La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat (c), posa con los asistentes a la reunión para poner el marcha el Pacto contra la Violencia de género el 27 de diciembre de 2017. / EFE
La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat (c), posa con los asistentes a la reunión para poner el marcha el Pacto contra la Violencia de género el 27 de diciembre de 2017. / EFE

Ni la lucha contra el paro, ni el inquietante futuro de las pensiones, ni la crisis demográfica que convertirá a España en un asilo…

Ninguno de estos graves desafíos ha servido para poner de acuerdo, primero, a todos los partidos del arco parlamentario. Y ahora, también a comunidades autónomas y ayuntamientos.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En cambio, sí se han puesto de acuerdo para repartirse una bolsa de 1.000 millones (de los cuales, 500 son para comunidades autónomas, 100 para los ayuntamientos y 400 para el Gobierno).

Porque esa y no otra es la clave de la rara unanimidad en el Pacto de Estado de la Violencia de Género que acaban de ratificar comunidades y ayuntamientos.

Esa fue también la clave de la ley de Violencia de Género, de 2004, (impulsada por el Gobierno socialista de Zapatero y María Teresa Fernández de la Vega). No fue más que una tapadera para canalizar decenas de miles de millones de los fondos europeos para políticas de Género.

Había que demostrar que la mujer era la víctima y el varón el verdugo. Si no, no había dinero. Y se inventaron una ley que declaraba al hombre culpable por el mero hecho de serlo

Había que demostrar que la mujer era la víctima y el varón el verdugo. Si no, no había dinero. Nada menos que 24.000 millones de euros, hasta el año 2012.

Y se inventaron una ley que declaraba al hombre culpable por el mero hecho de serlo, una ley basada en una mentira (que la violencia tiene género), plagada de artículos inconstitucionales, que no ha resuelto el  terrible problema (48 mujeres han sido asesinadas por hombres en 2017, la última este jueves en Azuqueca de Henares a manos presuntamente de su marido) ,

Lamentablemente, la mujer sigue sufriendo el infierno de los malos tratos, la violencia e incluso el asesinato. La ley socialista que el Gobierno del PP ha dejado intacta (como tantos otros experimentos de ingeniería social) no ha servido para atajar la indeseable lacra.

Y lo peor es que bajo el paraguas de esa ley se ha generado una industria de denuncias falsas.

Como desveló en su día Actuall, cuatro federaciones feministas fuertemente vinculadas al PSOE acaparan, a través de miles de asociaciones, todas las líneas de trabajo del Plan estratégico contra la violencia contra la mujer y, en consecuencia, los fondos europeos destinados a erradicar esta lacra.

Así funciona el entramado de las subvenciones e intereses comunes sobre la Ley de Violencia de género / Actuall
Así funciona el entramado de las subvenciones e intereses comunes sobre la Ley de Violencia de género / Actuall

Ahora, con el Pacto de Estado suscrito por partidos y gobiernos locales, entrarán nuevos actores en el manejo del presupuesto (comunidades y ayuntamientos). Y se crearán nuevas estructuras clientelares para controlar esos fondos.

La vicepresidenta de la Generalidad valenciana Mónica Oltra, impulsora de las políticas LGTBI /Wikimedia
La vicepresidenta de la Generalidad valenciana Mónica Oltra, impulsora de las políticas LGTBI /Wikimedia

Mónica Oltra: “”Esos 200 millones tienen que ponerse encima de la mesa ya”

Eso explica que la izquierdista Mónica Oltra, consejera de Igualdad valenciana, se haya apresurado a recordar que “la lucha contra la violencia de género necesita dinero”.  “Esos 200 millones tienen que ponerse encima de la mesa ya. Tenemos que abordar este tema con recursos y medios”.

Y con ella, Elena Ruiz, directora del Instituto Andaluz de la Mujer, Elena Ruiz -“Exigimos al Gobierno que haga una planificación y que ponga el pacto en funcionamiento”, o la secretaria general de Igualdad de Extremadura, Inés Carreras: “las declaraciones políticas” deben ir acompañadas de “hechos y presupuestos”.

