Richard Wagner
El juez dela Corte Suprema de Canadá, Richard Wagner

El juez de la Corte Suprema de Canadá, Richard Wagner, ha asegurado que no quería excluir a los grupos LGBTQ cuando decidió eliminar la lista de asociaciones que desean influir en un caso de libertad religiosa que el Tribunal Supremo estudiará a finales de año.

Este caso se refiere a la propuesta de la Facultad de Derecho de la Trinity Western University (TWU), que supuestamente discriminaría a los homosexuales al exigir que sus estudiantes firmen un acuerdo para abstenerse de cualquier relación sexual “que viole el carácter sagrado del matrimonio entre un hombre y una mujer”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Pero después de que las organizaciones LGBTQ protestaran el fin de semana pasado en Twitter, Wagner aseguró “haber incurrido en un error” en declaraciones al diario Globe and Mail.

También lo hizo la jueza Beverley McLachlin, quien adoptó el pasado lunes la medida sin precedentes de cambiar la orden de Wagner con el fin de incluir a los 26 grupos que solicitaron intervenir.

Derechos civiles católicos 

Pero en otra decisión sin precedentes, la Corte Suprema emitió un comunicado de prensa explicando la razón del cambio, y Wagner expuso su caso ante el Globe.

En concreto, Wagner había reducido la lista de los 26 posibles interventores a nueve para que encajaran en una audiencia de un día, pensando que la opinión de LGTBI estaba bien representada, señaló Wagner al Globe.

Con la orden ahora cambiada, además de los grupos LGTBI, habrá grupos a favor de esta universidad, como los obispos católicos y el de Catholic Civil Rights (Derechos Civiles Católicos), que se dirigirán ahora a la Corte.

Asociaciones de abogados de Ontario, BC y Nueva Escocia anunciaron que no reconocerían a los futuros graduados en esta facultad por “discriminar a las personas LGTBI”

“Muchos de nosotros estábamos desconcertados no sólo por la decisión original del Juez Wagner del 27 de julio, sino también por la discrepancia realizada por McLachlin el 31 de julio” [Beverley McLachlin es la presidenta de los jueces de Canadá, la primera mujer en este cargo, que ocupa desde el año 2000], señala el abogado de Toronto, Phil Horgan.

“Es preocupante pensar que las quejas de determinados grupos durante el fin de semana en medios sociales tuvieran el impacto de cambiar la posición de la Corte”, informa a LifeSiteNews en un correo electrónico.

Participar en la esfera pública

“Prefiero pensar que la Corte reconoció la trascendencia del caso, y distendió el horario de la audiencia agregando un día a la apelación, para acomodar una lista más larga de interventores,” observa Horgan.

La universidad cristiana en la costa oeste de BC TWU tenía planeado abrir su facultad de Derecho antes de 2016. Pero estos planes se han visto entorpecidos por lo que no se estima su apertura al menos hasta 2019. Y es que las sociedades de abogados de Ontario, BC y Nueva Escocia dictaminaron que no reconocerían a los futuros graduados del TWU debido a que “la Facultad discriminaba a las personas LGTBI a la hora de admitirlas en sus programas”.

“Trinity Western tiene derecho a mantener sus opiniones religiosas, incluyendo su posición sobre el concepto bíblico del matrimonio”, sostiene el abogado Phil Horgan

Pero la Trinity Western acudió a la Corte: ganó en BC y en Nueva Escocia, pero perdió en Ontario. Ahora el Tribunal superior escuchará ahora dos apelaciones el 30 de noviembre y el 1 de diciembre.

El caso encierra un gran significado para la libertad religiosa y la presencia de los cristianos en la vida pública. “Trinity Western tiene derecho a mantener sus opiniones religiosas, incluyendo su posición sobre el concepto bíblico del matrimonio”, declara Horgan a LifeSiteNews.

“Esta visión es compartida por las enseñanzas de la Iglesia Católica. ¿A los abogados católicos se les niega la acreditación o la entrada en las profesiones por tener tales opiniones?”

“Las instituciones católicas de educación o de atención sanitaria, tampoco deberían verse obligadas a suprimir enseñanzas clave para poder participar en la esfera pública”, añadía.

El CCRL y la Alianza de la Fe y la Libertad, “conjuntamente con el Arzobispo Michael Miller de Vancouver, han propuesto realizar presentaciones sobre la importancia y el reconocimiento del auténtico pluralismo”, declaró Horgan.

En otras palabras, “el derecho y la sociedad canadienses comporta diferentes puntos de vista y no deben excluirse opiniones disidentes de la participación en la plaza pública”.

Artículo original publicado en LifeSiteNews.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Sueño con aportar mi granito de arena para cambiar el mundo. Tal vez el periodismo no sea el mejor camino para ello pero es lo que mejor se me da.