Padres con cinco hijos adoptan y salvan del aborto a dos gemelos, uno de ellos sin cerebro

Allison y Josh Lewis, padres de cinco hijos, decidieron adoptar a un sexto para evitar que le abortasen. Al final resultaron ser gemelos, y la chica nació sin cerebro. Ahora aprovechan cada minuto de su vida al máximo y dan gracias por ese regalo.

0

Allison y Josh Lewis son un matrimonio estadounidense que, a pesar de tener cinco hijos ya en casa, decidieron adoptar a dos bebés.

Sabían que uno de ellos necesitaría muchos cuidados y que probablemente viviría poco tiempo: había nacido sin cerebro.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Se conocieron en el colegio y rápidamente se enamoraron y supieron que pronto formarían una gran familia. En el año 2000 se casaron y tuvieron cuatro hijos. Además, decidieron adoptar uno más. Creían que su familia ya estaba completa, pero como ellos mismo aseguran «Dios tenía un plan diferente para nosotros».

Justo el día en que Allison cumplía 30 años, recibió la llamada de un amigo abogado y especializado en temas de adopción. Había una mujer embarazada que no iba a poder quedarse con su hijo y les preguntó si estaban interesados.

Según Religión en Libertad, Allison y Josh explican que «oramos y lo conversamos el fin de semana y el lunes estábamos seguros que debíamos aceptar». El día del parto, la familia al completo puso rumbo al hospital pero recibieron la llamada de su amigo: «¿Josh tienes las dos manos en el volante?», preguntó.

La noticia era importante. No nacería solo un bebé, en realidad eran dos. «Siempre me cuesta describir las emociones que teníamos en ese momento. Era algo parecido al éxtasis, estábamos abrumados y aterrados», explican.

«Dios creó su vida y el hecho de que no haya nacido de la manera en que habríamos escogido, no cambiaba que ella necesita una familia», explica la familia

Recibieron una nueva llamada, pero esta vez el tono era distinto: «Lamento decirles esto (…) los médicos piensan que el segundo bebé no sobrevivirá». Cuando llegaron al hospital se encontraron un bebé muy saludable y despierto, y en contraste, una pequeña en cuidados intensivos que había nacido sin cerebro.

La familia cuenta: «Los médicos nos miraron con compasión y dijeron: ‘No se la tienen que llevar. Sabemos que esto no es por lo que firmaron’”.

Tanto Allison como Josh lo tenían claro: «Es nuestra hija. Sabíamos que sería parte de nuestra familia sin importar el diagnóstico. Dios creó su vida y el hecho de que no haya nacido de la manera en que habríamos escogido, no cambiaba que ella necesita una familia. Tenía un hermano que la necesitaba y nosotros la necesitábamos”.

Durante tres semanas se quedaron en el hospital cuidando de la niña y cuando estuvo suficientemente estable, volvieron a casa para ingresarla en un hospital más cercano. 44 días depués, Ava Leigh Lewis por fin fue a casa con su familia.

«Elegir que Ava sea nuestra hija fue una de las cosas más ‘difícilmente fáciles’ que hemos hecho. Tenemos múltiples visitas a la semana de su equipo de médicos, sus visitas nos recuerdan que la vida de Ava en la tierra probablemente terminará mucho antes”.

Allison ya ha hablado del tema con sus hijos, y aunque saben que la vida de su hermana será muy corta, «entienden que tenemos un montón de amor que darle en un corto periodo de tiempo».

Comentarios

Comentarios