Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial. /EFE
Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial. /EFE

El Consejo General del Poder Judicial ha acordado potenciar la Unidad de Atención Ciudadana que tramita las quejas de las mujeres que denuncian actos de ‘viloencia de género’ en cumplimiento del Pacto de Estado en esta materia.

La medida establece «difundir los canales existentes y promover su utilización, para facilitar la formulación de las quejas de las mujeres víctimas de violencia de género y de los y las profesionales (sic), sobre posibles irregularidades o anomalías institucionales o judiciales, a fin de que se investiguen, y la víctima sea informada de la situación de los expedientes y en caso de archivo, de la causa a la que éste obedece, adoptándose, en su caso, las medidas que procedan».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Así, se designará «de forma exclusiva» a dos funcionarios de la Unidad de Atención Ciudadana para atender este tipo de quejas.

Dichos trabajadores de la Administración de Justicia deberán asistir de forma obligatoria a cursos de «formación específica» que, según ha difundido el Consejo General del Poder Judicial, se complementarán con «visitas a servicios e instituciones implicados en la lucha contra la violencia de género, con las que posteriormente deberán colaborar«.

Entre sus tareas, se prevé la elaboración de «una estadística completa, anotando las razones de las quejas relacionadas con la actuación de los órganos judiciales». Sólo está previsto que las reclamaciones lleguen a instancias de las mujeres denunciantes, no de los hombres denunciados, pese a lo cual, se prevé que tengan validez para la elaboración de estudios «sobre la situación y percepción de los juzgados especializados en violencia de género».

Para difundir esta iniciativa, está previsto que se coloquen «carteles en las sedes de los juzgados de violencia sobre la mujer, el uso de todos los canales de comunicación disponibles (…) o la activación de puestos electrónicos» con el fin de «agulizar la presentación de las quejas».

Comentarios

Comentarios