Cassandra Liebeknecht, junto a Conchita Wurst, el trans ganador de Eurovision en 2014 / Facebook

Despedida por heterosexual. Esto es lo que le ha ocurrido en Australia a Cassandra Liebeknecht sin que este suceso haya provocado una gran repercusión. ¿Se imaginan que hubiera pasado si el caso hubiera sido al contrario? 

Hasta ahora era la gerente del Feast Festival, que celebra la “diversidad” sexual y el orgullo LGTBI. Y ese ha sido el problema de Cassandra, ser una heterosexual declarada y sin remordimiento.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Poco importaba que desempeñase bien su cometido profesional pues la prioridad para los organizadores era su condición sexual. El pretexto para despedirla legalmente ha sido “su conducta poco profesional” pero ella ha llevado el asunto a los tribunales explicando cuál es el verdadero motivo: su heterosexualidad en una empresa que organiza un festival LGTB.

La ya exgerente del festival asegura que ya durante un tiempo este lobby ha estado persiguiéndola porque no quería que una mujer como ella desempeñara un puesto de tal relevancia en la organización.

Cassandra: «Se han puesto en contacto conmigo en el trabajo de manera anónima diciendo: ‘sé dónde van tus hijos a la escuela’»

Pero no sólo ha sido despedida sino que hasta ese momento estaba siendo acosada y presionada. “Me han escupido, ha habido personas que me han asustado y también se han puesto en contacto conmigo en el trabajo de manera anónima diciendo: ‘sé dónde van tus hijos a la escuela’”, afirmó, tal y como recoge News.com.au. Además, agregó que “incluso hay un caballero que a día de hoy sigue insultándome por mi sexualidad”.

El despido de la gerente del festival LGTB ha provocado la división en el seno de este colectivo sobre esta situación concreta y sobre el hecho de que una persona heterosexual ostente un cargo de relevancia en un evento de estas características.

Por un lado, existe un sector que defiende que la sexualidad del gerente del festival o de cualquier otro empleado no debe tenerse en cuenta puesto que lo importante debe ser su cualificación y capacidad para el cargo.

Cassandra Liebeknecht, gerente del festival LGTBI despedida / Calum Robertson
Cassandra Liebeknecht, gerente del festival LGTBI despedida / Calum Robertson

Sin embargo, existe un sector muy importante que defiende el despido de Cassandra Liebeknecht y sin recurrir a argucias legales: no debe ocupar un puesto como el suyo una mujer heterosexual.

Y lo hacen comparando al colectivo LGTB con los aborígenes australianos puesto que consideran que si es absurdo que una persona blanca tenga un puesto importante en una asociación aborigen el mismo caso ocurre con las agrupaciones homosexuales.

En esta línea se manifestó Karen Bryant, lesbiana y cara visible del Melbourne´s Midsumma Festival, que dijo que es preferible ser homosexual para ocupar un cargo en uno de estos festivales puesto que “es necesario entender las necesidades de la comunidad”.

Mientras hablaba de luchar contra la discriminación defiende abiertamente esa misma discriminación puesto que indicó que cualquier organización que defienda a las minorías “debería hacer todo lo posible para garantizar que el liderazgo provenga de esas comunidades”.

Comentarios

Comentarios

Nacido en Madrid pero natural de Ocaña se licenció en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Sus primeras incursiones periodísticas las hizo en la prensa local y regional, hasta que llegó a la Agencia EFE. Poco después inició una nueva aventura en Libertad Digital, diario en el que aterrizó en 2008 y del que fue redactor jefe y responsable de la información religiosa. Es articulista habitual de Religión en Libertad y ha colaborado en otros medios escritos como Revista Misión o El Medio y audiovisuales como esRadio e IntereconomíaTV.