Koki Muli, embajadora de Nigeria ante las Naciones Unidas, durante la Conferencia sobre la Mujewr celebrada en marzo de 2019.
Koki Muli, embajadora de Nigeria ante las Naciones Unidas, durante la Conferencia sobre la Mujewr celebrada en marzo de 2019.

 

La plataforma internacional CitizenGO ha solicitado al Gobierno que cese a la jefa de la misión permanente de Kenya en Naciones Unidas, Koki Muli, mediante una campaña de recogida de firmas online dirigida a la jefa de la diplomacia keniata, Monica Juma.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Más de 2.000 ciudadanos han apoyado esta petición ya que no consideran a la embajadora apta para sus funciones. Estos hechos ocurren tras la denuncia de “acoso” que dijo sufrir por parte de CitizenGO, durante la Conferencia sobre el Estado de la Mujer, el pasado mes de marzo, recibió mil firmas de sus conciudadanos keniatas que le solicitaban que no permitiese que ese evento anual de Naciones Unidas fuese utilizado como plataforma para el aborto. Esos correos electrónicos llegaron a su teléfono, dándole la impresión de que la estaban acosando.

En vez de silenciarlo o escuchar a todas esas personas, que le hacían llegar democráticamente y de manera pacífica su opinión, la dignataria ha arremetido contra la plataforma ciudadana CitizenGO, que había movilizado a todos los firmantes.

En primer lugar, Koki Muli notificó de su malestar y enfado por los hechos, lo que movió a Ignacio Arsuaga, presidente de CitizenGO, a responderle por escrito pidiéndole disculpas y enviándole un ramo de flores. La embajadora no quiso atender a razones y devolvió el ramo, amenazando con denunciar su caso ante las autoridades norteamericanas que actualmente investigan lo acontecido, aunque CitizenGO no ha recibido citación legal alguna, a estos efectos.

La petición online que ahora pide su cese denuncia las mentiras que la propia embajadora ha difundido no solo a medios proabortistas, sino a prensa acreditada ante Naciones Unidas: “Algunas veces decía mil mensajes, en otras entrevistas, 128.000. A un medio le dijo que había sido atacada físicamente por activistas provida”, denuncia la portavoz de CitizenGO y directora de Campañas para Africa Ann Kioko.

“Cuando el presidente de Kenia nombra a un cargo, se espera que esos funcionarios escuchen y representen a todos los keniatas sin miedo ni partidismo”, sentencia Ann Kioko.

Comentarios

Comentarios