El policía local de Logroño Salvador Martí junto a Alexia, la marineta con la que enseña a protegerse a los niños. /FB Alexia Enséñanos
El policía local de Logroño Salvador Martí junto a Alexia, la marineta con la que enseña a protegerse a los niños. /FB Alexia Enséñanos

Salvador Martí es un policía local de Logroño, padre de tres hijos, que desde su experiencia profesional detectó que existe una falta de instrucción en los más pequeños para defenderse de algunos peligros como los depredadores sexuales o los secuestros de menores.

Así, comenzó en la primavera de 2018 el Proyecto Alexia Enséñanos, en el que mediante el uso de una marioneta vestida de policía, diseñó unas sesiones de formación a los niños menores de 6 años, complementadas con una charla a los padres.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Salvador se preocupó de que el proyecto estuviera supervisado por psicólogos y psiquiatras especializados en niños y adolescentes, de tal forma que el mensaje tuviera la mayor eficacia posible. Con este fin, el Proyecto Alexia Enséñanos contó con el respaldo profesional del Centro Puerta Abierta especializado en la materia. 

Dado el éxito de la iniciativa, trató de recabar el apoyo del concejal de Seguridad Ciudadana, Miguel Sainz García. Después de realizar varios intentos y no obtener respuesta, siguió adelante con el proyecto, costeando de su bolsillo todos los materiales, incluida la marioneta Alexia y organizando las sesiones con los colegios públicos y concertados de la provincia.

Durante las sesiones con los padres, tenía especial éxito el vídeo ‘Depredadores’, en el que se muestra cómo -con permiso de los padres- un adulto logra engatusar a los menores para llevárselos de un parque en menos de dos minutos.

Es relevante el caso de una mujer que acepta formar parte del experimento y que se muestra convencida de que su hijo no caerá en la trampa, puesto que le ha insistido mucho sobre la posibilidad de embaucadores desconocidos, dado que ella sufrió en sus propias carnes esta lacra siendo niña en Brasil. El ‘gancho’ de Salvador Martí logró llevarse al niño en 1 minuto y 38 segundos.

Varios meses después de que el concejal ignorara los llamamientos de Martí, el vídeo del experimento logró una notoriedad pública importante cuando fue emitido en El programa de Ana Rosa en Telecinco.

Sin foto política

Según ha detallado Martí a Actuall, el concejal trató de apropiarse del proyecto al conocer la repercusión mediática, incluso ofreciéndole que para oficializar la dependencia del proyecto se le ofreciera al policía que figurara -aunque fuera de forma simulada puesto que Martí mantiene el carácter altruista del proyecto- el pago de horas extras como funcionario público.

En dicha reunión, celebrada ya en el verano de 2018, estuvieron presentes, además del citado concejal, otros miembros del gobierno municipal y el jefe de la Policía Local. Salvador Martí se ratificó sin embargo en que el único respaldo que reclamaba del Ayuntamiento era una declaración pública.

Por deferencia, el policía creador del Proyecto Alexia Enséñanos trasladó al resto de grupos de la oposición el trabajo que estaba realizando por si querían apoyarlo, siempre bajo la condición de que “no habría foto política”.

Entra en escena el lobby LGTBI

El pasado mes de octubre el proyecto va viento en popa. Apenas comenzado el curso, hasta 54 colegios habían cerrado fechas para recibir al Proyecto Alexia Enséñanos en sus aulas.

Además, recibe el respaldo de Juan José Cortés, el padre de la niña Mariluz asesinada por un depredador sexual en 2008, y de los padres de Lucía Vivar, la pequeña hallada muerta el pasado 27 de julio en las vías del tren siete horas después de su desaparición en la estación de Pizarra en Málaga.

Salvador Martí y Juan José Cortes, con la marioneta Alexia.
Salvador Martí y Juan José Cortes, con la marioneta Alexia.

Es entonces cuando desde el Ayuntamiento se vuelven a poner en contacto con Salvador Martí, para comprometerse a promocionar el proyecto en las ludotecas municipales, con la sola condición de hacer pública esta decisión en una rueda de prensa.

Todo se desarrolló con normalidad y, tras la rueda de prensa, Martí se marchó a realizar el turno de noche que le correspondía como policía local. Cuando despertó a media mañana, Salvador encontró que tenía varias llamadas perdidas del concejal de Seguridad.

Rueda de prensa de apoyo del Ayuntamiento de Logroño al Proyecto Alexia.
Rueda de prensa de apoyo del Ayuntamiento de Logroño al Proyecto Alexia.

