La Italia cristiana se echará de nuevo a la calle en Roma para defender la familia
La Italia cristiana provida se echará de nuevo a la calle en Roma para defender la familia/ Wikipedia

Roma prepara un año más el ‘Family Day’, un macro encuentro a favor de la familia tradicional y en contra de la ideología de género. El acto que tendrá lugar el 30 de enero en el Circo Massimo, tiene como objetivo rechazar la Ley ‘Cirinnà’ que pretende equiparar el matrimonio homosexual con el natural.

Con esta concentración, las familias cristianas quieren rechazar también, que el estado acepte el adoctrinamiento en las escuelas de la ideología de género, así como la legalización de los vientres de alquiler.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La manifestación está secundada por numerosas asociaciones en favor de la familia, así como instituciones provida y organismos eclesiales.

En este contexto, el presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) y arzobispo de Génova, el cardenal Agnelo Bagnasco, ha mostrado su aprobación a la iniciativa y ha asegurado a ACI Prensa que «esta semana es necesario salir a la calle para alzar la voz contra aquellos que quieren imponer ideologías contrarias a la naturaleza del hombre y al diseño de Dios».

Bagnasco ha afirmado que esta manifestación contra la Ley Cirinnà, llamada así por el apellido de la senadora que la ha elaborado, es completamente necesaria porque «la familia no puede ser equiparada a ninguna otra institución o situación».

Se esperan 2 millones de personas

Entre los convocantes a la marcha se encuentra también, la asociación Generación Familia, su portavoz Filippo Savarese ha señalado que «la Ley Cirinnà es un truco porque en Italia el matrimonio gay sería inconstitucional pero con la ley, se logra el mismo resultado: aplicar los artículos del Código Civil para aceptar a las parejas homosexuales como unión civil».

Savarese ha explicado que “la ley trae consecuencias, y si se aprueba, se empezaría además a debatir las adopciones a los homosexuales y el reconocimiento de la maternidad subrogada”.

Por su parte, el portavoz espera que sea un día extraordinario en el que esperan a dos millones de personas. «Sabemos que tendremos éxito porque ir en contra de esta ley no es solo una verdad religiosa, sino de razón. «Por eso se han adherido no solo católicos, sino también evangélicos y ateos”.

Comentarios

Comentarios