El pie de un bebé recién nacido, con su ficha de identificación./ Pixabay
El pie de un bebé recién nacido, con su ficha de identificación./ Pixabay

Derecho a Vivir ha reclamado, ante el descenso de los nacimientos en España, que «de una vez por todas» se proteja a la institución familiar, concretamente al matrimonio, a la mujer embarazada y a los jóvenes en España con medidas globales en todos los sentidos que desemboquen en futuros más estables para la sociedad española.

Según el INE, el año pasado se produjeron 369.302 nacimientos en España frente a los 365.193 de 1998, la cifra más baja de la serie hasta la fecha. Desde ese año, la cifra ha ido aumentado progresivamente y alcanzó el máximo en 2008, con 519.779, para volver a bajar el año pasado. De este modo, se ha producido un descenso del 6,1% respecto al año anterior (23.879 nacimientos menos) y de un 29,0% respecto a la última década.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

«Nos rasgamos las vestiduras ante el desplome de la natalidad, mientras que el número de niños que han muerto en España a causa del aborto entre 2008 y 2017, último año con estadística oficial del Ministerio de Sanidad, Consumo y Servicios Sociales, supera el millón», asegura la portavoz de Derecho a Vivir, Rosana Ribera de Gracia.

En este sentido, critica que no se ponen soluciones públicas y privadas al «verdadero problema» del déficit de nacimientos, del decrecimiento de la tasa de fecundidad, lo que «produce un envejecimiento continuado de la población y que no haya relevo generacional». «Nunca se habían tenido tan pocos hijos, ni habíamos vivido hasta edad tan avanzada. Esta situación requiere una atención urgente. Tenemos que invertir en políticas de apoyo a la familia, la natalidad y la vida», ha concluido.

Comentarios

Comentarios