Exposición fotográfica Orgullo de Sevilla.

La exposición fotográfica Orgullo de Sevilla, que reúne instantáneas de la marcha convocada el año pasado por las asociaciones de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales, ha sido el centro de polémica en los últimos días tras pedir el edil del PP, Gregorio Serrano, su retirada al considerarla «obscena» y de «mal gusto».

El resto de grupos políticos del Consistorio sevillano -PSOE, Ciudadanos, Participa e IU-CA- ha acusado al popular de «intolerante» y «casposo», y han asegurado que con sus palabras incita «al odio y la homofobia», según ha informado El Mundo.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En este sentido, la Oficina del Defensor del Menor, dirigida por el exsacerdote Jesús Maeztu, ha descartado que las imágenes de la muestra patrocinada por el Ayuntamiento «lesionen algunos derechos, como los de integridad moral y psicológica de los menores».

A renglón seguido, Maeztu ha asegurado que «valorará» algunas de las cuestiones planteadas en las más de 400 preguntas hechas a la institución en las últimas horas sobre la exposición Orgullo de Sevilla.

El Defensor ha señalado que tendrá en cuenta la opinión de aquellos ciudadanos que consideran que las imágenes «podrían afectar a algunos derechos de protección de los menores». A la par que ha recordado que toda creación artística se encuentra amparada por el artículo 20 de la Constitución, que reconoce el derecho a la libertad de expresión.

En este contexto, se ha pronunciado el socialista Antonio Muñoz quien ha afirmado que «la cabra siempre tira hacia el monte» y al PP se le ha «caído la careta» al mostrar «intolerancia y falta de respeto a la diversidad sexual» mediante esta «incitacion al odio y a la homofobia».

Además, Javier Moyano, de C’s, ha criticado que los populares hayan «enturbiado» el mes de la diversidad sexual que celebra la ciudad, tachando de «fuera de lugar» las declaraciones de Serrano y recordando que en los medios de comunicación o la publicidad, por ejemplo, «se ven besos y nadie se escandaliza».

Comentarios

Comentarios

Compartir