Imagen referencial sobre el papel de la justicia en los procesos de ruptura famiilar
Imagen referencial sobre el papel de la justicia en los procesos de ruptura famiilar

España pierde población, estando ya en pleno suicidio demográfico, y sigue sin invertir en políticas de ayuda a la natalidad. España dedica apenas el 0,5% de su PIB en prestaciones directas por hijos. Así lo muestra el último informe de la evolución de la familia en España elaborado por el IPF. “España está en un múltiple suspenso con respecto a la familia”, ha señalado Eduardo Hertfelder, presidente del Instituto de Política Familiar (IPF).

“El déficit de natalidad existente, el suicidio demográfico a la que tiene la población española, la casi inexistente conciliación de la vida familiar y laboral, la falta estabilidad conyugal y las pocas ayudas a la familia que la sitúan a la cola de Europa, hace que el panorama de la familia en España sea desolador. Es por ello que el Día Internacional de la Familia no debe ser motivo de celebraciones sino de concienciación de la problemática de la familia en España. La política familiar en España no pasa hoy de unas cuantas declaraciones y de unas pocas y limitadas ayudas, que muchas veces son más bien sólo ayudas sociales a situaciones de pobreza” prosigue Hertfelder.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“A pesar de la catastrófica situación demográfica y de natalidad, a pesar de que las españolas no pueden tener los hijos que quisieran (según el CIS querrían tener más de 2 hijos y sólo tienen 1,31), a pesar de que la Unión Europea ha instado a los distintos Estados miembros a que desarrollen políticas de cara a lograr un apoyo a la maternidad, la demografía, la perspectiva de familia, etc. Las distintas administraciones españolas han ignorado estas directrices. Lo más grave, como hemos visto en la última campaña electoral, es que los partidos políticos no se plantean estos problemas, ni consecuentemente medidas que permitan atajarlos, a pesar de amenazar gravemente a nuestra sociedad”, alerta Hertfelder.

“Es urgente impulsar el desarrollo de políticas públicas con “Perspectiva de Familia” e implantar una verdadera y eficaz política integral de Familia de carácter universal”

Y añade además que “las prestaciones por nacimiento no son de carácter universal, al contrario que ocurre en la mayoría de los países de la UE, y están limitadas a una renta tan baja que es inferior al nuevo SMI”. Por ello, en palabras del presidente de IPF, “la población española envejece a pasos agigantados, la pirámide poblacional está invertida y, sin embargo, nuestro país no invierte decididamente en ayudas a la natalidad, lo que supone que cada año nazcan menos niños”.

La conciliación de la vida laboral y familiar es otro punto débil. Las familias querrían tener más niños, pero sin verdaderas ayudas a la maternidad ni políticas de conciliación que permitan más tiempo con los hijos y que no sean discriminadas las madres en el trabajo, será difícil avanzar. “Ante esta situación, concluye Hertfelder, es necesario que el nuevo gobierno tome medidas cuanto antes, de cara a ayudar a las familias españolas en su labor, a tener los hijos que quieren, trabajando contra los impedimentos existentes. Es, pues, urgente impulsar el desarrollo de políticas públicas con “Perspectiva de Familia” e implantar una verdadera y eficaz política integral de Familia de carácter universal que resuelvan los problemas y necesidades de las familias”.

Datos relevantes del informe

Sobre la natalidad el informe llega a las siguientes conclusiones. España están en situación de natalidad crítica: cada vez nacen menos niños, sólo 1.077 al día, además es el quinto país del mundo con peor índice de fecundidad (1,31). Necesita, al menos, 240.000 nacimientos más anuales, para asegurar el nivel de reemplazo general. Las españolas, junto con las irlandesas, las mujeres de la UE28 que tienen su primer hijo más tarde: más de 32 años de media. En nuestro país nacen anualmente más de 183.000 niños fuera del matrimonio (46,7%). Y el aborto está frenando la natalidad. De hecho, sin el aborto, el índice de fecundidad sería de 1,7.

Sobre la población afirma que mueren más personas de las que nacen en España (-93.357 en 2017). Existe una consolidación de la inmigración en España: 9,8% de la población. España se ha convertido en una nación vieja. Ya hay 2 millones más de personas mayores que de niños y se está produciendo la inversión de la pirámide poblacional. De hecho, en el 2050 la pirámide poblacional se habrá invertido: El 32,1% tendrá más de 65 años, por lo que el envejecimiento poblacional está provocando un suicidio demográfico con graves consecuencias.

En el caso de la nupcialidad, asegura que se ha dado un descenso vertiginoso de los matrimonios en España, un 36% menos que en 1975. La tasa de nupcialidad española se ha desplomado: 3,68. Hay 97.721 matrimonios menos que en 1975. Las parejas de hecho se han triplicado desde 2011 y los españoles se casan cada vez más tarde: a los 36,4 años de media.Los matrimonios religiosos están desapareciendo: Casi 3 de cada 4 matrimonios (73,7%) lo hacen exclusivamente por lo civil.

Por lo que respecta a la ruptura familiar dice que ha habido un aumento, de hecho asegura que se rompe un matrimonio cada 5 minutos en España. El número de divorcios se han duplicado en los últimos 13 años. Y estos divorcios afectan anualmente a 90.000 hijos (89.700 hijos en el 2017). 1 de cada 3 matrimonios que se divorcia no dura ni 10 años de matrimonio. En España se producen 3 rupturas por cada 5 nuevos matrimonios. Por lo que se deduce que “la ruptura familiar se ha disparado convirtiéndose en uno de los principales problemas de las familias españolas, y en el que cada día se producen 280 rupturas, afectando a 245 hijos”.

Evolución de la política familiar 

La familia está ignorada por las administraciones, cuenta con organismos de cuarto nivel como la Subdirección General de Familias, además no dispone ni de leyes ni de planes de apoyo a la familia.

España está en el furgón de cola de los países de la UE28 que menos ayuda destina a Prestaciones sociales a la Familia. España dedica sólo el 1,31% del PIB, frente al 2,4% de la UE28. Las prestaciones por hijo a cargo son de cuantías muy escasas (24€/mes), limitada a ingresos (12.313 €/año) y han permanecido congeladas desde hace 19 años.

En cuanto a las prestaciones sociales, la baja maternal en nuestro país está alejada de Europa: sólo tenemos 16 semanas. Además muy pocas personas se acogen a la excedencia: tan solo 3 de cada 1.000. Ya se disfrutan más prestaciones de paternidad que de maternidad.

La actual ley del IRPF (Ley 26/2014) mantiene y consolida una serie de características muy negativas: es individualista, discrimina injustamente a las familias entre sí y frente a los individuos, especialmente cuando hay hijos y rentas medias.

Comentarios

Comentarios