Representantes e la comunidad homosexual de Bermudas durante un desfile gay en Londres
Representantes e la comunidad homosexual de Bermudas durante un desfile gay en Londres

El matrimonio homosexual ha recibido un duro revés, pese a la pequeñez del país que se lo ha dado. Bermudas se ha convertido en el primer Estado del mundo en abolir este tipo de uniones después de haberlo aprobado hace unos meses.

Es el primer caso en el que el Gobierno de turno echa para atrás un fallo del Tribunal Supremo, ya que en un caso parecido, Eslovenia, a través de un referéndum, dio marcha atrás, pero no por medio de una decisión gubernamental.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Y las islas Bermudas no lo tuvo fácil ya que tuvo que hacer frente a la presión de numerosos grupos LGTBI que iniciaron una campaña para que John Renkin, el gobernador de las Bermudas vetara la aplicación de la ley, ya que según ellos, la prohibición violaba la Carta de Derechos Humanos del Reino Unido. En este caso, el gobernador del territorio británico, de facto jefe de Estado y representante de la monarquía británica, debía refrendar el proyecto de ley antes de convertirse en ley, y por eso había realizado consultas al ministro de Asuntos Exteriores Boris Johnson, ya que necesitaba su aprobación para vetar el proyecto.

“El matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer, mientras que al mismo tiempo reconoce y protege los derechos de las parejas del mismo sexo”

Los matrimonios ya celebrados -una docena- no quedarán anulados, pero no se podrán celebrar más. “El matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer, mientras que al mismo tiempo reconoce y protege los derechos de las parejas del mismo sexo”, ha manifestado Walton Brown, ministro del Interior de Bermudas.

En el momento de su aprobación por parte del Tribunal Supremo conllevó la protesta y rechazo de miles de ciudadanos que se reunieron ante la sede del tribunal para mostrar su oposición. Ya en 2016, en un referéndum que fue declarado no vinculante por no lograr el mínimo de participación necesaria, más del 60% de los ciudadanos había manifestado su oposición al matrimonio homosexual.

También te puede interesar:

Cruda realidad / Bermudas, el ratón que rugió contra la tiranía LGTBI

Comentarios

Comentarios

Compartir
Licenciado en periodismo y filosofía, lo que le permitió descubrir Roma. Catalán afincado en Madrid, amante de España y sus diversidades. Ávido lector y cariñoso contador de cuentos en casa.