El cardenal Muller, prefecto para la Doctrina de la Fe

El cardenal Gerhard Ludwig Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha vuelto a incidir sobre el peligro que supone la implantación de la ideología de género en todo el mundo.

En declaraciones a Aci Prensa, Müller señala que muchos países tienen supeditadas las ayudas al desarrollo siempre y cuando acepten los postulados del lobby LGTB. «Los Estados y la sociedad en América Latina, al igual que en Europa y en América del Norte, se encuentran bajo la presión de un nuevo totalitarismo ideológico que se quiere imponer a todos los países, condicionando la ayuda para el desarrollo en función de la aceptación de sus postulados».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Según Müller, es lo que ocurre con la ideología de género y el acceso libre al aborto, «que es un homicidio que se trata de presentar como un derecho. Son amenazas que debilitan los cimientos de los Estados modernos», advierte el cardenal.

«Se necesitan personas capaces de interesarse por el bien común, no sólo por sus clientes», señala el cardenal

El bien común

Uno de los puntos que destaca el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe se refiere a las diferencias con que esta ideología se aplica en cada país: «En Europa se desarrolló mejor la democracia. En América Latina, en cambio, un presidente está considerado casi como un ídolo destinado a resolver todos los problemas».

Y prosigue: «Es necesario ofrecer formación a la sociedad. Se necesitan personas capaces de interesarse por el bien común, no sólo por sus clientes», sostiene.

En contraste, Muller cree que «incluso en Occidente, a veces el clientelismo impide un buen desarrollo de la sociedad y la adecuada relación con el Estado». Por ello asegura que «es importante insistir en que no se puede identificar al Estado con la sociedad. Si esto sucede, significa que se está desarrollando un nuevo totalitarismo», señala.

Asimismo el cardenal también mira de puertas hacia dentro en la tarea de luchar contra la ideología de género. «Corresponde a los obispos y, sobre todo, al Papa, que tiene una misión específica a favor de la unidad y salvaguarda de la fe, pero que también es el intérprete supremo de la ley moral natural, denunciar amenazas como la ideología de género».

También te puede interesar:

¿Vetará el PSOE y el lobby LGTB al papa Francisco por ‘homófobo’ como hace con HazteOir.org?

Comentarios

Comentarios