Cada vez son más los clubs de rugby en España que apuestan por incluir en sus filas a personas con síndrome de Down. Equipos que practican el conocido por rugby inclusivo, una modalidad que permite practicar este deporte en igualdad de condiciones entre personas con y sin discapacidad, y que ofrece muchas ventajas para los jugadores con esta discapacidad intelectual.

Entre estos equipos están la Asociación Deportiva de Ingenieros Industriales de Las Rozas Rugby (Madrid), el San Isidro Rugby Club (Madrid), el VRAC Quesos Entrepinares (Valladolid), el Escor Gaztedi Rugby Taldea (Vitoria) o el Clan Espurna Cullera (Valencia).

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Y es que el rugby se ha convertido en nuestro país en una magnifica plataforma no sólo para fomentar el deporte entre las personas con síndrome de Down, sino para impulsar la propia inclusión de este colectivo en la sociedad.

Gracias al apoyo total de sus respectivos clubes, que entienden que este es un deporte en equipo y que sus plantillas se enriquecen en la medida en que se componen de personas con características distintas

Lejos de practicar este deporte únicamente como aficionados o restringidos a los entrenamientos, estas personas que se han iniciado en el rugby lo hacen con todas las consecuencias, participando activamente en los partidos y actividades de su equipo.

Todo ello, gracias al apoyo total de sus respectivos clubes, que entienden que este es un deporte en equipo y que sus plantillas se enriquecen en la medida en que se componen de personas con características distintas.

Fomentando el deporte

Por eso Down España, para fomentar este deporte, ha creado en colaboración con Fundación Sanitas la publicación ‘Rugby inclusivo – Guía de iniciación para entrenadores’, pensada para clubes de rugby y destinada a facilitar la incorporación a sus filas de jugadores con síndrome de Down desde edades tempranas, para que se vayan formando en esta disciplina deportiva (puede descargarse desde www.sindromedown.net).

Su desarrollo  permite una mejora evidente de las capacidades físicas y previene enfermedades, pero además, favorece la interacción social y el desarrollo de relaciones interpersonales

El rugby no solo mejora el bienestar y la autoestima de quienes lo practican, sino que genera entornos inclusivos y mejora el ambiente y el compañerismo, ya que es un deporte generoso, solidario y honesto. Su desarrollo  permite una mejora evidente de las capacidades físicas y previene enfermedades, pero además, favorece la interacción social y el desarrollo de relaciones interpersonales.

Estas ventajas que aporta el deporte son altamente recomendables para las personas con síndrome de Down, que podrán mejorar la coordinación general, la postura corporal, la orientación espacial, la fuerza, resistencia, flexibilidad y tono muscular, y mejorarán progresivamente sus capacidades de aprendizaje.

Algunos de estos clubes son abanderados del rugby inclusivo de nuestro país, como el Escor Gaztedi Rugby Taldea y el Clan Espurna Cullera

Algunos de estos clubes son abanderados del rugby inclusivo de nuestro país, como el Escor Gaztedi Rugby Taldea y el Clan Espurna Cullera, tomaron parte del ‘II Torneo Internacional de Rugby Inclusivo’, un evento deportivo que se celebró en Vitoria del 21 al 25 de agosto.

Organizado por IMAS (International MixedAbilitySports), entidad sin ánimo de lucro que ha desarrollado y defiende el modelo de habilidad mixta, para permitir que personas con y sin discapacidad participen en igualdad en clubes que combinan el deporte y la educación.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Sueño con aportar mi granito de arena para cambiar el mundo. Tal vez el periodismo no sea el mejor camino para ello pero es lo que mejor se me da.