Según explica Martí a Actuall, el concejal Miguel Sáinz García le conminó para que retirara una publicación que había realizado unos días antes en el perfil en Facebook de la iniciativa, en el que se mostraba contario a la imposición del ideario LGTBI a los menores sin conocimiento de los padres.

El mensaje del concejal: “Te lo advertí”

Martí se negó a admitir la censura que le quería imponer el concejal -quien llegó a decirle, según su testimonio, “atente a las consecuencias”-. Y al día siguiente, después de muchas llamadas perdidas del concejal que el policía ignoró porque no iba a cambiar su postura, recibe un mensaje de WhatsApp con el texto “Te lo advertí” enlazado a la retirada del apoyo institucional. 

El concejal explicó a los medios que la decisión se tomaba porque Martí había sido acusado de homofobia por los grupos LGTBI de la ciudad. Todos los grupos municipales, presionados por estos grupos, condenaron por “homófobo” al policía y exigieron responsabilidades a la alcaldesa.

Aún más, el concejal socialista Kilian Cruz, a la sazón presidente de la federación de las asociaciones de padres y madres de alumnos de los colegios de La Rioja, envió una carta en la que señalaba que, pese a que los contenidos del Proyecto Alexia Enséñanos eran de calidad y provecho para los alumnos, las declaraciones políticamente incorrectas de Salvador Martí hacían necesario cancelar las sesiones programadas.

Así sucedió que muchos de los centros se dieron de baja del Proyecto Alexia a pesar de que durante estas sesiones no se menciona en ningún momento nada relacionado con las personas LGTBI.

Cambio de uniforme

Por otro lado, el concejal de Seguridad determinó que Salvador Martí no podría hacer uso del uniforme de la Policía Local de Logroño como había hecho hasta el momento en sus sesiones de formación.

Pero Salvador Martí no estaba dispuesto a darse por vencido. Así que se agenció un disfraz de policía en cuya espalda ironizó con las presiones del grupo LGTBI mayoritario en La Rioja que se identifica con las siglas GYLDA. En su lugar, puso las siglas GILDA, con i latina, como acrónimo de Grupo Investigation Logroñés de Alexia.

Uniforme de Salvador Martí , del proyecto Alexia Enséñanos, con las siglas GILDA.
Uniforme de Salvador Martí , del proyecto Alexia Enséñanos, con las siglas GILDA.

Pese a que las declaraciones de Martí en Facebook nada tienen que ver con el desarrollo del proyecto Alexia Enséñanos, lo cierto es que son muy pocos los colegios de la provincia que han mantenido su colaboración, sustrayendo a los menores de seis años de una formación que puede ser determinante para su seguridad.

Una ILP por la libertad educativa

A raíz de esta persecución ideológica, Salvador Martí funda la asociación ‘Los Niños son Intocables‘, con la que pretende impulsar el debate sobre la libertad educativa y defender el derecho de los padres a lelegir, conforme a la Constitución Epsñaola, la eduación más acorde a sus convicciones.

La Asociación los Niños son Intocables celebra manifestaciones en Logroño el primer sábado de cada mes.
La Asociación los Niños son Intocables celebra manifestaciones en Logroño el primer sábado de cada mes.

Y lo ha hecho con fuerza. Para comenzar, está convocando manifestaciones los primeros sábados de cada mes para impulsar la recogida de firmas pertinente para que, mediante la presentación de una iniciativa Legislativa Popular, sea debatida una ley que obligue a los centros escolares a informar a los padres y solicitar su permiso para impartir cualquier charla o taller de carácter sexual a los hijos.

A raíz de sta movilización, a Salvador Martí se le han acercado algunas personas a contarle casos concretos.

Dos casos de adoctrinamiento

Martí narra a Actuall dos casos de adoctrinamiento que le sobrecogieron en especial.

El primero se trata de una niña de Guatemala que fue violada por su abuelo entre los 7 y los 10 años. También intentaron matarla. Ya en España, la niña vuelve un día del colegio con 11 años llorando desconsolada y le dice a su madre: “Me han dicho en clase que lo que me hicieron no es tan malo”. La niña se refería a las indicaciones que se realizan a los menores en los cursos pilotados por las organizaciones LGTBI en los colegios sin conocimiento de los padres, en los que se les anima a tocarse sexualmente, experimentar en ese campo con otros, con independencia del sexo y la edad.

El policía también recuerda para Actuall el caso de un padre que le transmitió su escándalo cuando descubrió que en el colegio concertado religioso de su hijo le habían enseñado la forma de que un varón penetre a otro por el ano sin provocar sangre. Al llegar al colegio a protestar, se le transmitió que por miedo a perder la subvención se impartían los talleres.

Proteger a los menores es el motivo de su lucha.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".