La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena/ EFE

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha expedientado a dos policías municipales por no multar al autobús de HazteOir.org en su primer día de circulación, el pasado 28 de febrero. Un policía y un sargento de la Unidad Especial de Tráfico de la Policía Municipal han recibido un expediente sancionador, hecho que ha creado un profundo malestar interno en el Cuerpo.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora
Según el Área de Salud, Seguridad y Emergencias del ayuntamiento dirigido por el concejal Javier Barbero, se trataría de una falta leve, “en virtud del artículo 9 apartado A de la L. O. 4/2010 de 20 de mayo de Régimen Disciplinario del CNP, aplicable a la Policía Local según disposición final sexta”.

En este apartado se recogen las sanciones por “retraso o la negligencia en el cumplimiento de las funciones y órdenes recibidas”. Sin embargo, según el diario La Razón, la documentación que analiza Gestión Disciplinaria no parece que sugiera un incumplimiento de órdenes.

La orden de interceptar el autobús partió de la Jefatura de Policía Municipal en torno a las 19:30 horas del 28 de febrero cuando la Unidad de Tráfico recibió una llamada de un cabo de la Sección de Coordinación y Análisis de la Información en la que manifiestan que, “por orden de Jefatura”, se desplazara un indicativo de esa unidad al número 11 de la calle Macarena, en Chamartín, para comprobar que el autobús que estaba allí estacionado estaba en regla.

Una vez en el lugar los agentes comprobaron que el bus era propiedad de la empresa Arroyo Bus, S. L. Acto seguido los policías solicitaron al chófer, Nazario Álamo, la documentación del vehículo. Como todo estaba en regla no encontraron motivo para sancionar, aunque antes de marcharse pidieron a los miembros de HazteOir.org que moviera el autobús de lugar, ya que la estrechez de dicha calle podría dificultar el paso de otros vehículos.

Una sanción incomprensible

Uno de los policías expedientados confiesa que no sancionó al bus porque lo referente a la publicidad “es un tema con el que no están familiarizados y sobre el cual no han tenido tiempo de revisar la legislación aplicable en este caso particular”. Por algo son agentes de tráfico.

En cambio, para otro tipo de incidencias suelen intervenir o bien la unidad específica si la hubiera o, en su defecto, la Unidad Integral del distrito que corresponda. Este es el motivo por el que ahora en el cuerpo no entienden que ambos agentes hayan sido expedientados por Manuela Carmena.

Así lo explica el jefe del policía actuante, un sargento al que también se le ha incoado un expediente por este motivo. Y es que este mando ya advirtió en esa llamada, en la que les requerían para ese cometido, que Tráfico “el tema de la publicidad no lo controla, porque es una situación que no se da en M-30 y que se necesitaría estudiar con detenimiento la normativa aplicable para valorar si se está infringiendo algo, ya que no conocemos cómo está ahora mismo”.

Lo que más llama la atención de toda la historia es que, en realidad, ya había patrullas policiales siguiendo al autobús, así como que el inspector Gerardo del Rey -que fue investigado en el “caso Madrid Arena”- tomara parte activa en el asunto, ya que fue quien llamó al oficial de servicio para pedir explicaciones de la actuación de los agentes de Tráfico.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Castellano de la Mancha, estudió Letras y Ciencias Políticas, pero se gana la vida como periodista, escritor, gastrónomo y espectador del paisaje y del paisanaje. Colaborador de Actuall.