Presupuestos, dinero, la bolsa. Ahí está el quid de la rara unanimidad alcanzada por izquierdas y derechas: en el maná prometido por el Gobierno con la excusa de luchar contra la violencia de género.

Y es que para todo esto hay un incremento presupuestario de 1.000 millones de euros a lo largo de los próximos cinco años: 500 para las comunidades autónomas, 400 para el Gobierno y 100 para los ayuntamientos.

El Gobierno de Rajoy ya ha blindado 200 millones de euros para la Violencia de Género

La ministra Dolors Montserrat ha prometido a las autonomías 200 millones para el año entrante  (100 para las autonomías, 20 para los ayuntamientos y 80 para el Gobierno) incluso aunque no haya Presupuestos.

De hecho, el Gobierno de Rajoy ya ha blindado 200 millones de euros para la Violencia de Género.

Si vamos al contenido del Pacto y repasamos las 212 medidas acordadas comprobaremos que tan contradictoria receta no va a paliar la terrible plaga de los asesinatos y malos tratos a mujeres.

En 2016 al menos 13 varones (adultos o menores) fueron asesinados por mujeres. Nadie habla de ello.
En 2016 al menos 13 varones (adultos o menores) fueron asesinados por mujeres. Nadie habla de ello.

Puesto que la mayor parte de las 212 medidas ahondan en la asimetría penal de la ineficaz Ley de Zapatero.

Así,

  • Aumentará aún más la desigualdad, al discriminar al varón, ya que aplica un prejuicio falaz, el dogma del Convenio de Estambul: “la naturaleza estructural de la violencia contra la mujer está basada en el Género”;
  • Atropellará el principio de la presunción de inocencia (art. 24.2 de la Constitución) ya que a partir de ahora la mujer no tendrá que pisar siquiera la Policía para acreditarse como víctima de la violencia de género.
  • Aumentarán las denuncias falsas. Son tantas las ventajas económicas que se le ofrecen a la mujer que denuncie malos tratos y tan opacos los filtros judiciales para demostrarlo, que esas medidas pueden alentar la picaresca de las denuncias falsas.

Si la mera presentación de una denuncia por malos tratos supondrá una prestación por desempleo durante 6 meses para la mujer sin saber si el varón acusado es declarado culpable o inocente, es fácil imaginar los abusos que pueden originar las nuevas medidas.

  • Provocará alarma social y misoginia. Tratar al varón de forma injusta, encarcelándolo con la sola acusación de la pareja, privándole de los hijos y aplicándole una condena social antes de ser juzgado legalmente, sólo puede generar revanchismo, alarma social y misoginia.

Y, en consecuencia, no resolverá la terrible lacra de la violencia y malos tratos contra las mujeres.

No se puede resolver con la falsa premisa de que la violencia tiene género. Como si no existieran los varones asesinados por mujeres. Y existen

No se puede resolver con la falsa premisa de que la violencia tiene género. Como si no existieran los varones asesinados o maltratados por mujeres. Y existen. Pero el Gobierno no los reconoce porque eso equivaldría a convertir la ley de Violencia de Género en papel mojado.

Por eso, se siguen falseando, año tras año, las estadísticas. De suerte que la Fiscalía e Interior ofrecen datos de féminas asesinadas pero jamás el de varones asesinados a manos de mujeres.

Como hemos contado en Actuall –uno de los escasísimos medios que revelan esta verdad- aparte de las 47 mujeres asesinadas por hombres, ha habido 9 varones asesinados por mujeres en 2017.

Por no hablar de hombres maltratados, física o psicológicamente, heridos o que sufrieron intentos de asesinato a manos de mujeres.

También te puede interesar:

Hablan victimas y expertos de la Ley de Violencia de Género: el Pacto de Estado es contra el hombre

 

Comentarios

Comentarios