Más de 22,400 personas han firmado una petición ciudadana alojada en CitizenGO para apoyar a un conductor de autobús de la empresa KonectBuses en Norwich (Reino Unido).

El trabajador se enfrenta a medidas disciplinarias y podría incluso perder su puesto de trabajo tras negarse a conducir un vehículo que su compañía había adornado con colores del arco iris para hacer publicidad de un evento local del Orgullo Gay.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La directora de campañas de CitizenGO en Reino Unido, Caroline Farrow, ha valorado la petición ciudadana en estos términos: “La respuesta popular a favor de este trabajador sancionado demuestra que la gente está harta de la presencia constante de la bandera política LGTBI en lugares públicos para forzar la aceptación acrítica de una ideología muy cuestionable».

Farrow también ha denunciado que la compañía de autobuses podría estar infringiendo la Ley británica de Igualdad, que prohíbe la discriminación de empleados por sus creencias.

Además, la portavoz de CitizenGO ha revelado que un empleado de la compañía de autobuses ha señalado en las redes sociales “que el despido del conductor del autobús será un desenlace inevitable porque el gerente de la empresa es homosexual”. 

“Si esta afirmación fuera cierta, el conductor sancionado no tendría un proceso justo,  lo cual sería ilegal e hipócrita. Parece que la empresa KonectBuses está feliz de obligar a sus empleados a hacer publicidad de una determinada ideología en el lugar de trabajo, mientras que está prohibido expresar otras creencias”, ha aclarado Farrow.  Y, es que, la empresa de autobuses expresó en un comunicado que la compañía había sido ‘campeona’ del Orgullo Gay desde 2017 y que “no toleraría ningún comportamiento de sus conductores que no apoyaran este punto de vista”. 

Se da la circunstancia de que el conductor, al darse cuenta de la propaganda LGTBI que tenía que llevar, cambió de autobús, lo que provocó un breve retraso en el servicio. Un estudiante universitario lo delató en redes sociales difundiendo incluso la fotografía del trabajador.  

Comentarios

Comentarios