Imagen icónica sobre la alienación y el secuestro parental
Imagen icónica sobre la alienación y el secuestro parental

El Colectivo de Padres y Madres contra la Sustracción Parental, una asociación integrada por una veintena de padres, madres, abuelos y abuelas víctimas de secuestros internacionales de menores a cargo de sus padres, ha advertido de que el verano es la época del año en la que más casos de secuestros de menores a cargo de sus padres se producen y que en el 95% de las ocasiones es la madre del menor la que se lo lleva fuera de España.

Así lo ha explicado, en declaraciones a Europa Press, el portavoz de la asociación, Javier Somoza, quien ha detallado que el colectivo ha nacido en el mes de mayo con el objetivo de que la Administración pública “haga caso” a estos padres que llevan desde 2007 “luchando” por recuperar a sus hijos, y no solo les den “una palmadita en la espalda”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“Es un tema tan sensible que la gente no suele darle mucha publicidad”, ha apuntado el portavoz de esta asociación, para después añadir que “casi nadie denuncia” estos casos porque se hallan “en manos de los secuestradores” y tienen “miedo a perder al nino”.

Entre los padres y madres de esta asociación están Olga y Loli. La primera de estas dos mujeres ha perdido a sus tres hijos, mientras que la segunda no ve a su hija desde el año 2012, cuando su expareja -otra mujer- se la llevó del país.

Según ha detallado Somoza, más del 60% de los padres de este grupo son progenitores de ninos que están en Rusia. “Al año, hay 200 casos en España”, ha alertado.

El caso de Javier Somoza es “el primer caso de fraude en Europa” en una inseminación in vitro. Según ha relatado, su ya exesposa acudió a un hospital público ruso donde, mediante un “soborno” y la falsificación de documentación, logró inseminarse con un depósito que él “había hecho mucho tiempo atrás y que debía haber sido destruido”. “Tengo documentos que así lo prueban”, ha asegurado.

El nino nació en Rusia y Javier le reconoció como su hijo, que en la actualidad tiene cuatro años. “Pago mensualmente lo que debo pagar por el nino. Ella me pide más, incluso, un apartamento y ahí no le hago caso. Entonces me prohíbe ver al nino”, ha recordado Somoza, para después añadir que su hijo ha estado en un orfanato en San Petersburgo, entre el 2 de diciembre 2015 y el 2 de junio de 2016 porque la madre “no tiene dinero”.

Como consecuencia de estos hechos, el portavoz de la Asociación contra el Secuestro Parental los ha denunciado en Rusia, pero allí la justicia también está “sobornada”. Mientras que en España, según ha explicado Somoza, no se puede denunciar el caso “tras la última reforma de la justicia universal”.

La Administración ha llegado a aconsejar no emprender acciones legales “para no perjudicar las relaciones con Rusia”, según Javier Somoza

Problemas psicológicos gravísimos

Por otro lado, Javier Somoza ha alertado de que los ninos víctimas de secuestro parental sufren “problemas psicológicos gravísimos”, así como problemas con el habla, el autoestima, miedo nocturno y a la pérdida, o de relación con otros ninos.

Para estos padres, el Ejecutivo incurre en “una dejación absoluta de funciones” cuando estos ninos “son todos ciudadanos españoles”. “El Gobierno nos dice que es una pena”, se ha lamentado Somoza, para después añadir que la Administración les ha llegado a aconsejar no emprender acciones legales “para no perjudicar las relaciones con Rusia”.

De este modo, el portavoz de la asociación ha indicado que el pasado 14 de junio se reunieron con representantes de los departamentos de Asuntos Exteriores y Cooperación, Justicia e Interior, para presentarles un documento con propuestas para la creación de un protocolo de prevención y poner de manifiesto “lo que falla” en el ordenamiento jurídico español. “Nos han citado para septiembre, pero creemos que nos van a dar largas”, ha zanjado.

Entre las propuestas, el colectivo aboga por que la Justicia establezca y difunda un protocolo de actuación para todos los Juzgados de Guardia e Instrucción donde la disuasión en la comisión del delito es el fin principal, dilucidar si ha habido malos tratos o cualquier circunstancia paralela es secundario.

Además, proponen la creación de la Mesa Interministerial compuesta por los representantes designados por los tres Ministerios, los colectivos de progenitores implicados, los expertos juristas en mediación y otras instituciones implicadas en casos de estas características.

Así se daría el primer paso para poner en marcha las transformaciones necesarias a nivel jurídico, policial y diplomático “con el fin de acabar o amortiguar en la medida de lo posible, unas tragedias que están afectando a cientos, son cientos, de ninos españoles que están sufriendo esta circunstancia sin haberlo elegido“.

 

También te puede interesar: 

 

Comentarios

Comentarios