Eva Vlaardingerbtoek
Eva Vlaardingerbtoek

* Extracto de la conferencia pronunciada por Eva Vlaardingerbroek en el Foro para la democracia en Holanda.

Señoras  y señores.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Cuando se anunció que iba a hablar sobre los peligros del feminismo contemporáneo, han surgido inmediatamente algunas reacciones de enfado: “¿Cómo puedes decir, como mujer, que estás fuera del feminismo? Sin el feminismo no podrías votar, no podrías trabajar, ni podrías estar subida a este escenario”. Mi respuesta es simple: ese feminismo llamativo no tiene nada que ver con eso.

De hecho, ese tipo de libertades fundamentales que surgen del mismo feminismo moderno, están bajo presión de nuevo. ¿Os sueno un poco exagerada? Entonces os aconsejo que echéis un vistazo al tipo de cosas que aparecieron en la Marcha de la Mujer en Ámsterdam. Veréis todo tipo de plagas.

La bandera ‘antifa’, la bandera multicolor, una bandera palestina e incluso algunas banderas comunistas. Los letreros van desde el “muerte al patriarcado”, “todos los hombres son basura” o “todos los refugiados son bienvenidos”.

¿Ven la paradoja? El hombre occidental es el archienemigo. Pero la inmigración masiva de cientos de miles de varones de sociedades “muy patriarcales” no es un problema para nuestra feministas.

Señoras y señores, mientras, en el “paraíso multicultural” en Suecia, un tercio de la gente joven se enfrenta al acoso sexual. Y tal hecho debería interpelarnos, en vez de ser rechazado por la mitad o por algunos, completamente.

Bueno, no sé si se trata de nuestras modernas feministas, cuya marcha ha degenerado en un baile al borde del volcán. Ellas son las únicas que no lo ven.

En 2012, el músico documentalista Jan Leyers dijo lo siguiente: “Emocionalmente, Europa comienza para mí donde hombres y mujeres interactúan entre sí de manera casual, cuando las mujeres pueden ser ellas mismas sin tener que temer por su cuerpo o miembros”.

Tan cierto como que este comentario es triste así de triste es la conclusión de que muchas ciudades en Europa casi nunca son europeas; pero, ¿por qué para nuestras feministas modernas no tenemos ningún problema? La respuesta es que no sienten nada por Europa o nuestros valores europeos.

Están ocupados con todo tipo de cosas: creando juguetes imaginarios de género neutro y dejándose crecer el vello en las axilas para ver que es precisamente la civilización europea la que ha asegurado que la mujer disfrute de más libertades que en cualquier cualquier otra parte del mundo.

Para que no haya malentendidos, sobre esa igualdad entre hobres y mujeres ante la ley, que es una joya de la corona de nuestra civilización europea.

Te llevaré de regreso a esa Marcha de las Mujeres en Amsterdam y la exhibición de la bandera comunista. El feminismo hoy está totalmente atrapado en el marxismo cultural, solo que la tradicional lucha de clases ha sido reemplazada por la lucha de las minorías y las mujeres contra el nuevo opresor: a saber, el hombre blanco. Entonces, ¿qué hacer con un presunto nuevo opresor de la sociedad? Eliminarlo.

El  feminismo contemporáneo ha perdido el rumbo y debemos volver a los valores europeos reales y liberarnos del pensamiento totalitario del feminismo. Por el bien de todos nosotros, hombres y mujeres, y de nuestra sociedad.

Comentarios

Comentarios