Banderas del movimiento LGTBI y trans. /EFE
Banderas del movimiento LGTBI y trans. /EFE

La plataforma internacional CitizenGO lanzó una campaña de recolección de firmas para exigir que el gobierno de Panamá califique como “no recomendada para menores” la película “Todos cambiamos”, por “tratar de normalizar el trasgenerismo”.

“Todos cambiamos”, que de acuerdo a su productor, Arturo Montenegro, costó alrededor de un millón de dólares, fue financiada parcialmente por el Fondo Cine del Ministerio de Comercio e Industrias (Mici).

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En la campaña de CitizenGO, dirigida a Laurentino Cortizo, presidente de Panamá, los firmantes advirtieron su preocupación por el estreno de “Todos cambiamos”, programado para el 15 de agosto de este año en cines panameños.

“Como sabe, se trata de una película cuyo objetivo es tratar de normalizar el trasgenerismo a través de una historia real adulterada”, indicaron.

La película es “adulterada”, explicaron, “porque la realidad es que el hombre que ‘cambió’ de sexo sufrió muchísimo e hizo sufrir todavía más a su mujer e hijos”.

Piden al gobierno panameño “que califique la polémica película como ‘no recomendada para menores’ y por supuesto, que se abstengan de promover una propaganda anticientífica y extraordinariamente dolorosa”

“Presentar como idílica la historia de transformación un verdadero drama familiar no ayuda a resolverlo”, añadieron.

Los firmantes señalaron además que los “irrita sobremanera” saber que el MiCi promueve con el premio Fondo Cine la película, pues “esta película-propaganda viola abiertamente los artículos 35 y 89 de nuestra Constitución”.

El artículo 35 de la Constitución de Panamá señala que “es libre la profesión de todas las religiones, así como el ejercicio de todos los cultos, sin otra limitación que el respeto a la moral cristiana y al orden público. Se reconoce que la religión católica es la de la mayoría de los panameños”.

El artículo 89 determina que “los medios de comunicación social son instrumentos de información, educación, recreación y difusión cultural y científica. Cuando sean usados para la publicidad o la difusión de propaganda, éstas no deben ser contrarias a la salud, la moral, la educación, formación cultural de la sociedad y la conciencia nacional. La Ley reglamentará su funcionamiento”.

Para los firmantes, “observar que están utilizando a niños para promover esta polémica película preocupa. Espero que desde el gobierno se tomen todas las medidas necesarias para proteger adecuadamente a los menores”.

Finalmente, señalaron que piden al gobierno panameño “que califique la polémica película como ‘no recomendada para menores’ y por supuesto, que se abstengan de promover una propaganda anticientífica y extraordinariamente dolorosa”.

Para firmar la campaña de CitizenGO, puede ingresar AQUÍ.

* Publicado originalmente en ACI Prensa

Comentarios

Comentarios