En la grabación, la abogada Antonia Alba, relata cómo siempre había pensado “que los hombres eran malos” hasta que se encontró con el caso de un hombre denunciado por malos tratos. “Estando en el turno de oficio penal me llega un caso de un hombre denunciado por malos tratos”, comienza. Pero asegura que, cuando llega al cuartel un guardia civil le dice que “no es problemático” y que no se creen la denuncia: “le conocemos del pueblo y la mujer es un poco extraña”.

“Yo, soberbia de mí, atiendo al hombre con malas formas”, asegura. Cuando llega al calabozo, se encuentra a un hombre “agazapado al final de una celda con bastante miedo”. “No me hablaba, no me miraba a la cara, no contestaba a mis preguntas”, recuerda. “Yo estaba cada vez más cabreada porque no entendía su actitud, cuando le voy a dar un papel para que firme salta hacia atrás y me sorprendo y le pregunto qué ocurre y me dice que pensaba que le iba a pegar”, prosigue en un vídeo publicado en la Contra TV.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Cuando Antonia Alba se da cuenta de cuál es la situación se sienta con la Guardia Civil y se pone a llorar porque se sentía mal consigo misma al darse cuenta de que “era otra realidad”. “Esa realidad no la tenía cerca o no me había dado cuenta porque estaba cegada con la idea de que los hombres eran malos“, lamenta.

La abogada habló con los tres hijos del matrimonio y le dijeron “que el maltratado era su padre” y que hacía mucho tiempo que habían abandonado el domicilio familiar y que vivían con las familias de sus respectivas familias “porque era insufrible vivir con su madre”.

El único que vivía con su madre era su hermano de 17 años y “estaba al lado de su padre”, y “si a su padre le echaban a la calle, él se iba”. Antonia Alba asegura que ahí comenzó su penitencia. “Ahí me doy cuenta de que existe una moneda de doble cara y que no sé por qué una de ellas no me la muestran”, afirma.

El doctor de Derecho Penal por la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad de París, y experto en denuncias falsas y violencia de género, Víctor Martínez Patón consideró en su día que “la lacra de la violencia machista no debe poner una venda en los ojos de la sociedad que haga obviar el artículo 14 de la Constitución, que establece la igualdad de todos los españoles ante la ley”. Las denuncias falsas, “también son una forma de violencia, en este caso violencia contra el hombre”, según Martínez Patón.

 También te puede interesar:

Leguina: Juezas y fiscalas dicen en privado que abundan las denuncias falsas de violencia de género

Comentarios

Comentarios