Joseph Matthew Smith, condenado por abusos sexuales, antes u después de declararse
Joseph Matthew Smith, condenado por abusos sexuales, antes u después de declararse "mujer".

La Fiscalía General del Estado de Iowa (EE. UU.) ha dejado de hacer seguimiento a un antiguo estudiante condenado por docenas de crímenes sexuales debido a que el convicto ha declarado que se siente mujer.

Joseph Matthew Smith, de 23 años, comenzó hace unos meses un tratamiento hormonal cruzado, que es preceptivo para una potencial cirugía de simulación de cambio de sexo. Este hecho ha dado una excusa a la Fiscalía, que ha alegado «los niveles hormonales de un delincuente son una parte importante para corroborar la probabilidad de reincidencia de un delincuente».

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Smith fue condenado en 2012, a sus 15 años, por cometer abuso sexual en segundo grado contra una menor de 13 años. En el mes de marzo de 2014 fue condenado por actos lascivos con un niño menor de 13 años, según se refleja en la página web en la que se publicita la lista de los agresores sexuales del Estado de Iowa.

Sin embargo, según diversas informaciones en la prensa americana, Existe un informe estatal en el que se refleja que Smith habría agredido sexualmente al menos a unas 15 víctimas menores de 13 años antes de ser condenado a prisión en 2015. También se refleja que el propio Smith habría sido víctima de abusos en su infancia, desde que cumplió 7 años, tal y como refleja el diario Des Moines Register.

Dicho trabajo recomendaba recomendaba confinar a Smith en la Unidad de Delincuentes Sexuales de Cherokee por un periodo indefinido, basado en sus desordenados deseos sexuales.

Ahora, la fiscalía general, dado que Smith se declara mujer y que ha comenzado la hormonación cruzada, considera que no es necesaria tal medida.

Otros casos polémicos

Cada vez es más frecuente conocer el caso de abusadores sexuales que, condenados a prisión, declaran que se sienten mujeres, lo que les permite ser confinados en prisiones de mujeres.

En el Reino Unido la experiencia no fue muy satisfactoria. Martin Ponting, conocido como Jessica Winfield después de declararse mujer, tuvo que ser aislado para cumplir condena perpetua por una doble violación. El problema era que las reclusas le temían; que, a pesar de estar hormonándose, aún conservaba sus órganos sexuales masculinos naturales; y que acosaba a las reclusas. Pero la ley británica contempla el cambio de cárcel por la mera declaración de un sexo sentido diferente del natural.

En ocasiones sucede justo al revés. Una mujer que se había registrado como hombre en Argentina y cumplía condena, se negaba a ser trasladada a una cárcel masculina pese a que su declaración de percepción sexual dice que siente hombre. ¿El motivo? Tal vez conocía el caso de Gabriel Fernández que, condenado por pegar a su mujer, se identificó como mujer y fue recluido en una cárcel femenina… donde dejó embarazada a una reclusa.

La idea del «sexo sentido» defendida por la ideología de género en ocasiones también sirve para realizar las más extravagantes alegaciones ante un juez. Joseph Gobrick, de 45 años, que condenado a 20 años de prisión por secuestro de una menor y posesión de pornografía infantil, alegó ante el tribunal, acogiéndose a los postulados de la ideología de género sobre el «sexo sentido» frente al sexo natural genético: «Siempre he sido una niña de ocho años. Incluso en mis dibujos y fantasías».

Comentarios

Comentarios