Fachada del colegio Juan Pablo II de Alcorcón
Fachada del colegio Juan Pablo II de Alcorcón.

El colegio concertado Juan Pablo II de Alcorcón ha emitido una circular interna -al igual que otros muchos centros- con recomendaciones sobre el vestuario que los docentes deben llevar en aras de lograr una uniformidad según las normas emitidas para los alumnos.

La polémica ha saltado por algunas de las recomendaciones de que se han hecho a las profesoras por recomendar tener presente el “pudor y la modestia” evitando las prendas ajustadas y las transparencias.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El documento detalla que el “modo de ir vestidas importa mucho” y que es importante ir “cómodas, elegantes y sencillas”. En este sentido, expone que al optar por el vestido o la falda es conveniente que “como mínimo” la prenda baje hasta la rodilla, al igual que se exige al alumnado femenino.

“No es conveniente el uso de pantalones vaqueros, mallas o pantalones muy ajustados” y es “preferible” evitar “transparencias y escotes pronunciados”

“No es conveniente el uso de pantalones vaqueros, mallas o pantalones muy ajustados”, subraya la circular para agregar que es “preferible” evitar “transparencias, escotes pronunciados, hombros al aire, camisetas de tiras o ropas excesivamente ajustadas”.

En cuanto al calzado, se admite “en verano un poco abierto, pero no excesivamente”. Para el peinado, se pide cumplir “los mínimos que se exigen también al alumnado femenino, sin piercing, sin estridencias”. También pone énfasis en cuidar los detalles “en cuanto a higiene y estética”.

Linchamiento contra el colegio

Tras la polémica suscitada, la Consejería de Educación manifiesta que hasta ahora “no tenía conocimiento de esta circular y que va a estudiar su contenido”, y recuerda que “no existe ninguna vinculación contractual entre la Comunidad de Madrid y los profesores” de la concertada, según ha informado ABC.

El director de este centro escolar, de la Fundación Educatio Servanda, fue sancionado en diciembre de 2016 con una multa de 1.000 euros por la misma ley madrileña LGTBI de Cifuentes que criticó en una carta emitida a las familias.

Asimismo, en abril pasado, el colegio fue criticado por sexismo al acusarle de ofertar ganchillo solo para las niñas en el programa de actividades extraescolares, lo cual el director desmintió alegando que las actividades están abiertas a todos los alumnos.

Comentarios

Comentarios

Compartir