Cada vez más pequeños los niños empiezan a ser adictos a los dispositivos móviles.

Un año más las llamadas al principio de precaución, ante un uso inmoderado de los teléfonos móviles, han estado ausentes en el Mobile World Congress que se ha celebrado recientemente en Barcelona.

Actualmente son numerosas las llamadas a la precaución tanto a nivel estatal, europeo como mundial, que alertan de los riesgos del uso y/o abuso precoz infantojuvenil del móvil y las pantallas en general.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Sin embargo, entre las autoridades el asunto pasa por alto. Mientras tanto, los expertos coinciden en que estar demasiadas horas pegado al móvil o a la tableta es perjudicial para el desarrollo de los niños. Creen que generan niños más pasivos y que no saben interactuar o tener contacto físico con otras personas. Y aunque entienden que las nuevas tecnologías son parte de su vida, piensan que no deben sustituir a la lectura de un libro o al tiempo de juego con los hermanos y los padres.

Actuall ha recopilado los pos y contras del uso del móvil entre los más pequeños:

Perjuicios

1. Adicción infantil: Los estudios demuestran que uno de cada 11 niños de 8 a 18 años son adictos a las nuevas tecnologías. Cada vez que los niños usan dispositivos móviles, se separan de su entorno, de amigos y familiares.

2. Desarrollo cerebral: Un desarrollo cerebral causado por la exposición excesiva a las tecnologías, puede acelerar el crecimiento del cerebro de los bebés entre 0 y 2 años de edad, y asociarse con la función ejecutiva y déficit de atención, retrasos cognitivos, problemas de aprendizaje, aumento de la impulsividad y de la falta de autocontrol (rabietas), según indica el portal guiainfantil.

 Algunos estudios comprueban que el uso excesivo de las nuevas tecnologías está aumentando las tasas de depresión y ansiedad infantil

3. Retraso en el desarrollo del niño: El excesivo uso de las tecnologías puede limitar el movimiento, y consecuentemente el rendimiento académico, la alfabetización, la atención y capacidades.

4. Enfermedad mental: Algunos estudios comprueban que el uso excesivo de las nuevas tecnologías está aumentando las tasas de depresión y ansiedad infantil, trastornos de vinculación, déficit de atención, trastorno bipolar, psicosis y otros problemas de conducta infantil.

5. Conductas agresivas en la infancia: La exposición de los niños a contenidos violentos y agresivos, puede alterar su conducta. Los niños imitan todo y a todos. Así que hay que vigilar el uso y la navegación de los niño en internet.

La pasividad que implica el uso de las tecnologías es un problema que está aumentando entre los niños provocando obesidad entre los niños

6. Falta o déficit de atención: El uso excesivo de las nuevas tecnologías puede contribuir a déficit de atención, disminuir la concentración y la memoria de los niños, gracias a la gran velocidad de sus contenidos.

7. Sendentarismo tecnológico: La pasividad que implica el uso de las tecnologías es un problema que está aumentando entre los niños provocando obesidad entre los niños. Esto conlleva a problemas de salud vasculares, cardíacos o diabetes.

8. Problemas de sueño: Los estudios revelan que la mayoría de los padres no supervisan el uso de la tecnología a sus hijos, en sus habitaciones, con lo que se observa que los niños tienen más dificultades para conciliar el sueño. La falta de sueño afectará negativamente a su rendimiento académico.

9. Demasiada radiación: La Organización Mundial de la Salud clasifica los teléfonos celulares como un riesgo debido a la emisión de radiación. Los niños son más sensibles a estos agentes y existe el riesgo de contraer enfermedades como el cáncer.

10. Sobreexposición: La constante y sobreexposición de los niños a la tecnología les hacen vulnerables, explotables y expuestos a los abusos.

Beneficios

1. Seguridad. El móvil es el vínculo que te unirá a tu hijo cuando te encuentres lejos de él. Solo basta con enviarle un mensaje de texto o llamarlo para tener noticias.

2. Emergencias. Si a tu niño le ocurre algo en la escuela, en la calle o en la casa de algún amigo tendrá una forma directa de comunicarse con sus padres para cualquier cosa que necesite.

3. Demuestra confianza. Regalar un teléfono móvil  a un niño es una buena muestra de confianza entre los padres y el pequeño.

4. Enseña la responsabilidad. Aprovecha para enseñarle acerca de lo importante que es ser responsable: indícale la importancia de ser ahorrativo, que no gaste todos los mensajes y llamadas, y que cuide el dispositivo.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nacida en Valencia, licenciada en Comunicación y Humanidades, he trabajado como colaboradora en radio y prensa. Mi segunda pasión es la moda. La primera contar historias de verdad (a través del periodismo) y de ficción (a través del teatro). Hice mis pinitos de actriz.