Anthony Fisher, arzobispo de Sydney.

El arzobispo de Sydney Anthony Fisher ha escrito a los padres para animarlos a votar «no» en la encuesta postal nacional sobre «matrimonios» entre personas del mismo sexo que se está realizando en estos momentos en Australia.

Fisher ha dicho a los padres -cuyos hijos asisten a las escuelas católicas- que votar en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo no significa que sean fanáticos, según ha informado infoCatólica.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

«Decir «no» al matrimonio homosexual no significa que ames a nadie menos», dicen el reverendo Anthony Fisher y el director ejecutivo de las escuelas católicas de Sydney, Dan White, en una carta firmada el 15 de septiembre.

«Silenciar a la oposición»

En el texto también describen el debate público y los argumentos del colectivo LGTBI de que «el amor es amor» y «todo el amor es igual» como unilateral, con su apoyo generalizado por los medios de comunicación, las organizaciones deportivas y los políticos, lo que ocasiona que «las voces de los australianos ordinarios terminen ahogadas».

«Tristemente, ha habido una campaña para etiquetar a todos los que apoyan el matrimonio tradicional como “fanáticos” y “homófobos”, y para silenciar a toda la oposición», aseguran el arzobispo Fisher y el Dr. White.

En su carta, ambos manifiestan que están en contra de la intolerancia. «La mayoría de nosotros conocemos a alguien que es atraído por el mismo sexo y solo queremos lo mejor para ellos».

«Amamos el matrimonio como ha sido tradicionalmente establecido y queremos mantener lo que es especial sobre esta relación»

Y agregan: «Pero también amamos el matrimonio como ha sido tradicionalmente establecido y queremos mantener lo que es especial sobre esta relación».

El arzobispo dice que los padres y cuidadores necesitan reflexionar sobre cómo la redefinición del matrimonio afectará a los creyentes del matrimonio tradicional.

Además, afirma que las escuelas basadas en la fe tienen más que perder si el matrimonio homosexual es legalizado.

«Es importante darnos cuenta de que ninguna protección de nuestras libertades ha sido propuesta hasta ahora por aquellos que nos están presionando para que votemos», indica en la carta.

«Se nos pide votar a ciegas, sin ver qué cambios se harán a la ley y qué derechos, si los hay, serán garantizados».

Las papeletas de la consulta fueron enviadas el día 12 de septiembre y deberán ser devueltas con la respuesta el 7 de noviembre como fecha límite.

Si la ciudadanía se pronuncia a favor de la legalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo se espera que se legisle sobre la materia antes del 7 de diciembre, fecha en la que el Parlamento culmina sus sesiones legislativas, según ha publicado 20 minutos.

También te puede interesar:

Ben & Jerry’s no venderá helados del mismo sabor hasta que se legalice el matrimonio del mismo sexo

Comentarios

Comentarios