Voluntario ante clinica abortista en Barranquilla, Colombia. / 40 días por la Vida

Miles de personas en 21 países están dedicando los días y las noches de esta cuaresma a rezar por el fin del aborto en el mundo. Soportan el frío y el cansancio, y ofrecen ayuno, oración y horas de sueño a cambio de pararse durante al menos 12 horas frente a un centro de abortos como parte de la campaña 40 días por la Vida.

En silencio, encomiendan a los trabajadores que realizan los procedimientos, a quienes ocupan cargos administrativos y a las mujeres que ingresan buscando una solución a su difícil situación. “Nuestro objetivo sigue siendo el mismo durante cada campaña: acabar con el aborto pidiendo a Dios a través de la oración, el ayuno y el testimonio comunitario”, explica a Actuall, desde Estados Unidos, Katherine Britton, directora de la campaña para América Latina.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“Queremos que las personas pueden llegar a darse cuenta de la dignidad de toda vida humana, especialmente la vida de los no nacidos, y se comprometan a defenderla”, añadió la estadounidense.

Esta iniciativa comenzó en Texas en 2004, cuando un grupo de cristianos organizaron una campaña de oración para revitalizar los esfuerzos provida en su comunidad

40 Días por la Vida comenzó en Texas en 2004, cuando los cristianos locales organizaron una campaña de oración para revitalizar los esfuerzos provida en su comunidad. Pero otras ciudades se enteraron de la campaña y ésta se extendió rápidamente. En 2007 se institucionalizó y se expandió a otros países; ahora todos realizan las jornadas de oración en simultáneo.

Voluntarios en Nueva York, Estados Unidos. / 40 días por la Vida
Voluntarios en Nueva York, Estados Unidos. / 40 días por la Vida

En 2015 se inauguró la campaña en Latinoamérica siendo México el país pionero, donde el aborto es legal en la capital hasta las 12 semanas de embarazo. Le siguió Colombia y Brasil, donde se permite la interrupción del embarazo si hay riesgo de vida para la madre, violación o malformación del feto.

Oraciones en público

Este año, se realizan de manera paralela 273 campañas que cubren todo el continente americano, al igual que a Europa, África, Oceanía y China.

Hoy poy hoy, Colombia es el país de habla hispana que reúne más iniciativas en el mundo, con un total de diez ciuadades participantes. “Colombia ha dado un gran salto: pasó de una a 11 campañas en un año. Mi esperanza es que estas campañas sean poderosos signos de esperanza y aliento para América Latina”, explicó Britton.

“Ya hemos visto a 16 ninos salvados durante los primeros 2 días y tengo la esperanza de que vamos a ver muchas, muchas más madres y ninos rescatados de dolor y de la muerte en las próximas semanas”, dijo la provida al explicar el caso del país sudamericano.

“En las campañas de Ciudad de México y Bogotá, la música, los cantos y el sentido de comunidad nos ha sorprendido”, explica Britton al analizar los modelos latinoamericanos. Además, asegura que han sido un reto pues hay casos como el de Tampico, México, y Río de Janeiro, Brasil, donde se lleva a cabo la oración en un lugar público, ya que no hay clínicas de aborto visibles ante las que puedan celebrar la vigilia de oración.

Cuando miro lo logrado con 40 Días por la Vida puedo ver que el aborto va a terminar. Las personas de más de 30 países se han unido a esta causa común y más de medio millón de personas ha participado en las vigilias pacíficas”, menciona Britton.

Abandonar la industria del aborto

Según la coordinadora estadounidense, se han cerrado 66 clínicas de aborto, 127 trabajadores de la industria han renunciado y más de 11.165 madres han cambiado de opinión y elegido la vida debido a las personas de pie fuera de la clínica.

“Soy provida gracias a gente común que tomó esta tarea extraordinaria. Mi antigua clínica aborto está cerrada a causa de su sacrificio”, dice Abby Johnson

Uno de los casos más notables es el de Abby Johnson, quien trabajó con Planned Parenthood y decidió abandonarlo todo por la defensa de la vida cuando participó en un aborto y vio al bebé defender su vida. Como no sabía a quién acudir, llamó al equipo provida que llevaba días orando ante su clínica, quienes la guiaron y apoyaron en el proceso.

“Soy provida gracias a gente común que tomó esta tarea extraordinaria. Mi antigua clínica aborto está cerrada a causa de su sacrificio. Los bebés están vivos a causa de ellos. Las mujeres ya no están siendo afectadas por el aborto en su comunidad”, dice Johnson al referirse al movimiento.

Ahora, esta mujer dirige la iniciativa And Then There Were None, que busca ayudar a los trabajadores a abandonar la industria del aborto. “Creo que la oración es la única manera de terminar el aborto y creo que lo estamos logrando. Sólo Dios puede acabar con este flagelo y vemos que está sanando nuestras tierras”, afirma Britton y agrega que las tasas de aborto han disminuido en las ciudades donde se lleva a cabo 40 Días por la Vida.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Corresponsal en América Latina. Ha trabajado para El Mundo, para ValorFuturo, para la Agencia EFE, en Noticias RCN y editora en Periódico en Directo.