Bandera LGTBI /Pixabay.
Bandera LGTBI /Pixabay.

El Ayuntaminto de Bilbao y la Univerisdad Pablo de Olavide han decidido hacer caso omiso a la sentencia del Tribunal Supremo que establece que «no resulta compatible con el marco constitucional y legal vigente, y, en particular, con el deber de objetividad y neutralidad de las administraciones públicas, la utilización, incluso ocasional, de banderas no oficiales en el exterior de los edificios y espacios públicos, aun cuando las mismas no sustituyan, sino que concurran, con la bandera de España y las demás banderas legal o estatutariamente instituidas».

El consistorio vizcaíno ha decidido iluminar la fachada de su edificio principal con los colores de la bandera del arco iris durante esta semana y hasta la noche del próximo domingo, 28 de junio, fecha que se conmemora el Día Internacional Orgullo LGTBIQ+.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Por su parte, la Universida Pablo Olavide de Sevilla, de titularidad pública, ha anunciado la colocación de la bandera arco iris en el campus, que ondeará hasta el próximo día 29 de junio, en una acción que se corresponde a un acuerdo alcanzado por 33 universidades españolas para dar «mayor visibilidad» a los grupos LGTBI.

La presidenta de la Asociación Española de Abogados Cristianos considera que estas instituciones podrían estar actuando con plena conciencia de hacerlo contra la justicia.

«Aquellas administraciones públicas que con evidente desprecio hacia la ley, coloquen en edificios públicos banderas no oficiales (y que además tienen un marcado carácter ideológico) estarían incurriendo en un delito de prevaricación», señala en declaraciones a Actuall.

Castellanos recuerda que la Ley 39/1981, de 28 de octubre conocida como la Ley de banderas, «prohíbe expresamente la colocación en edificios públicos (que son de todos) la colocación de banderas no oficiales», indicación que ha consolidado recientemente el Tribunal Supremo en su sentencia 1163/2020, de 26 de mayo anteriormente citada.

También te puede interesar

Comentarios

Comentarios