El Instituto de Política Familiar (IPF) defiende que “para realizar una política integral de apoyo a la familia es necesario un cambio radical en las actuaciones de las administraciones”. Para ello se hace imprescindible en primer lugar que los partidos políticos asuman algunos postulados. “Un cambio de mentalidad política”, en definitiva, que tratan de poner de manifiesto  a pocas semanas de las elecciones generales.

Según explica Eduardo Hertfelder, presidente del IPF, “sin familia, de hecho, desaparecería la sociedad” ya que hay funciones sociales que, a su juicio, “no las puede cumplir ninguna otra institución”. Se refiere, por ejemplo, a la transmisión de la vida, la educación e integración social, la prevención de la salud personal y social o el cuidado de los abuelos y nietos.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Por eso se hace imprescindible, a su juicio, la aplicación de una política integral de familia “con medidas concretas, de carácter universal, que deben ser cuantificables y orientadas a resolver las necesidades y problemas de la familia”.

Entre las 130 medidas propuestas, destacan algunas de ellas, clasificadas en diferentes áreas.

Referido a la familia desde el punto de vista institucional, el IPF defiende la creación de un Ministerio de Familia o al menos una secretaría de Estado, así como de un Instituto para la Perspectiva de Familia. También aboga por la elaboración de un Libro Blanco sobre la Familia y otro sobre la Natalidad, en el que se analicen sus problemas y se aporten soluciones. Entre otras medidas plantea un Pacto de Estado sobre la Familia entre partidos políticos, agentes sociales e instituciones familiares. También reclama una Conferencia Sectorial de la Familia y otra de Natalidad y Población.

Bajar el IVA para la compra de viviendas

En relación a las medidas sobre ayudas fiscales y directas, el IPF apuesta por universalizarlas eliminando los límites de renta ya que en las más importantes se aplica un máximo de 11.547,96 euros brutos al año entre ambos cónyuges. Además, requiere un nuevo impulso político para favorecer la convergencia con la media europea en un plazo de cinco años.
Respecto a la promoción de una cultura de familia, se recomienda la realización de campañas de sensibilización social sobre la importancia del matrimonio y la familia y la conciliación de la vida laboral y familiar, así como la realización de estudios sociológicos sobre familias.

Pide promocionar los horarios flexibles, el teletrabajo y los horarios racionales en las empresas

El informe también apuesta por abordar el problema del acceso a la vivienda como grave impedimento para la formación de nuevas familias. Para ello, propone el restablecimiento de deducciones fiscales por compra de la primera vivienda, reducciones del IVA, en especial para las familias numerosas por la compra de inmuebles, así como la revisión de los baremos de adjudicación de viviendas de titularidad pública.

Reducción de un 50% en productos básicos infantiles

El capítulo dedicado al derecho a la libertad para tener hijos es uno de los más extensos de la propuesta del Instituto de Política Familiar. Se recogen en él medidas de ayuda a la natalidad, al cuidado de los hijos y a la mujer embarazada, como la reducción de un 50% en los productos básicos infantiles, la inclusión expresa del aborto como violencia contra la mujer o la derogación de la actual ley del aborto. También sostiene la necesidad de una mayor promoción de la adopción nacional e internacional y la protección de los embriones usados en reproducción asistida y en investigación biomédica.

En el ámbito de la conciliación de la vida laboral y familiar, el IPF anima a los partidos políticos a recoger medidas como promocionar los horarios flexibles, el teletrabajo y los horarios racionales en las empresas así como aumentar el permiso remunerado de maternidad a las 20 semanas y el de paternidad hasta las seis.

Entre las propuestas se encuentra la supresión del divorcio exprés

El derecho a la estabilidad conyugal es otra de las áreas que aborda el IPF con profusión, pues cada hora se producen 12 rupturas en España. Entre sus propuestas se encuentra la supresión de la Ley del “divorcio exprés”,el desarrollo de una norma de prevención y mediación familiar y la creación y promoción de los Centros de Orientación Familiar.

Exige una «tributación familiar»

Las medidas referidas al derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos ponen especial énfasis en la necesidad de un pacto de Estado sobre educación, que se cumpla el principio de neutralidad en los centros escolares públicos y la implantación del cheque guardería y el cheque escolar.

En relación a la fiscalidad, el IPF apuesta, entre otras medidas, por una reducción máxima de 1.000 euros al año sobre lo gastado en bienes y servicios básicos de consumo por hijo a cargo menor de 18 años. Además, reclama que se adopte el concepto de “tributación familiar”. Con ella, se divide la renta total de la familia por dos y se aplicaría el tipo impositivo al valor resultante.

Por último, las medidas del IPF reclaman un mayor protagonismo de las familias y las asociaciones familiares en los órganos de la administración, dar a los padres representantes de asociaciones derechos laborales o establecer una línea presupuestaria específica a las ONG familiares.

Comentarios

Comentarios