El autobús de HazteOir, inmovilizado.
El autobús de HazteOir, inmovilizado.

El titular del juzgado de instrucción nº 42 de Madrid no aprecia “delito de odio” en los mensajes del autobús de HazteOir.org que señala que “los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen”.

No se infiere racionalmente que se esté públicamente fomentando, promoviendo o incitando directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo por razón de la orientación o identidad sexual de sus componentes, no siendo dicha conducta subsumible en el tipo previsto en el apartado 1.a) del artículo 510 del Código Penal”, señala el auto del juez

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El juez Juan José Escalonilla también refleja en un auto que ha comunicado esta mañana que de los mensajes refelejados en el autobús “no cabe indiciariamente considerar que suponga una humillación respecto de las personas que tengan otra orientación sexual”.

El juez no aprecia odio humillación ni denigración en el autobús de HO, sólo que podría existir “menosprecio”

El magistrado sostiene esta consideración sobre la base de que “dicha afirmación [los ninos tienen pene…] no constituye un acto de denigración pública de las mismas”.

Sin embargo, el magistrado sí entiende que podría existir “menosprecio” de determinadas personas al “no reconocerles su orientación sexual”, por lo que acuerda la “prohibición de la de la circulación, con su consiguiente inmovilización (…) en tanto en cuanto no retire de dicho autobús el mensaje expuesto”.

Contra la resolución caben recursos de reforma y apelación en los plazos legales establecidos.

También te puede interesar:

Amenazas de muerte a HazteOir.org: “Ojalá que os tiren cócteles molotov y os queméis todos”

 

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".