Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, y la condenada por sustracción de menores, Juana Rivas /EFE
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, y la condenada por sustracción de menores, Juana Rivas /EFE

El Gobierno de Pedro Sánchez ha puesto al cónsul general de en Roma, Luis Fernández Cid, a disposición de Juana Rivas, la mujer recientemente condenada a cinco años de prisión como autora de dos delitos de sustracción de menores, después de estar en paradero desconocido con sus hijos durante un mes incumpliendo las resoluciones judiciales que le obligaban a entregarlos a su padre, el italiano Francesco Arcuri.

Según fuenets del Ministerio de Exteriores recogidas por el diario El Mundo, Fernández se habría reunido con Juana Rivas, su hermana, su abogada y los niños.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El Abogado de Arcuri asegura que en el hospital «creyeron que había sido un accidente del niño jugando, después de hablar con el hermano mayor a solas con él, sin presencia de la madre», tal y como recoge El Mundo

Rivas, que ha vuelto a denunciar a su marido por un supuesto maltrato a su hijo al descubrir un hematoma en su espalda, se encuentra de nuevo en paradero desconocido con sus hijos, al menos para el padre, quien a través de su abogado ha subrayado que «parece un poco fuerte que el cónsul sepa dónde están los niños y su padre no».

Rivas, condenada también a la pérdida de lapatria potestad dursante un periodo de seis años, se encontraba en Italia durante 15 días para activar procesos judiciales contra su marido en ese país. Duarante este tiempo, se había habilitado un régimen en el que tenía derecho a convivir con sus hijos durante siete días seguirdos siempre y cuando los menores acudieran con normalidad al colegio, condición que se quebró desde el pasado lunes, cuando Rivas interpuso la denuncia por un hematoma en la espalda de su hijo.

El Abogado de Arcuri asegura que en el hospital «creyeron que había sido un accidente del niño jugando, después de hablar con el hermano mayor a solas con él, sin presencia de la madre», tal y como recoge El Mundo.

Desde entonces, Rivas se ha vuelto a poner en situación de posible sustracción de menores. Tanto es así que la Policía italiana ha puesto en marcha un dispositivo para localizar a los menores que ha sido denunciada por su padre.

Los abogados italianos de Arcuri aseguran que «la señora Rivas vuelvbe a manipular a sushijos, causándoles un gravísimo daño y perjuicio» y los «vuelve a poner contra el padre».

Comentarios

Comentarios