Simulación de una mujer violada
Simulación de una mujer que ha sufrido una violación

El pasado fin de semana una joven de 22 años denunciaba haber sido víctima de una agresión sexual en la calle San Javier, en Murcia. Cuando la Guardia Civil la citó para declarar por segunda vez acabó confesando que se lo inventó, según informa La Opinión de Murcia.

La Benemérita volvía a llamar a la chica, de 22 años, para tomarle declaración de nuevo y tratar de hallar pistas que llevasen a la identificación del supuesto atacante. Sin embargo, cuando regresó al cuartel, empezó a incurrir en contradicciones que no convencían a los investigadores. Tantas, que acabó confesando: no había existido el ataque sexual.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En cuanto a los motivos que la habrían llevado a inventarse algo así, la joven comentó que esa noche, cuando salió de trabajar, en teoría debería haber llevado consigo un dinero que habían puesto miembros de su peña, por la Lotería. Sin embargo, no había tal dinero ya porque ella se lo había gastado. Entonces se le ocurrió que podría fingir que la habían violado en la calle, para decir luego que el agresor se había llevado el dinero o que éste se había extraviado durante el ataque.

Según explicó en su momento en la denuncia falsa, lo que le pasó fue que, cuando iba camino de su casa, tuvo que pasar por la puerta del garaje de un bloque de pisos. Allí, un individuo al que no conocía de nada la agarró y la tiró al suelo, en el hueco de la citada cochera. El sujeto que se había abalanzado sobre ella, dijo, comenzó a manosearla. Le tocó el pecho, le arrancó un botón de la blusa que llevaba puesta y logró quitarle dos de los botones del pantalón. Pero no pasó nada.

Dadas las circunstancias, la joven fue arrestada por simulación de delito. La pena que se impone en este delito en España es una multa desde 6 a 12 meses, establece el vigente Código Penal.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Sueño con aportar mi granito de arena para cambiar el mundo. Tal vez el periodismo no sea el mejor camino para ello pero es lo que mejor se me da.