

O sea es todo un bluff

No quieren dar poder a las mujeres, quieren ser víctimas de todo. El feminismo en Brasil no pretende mujeres libres, son solo zorras egoístas que tratan de llamar la atención.

¿Qué denuncia en su libro, Bitch, no! Seven times I was betrayed by Feminism (Vadia não! Sete vezes que fui traída pelo feminismo, ¡Puta no!, las siete veces que fui traicionada por el feminismo)

Sólo quise escribir sobre siete terribles situaciones que viví dentro del feminismo, como orgías, drogas, amenazas…

“No me arrepiento de formar parte de las Femen, porque tengo toda esa experiencia para poder alertar a las jovenes que se ven atraídas por esta ideología engañosa”

¿Se arrepiente de haber sido parte de ellas?

No me arrepiento, porque tengo toda esa experiencia para poder alertar a las jovenes que se ven atraídas por esta ideología engañosa.Les puedo decir que no van a sacar nada bueno dentro del feminismo, o que desarrollarán trastornos mentales, como depresión y ansiedad. Les diría que son una especie de mafia. Ellas te persiguen y te amenazan si no estás de acuerdo al cien por ciento con su agenda; no te permiten  estar en contra del aborto, ni te dejan manifestarte desde fuera de la izquierda.

¿El feminismo en una ideología política, una causa radical? ¿qué es?

Más que una ideología el feminismo es un puro negocio. Muchas ONG globales e internacionales están financiando a los colectivos feministas para que protesten en favor del aborto.

¿Cómo vivó el aborto de su primer bebé?

Yo estaba realmente desesperada, porque mi matrimonio estaba a punto de romperse, sin un lugar para vivir, sin dinero, en busca de ayuda en un grupo feminista donde me decían que tenía que abortar.

¿Con qué argumentos le animaron a abortar?

Me decían que si abortaba, sería más valiente, una heroína, porque daría ejemplo a otras mujeres sobre el derecho que tenemos a disponer de nuestros cuerpos. La vieja historia “mi cuerpo, mis reglas”.

“Uno de ellos me dio las pastillas del fármaco abortivo. Las tomé y fue muy, muy horrible: para mi cuerpo, para mi corazón y para mi alma”

Y usted no logró resistirse…

Uno de ellos me dio las pastillas del fármaco abortivo. Las tomé y fue muy, muy horrible: para mi cuerpo, para mi corazón y para mi alma. Lo lamenté inmediatamente. Sangré durante horas, con un gran dolor en el útero. Es el peor recuerdode mi vida.

¿Tuvo algún complicación después del aborto?

Sí, padecí una grave infección durante 15 días. Tenía que ir al hospital, y llamé a una amiga feminista, pero nunca apareció. Un amigo católico me llevó al hospital y me cuidó durante casi una semana, y también pagó todas mis cuentas.

¿Y algún tipo de secuela psicológica?

Sí, por supuesto. Todavía  padezco de terribles pesadillas, a veces oigo el sonido del llanto de un bebé. Y todas las mujeres que conozco que han abortado, también.

¿Qué consejo le daría a las mujeres que tengan la intención de abortar?

¡No lo hagáis! No importa si tiene una creencia religiosa o no. Esto es acerca de ti, del bebé y de tu cuerpo. Por favor, piénsalo. Por la noche, si estás desesperada, hay muchas ONG que pueden ayudarte durante y después del embarazo.

Y si dicen que no pueden mantenerlo.

Que lo puedes dar en adopción.

No es cierto, por lo tanto, que llega a superarse.

Pueden morir en el intento, o tener una gran cantidad de complicaciones médicas y no olvidarlo nunca. Tú te culparás siempre por este acto.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Abulense de nacimiento y residente en la ciudad que nunca duerme: Madrid. Periodista por vocación y de corazón. Contadora de historias. Se licenció en la Universidad Francisco de Vitoria. Se crió en el Gabinete de Prensa del Partido Popular de Madrid, Punto Radio, Cope y en HazteOír.org . Creció en Lo Comunicas, Intereconomía y en el Departamento de Comunicación de los Colegio Zola. Y ahora disfruta en Actuall.