La ideología de género es la dictadura del siglo XXI y casi sin que se perciba se está colando en todos los rincones de la sociedad. Más de diez comunidades ya tienen leyes de adoctrinamiento sexual siendo los ninos uno de los principales objetivos de esta ideología. El Encuentro Actuall celebrado este viernes se ha centrado en esta serie de leyes y en sus consecuencias.

La experta en educación Teresa García Noblejas ha explicado que la ideología de género ha recordado que supone la “deconstrucción de la personalidad humana haciendo creer que una cosa es el sexo y otra el género”. En su opinión, “es una construcción artificial que se está introduciendo de manera sibilina en la legislación, educación política…”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Muy impactante ha sido el testimonio de Mónica Lobo, madre una chica transexual que ha contado el sufrimiento que ha pasado y todas las dudas que se ciernen sobre esta ideología. “Yo no sé si tiene las cosas claras” y calificó todo el proceso como un “calvario”.

Desde el sector LGTBI le han asegurado, contó Mónica, que “no se cometen errores” en estos casos. Pero ella se preguntó que “si con estos chicos no se contempla la posibilidad de haberse equivocado quién les va a ayudar, quién va a estar ahí cuando necesiten ayuda. Me preocupan las altas tasas de suicidio entre transexuales”. Además, Lobo dijo que teme que personas como su hija “estén siendo utilizado para promover la ideología de género”.

Nicolás Jouve ha definido la ideología de género como una «corriente fundamentalista» y como un «movimiento cultural y social pero no biológico»

Desde un punto de vista científico ha hablado el catedrático de Genética Nicolás Jouve. “Es una corriente fundamentalista”, así ha definido la ideología de género, “una corriente de imposición de unas personas que son excepcionales desde el punto de vista estadístico y que ahora tienen un apoyo desmesurado”.

De izquierda a derecha, Teresa García Noblejas, Sergio Gómez Salvador y Mónica Lobo /Actuall
De izquierda a derecha, Teresa García Noblejas, Sergio Gómez Salvador y Mónica Lobo /Actuall

El doctor Jouve ha explicado que “ahora se oculta la realidad biológica” porque aunque alguien decida cambiarse de sexo “no puede cambiar sus cromosomas, eso no cambiará”. Ha querido dejar claro que “es una corriente ideológica sin contenido empírico, no es genético” confirmando que no existe el llamado «gen gay». “Es un movimiento cultural y social pero no biológico”.

Sobre el ámbito educativo ha hablado Sergio Gómez Salvador, abogado y miembro de Concapa Navarra. A su juicio, “hace falta una batería legal de recursos y llegar hasta donde haga falta, ser astutos y aprovechar los resquicios legales”. Además, ha denunciado que “a nivel educativo no ha habido una gran contestación”.

Ignacio Arsuaga (izquierda) y Nicolás Jouve (derecha) / Actuall
Ignacio Arsuaga (izquierda) y Nicolás Jouve (derecha) / Actuall

Como ejemplo de la implantación de la ideología de género, Gómez ha contado el caso de unos padres separados cuyo hijo de 12 años afirma ahora que es una niña. La madre ha aprovechado para acelerar el proceso “porque cree que es la niña que nunca tuvo”. Pero además, las autoridades educativas han ido al colegio concertado y sin informar a su padre han dicho que Fernando es ahora Sofia y que a partir de ahora podrá utilizar el baño de ninas. “Todo esto es anticonstitucional y esto lo ha hecho el gobierno de Navarra”.

Ignacio Arsuaga: «La ideología de género es un totalitarismo con guante de seda”

Por último, Ignacio Arsuaga, presidente de HazteOir.org, ha hecho un llamamiento para “defender nuestros derechos. No nos pueden imponer esta ideología y para ello el primer paso debe ser informar y a partir de ahí empezar con la estrategia legal, movilizaciones…”.

Arsuaga ha definido la ideología de género como “un totalitarismo con guante de seda” que “produce problemas psicológicos y que además pretenden enseñárselo a los ninos”.

Para explicar hasta qué punto se puede llegar con leyes como la aprobada por Cristina Cifuentes en Madrid, el presidente de HazteOir.org ha puesto como ejemplo el caso de un menor que diga que quiere tener otra identidad sexual. Si los padres deciden llevarle a un psicólogo, los servicios sociales podrían intervenir de oficio contra ellos. Con esta ley, “el Estado está por encima de los padres”.

Comentarios

Comentarios