El diario ABC distribuye #ElLibroQueNoqQuierenQueLeas/Fuente: Twitter Íñigo Errejon

El libro ‘¿Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio? Las leyes de adoctrinamiento sexual‘ “no contiene frases ultrajantes u ofensivas” y su contenido “no traspasa el límiet del derecho a la libertad de expresión“, de tal forma que “los hechos denunciados no son constittutivos de infracción penal“.

Así de contundente se pronuncia la Fiscalía y, en la misma línea, el Juzgado de Instrucción número 46 de Madrid ha archivado la denuncia interpuesta por la Confederación de Colegas de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales que entendió que el libro consituía un delito de odio agravado correspondiente a los artículos 510 y 22 del Código Penal.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En concreto, el juzgado argumenta que “de lo actuado no parece debidamente justificada la perpetración del delito que ha dado lugar a la formación de la causa entendiéndose que los hechos denunciados (…) no son constitutivos del delito contemplado en el artículo 510 de Código Penal”.

“De las ideas u opiniones vertidas por la Asociación denunciada no se desprende frases u opiniones ultrajantes u ofensivas”, asevera el juez

Este artículo tipifica los delitos de odio y prevé penas de prisión de hasta 4 años, además de multas.

“De las ideas u opiniones vertidas por la Asociación denunciada no se desprende frases u opiniones ultrajantes u ofensivas”, subraya el auto de archivo, sin perjuicio de que pudiera sustanciarse una sanción administrativa según las leyes LGTBI de la Comunidad de Madrid.

Francisco Ramírez, presidente de la organización LGTBI Colegas / Youtube
Francisco Ramírez, presidente de la organización LGTBI Colegas / Youtube

Colegas compara a HazteOir.org con el Ku Klux Klan y Hitler

A juicio de Colegas, el libro de HazteOir.org que considera las leyes LGTB adoctrinamiento sexual “constituye un temerario desprecio a la verdad y una información injuriosa respecto del colectivo LGTBI de todo el Estado español”.

Y considera que la difusión del libro encartado en el diario ABC el domingo 19 de marzo, rotativo ocontra el que Colegas también había presentado denuncia, “es de por sí una difusión masiva del discurso del odio como no se ha visto igual en toda la historia de la democracia en España“.

En este sentido, la organización LGTBI madrileña compara en su denuncia el libro de HazteOir.org con “un panfleto del Ku Klux Klan defendiendo la supremacía de la raza blanca respecto a las otras” o con el libro ‘Mein Kampf’ del dictador nacionalsocialista alemán Adolf Hitler.

Colegas sostiene en la denuncia que la difusión del libro ‘¿Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio? Las leyes de adoctrinamiento sexual’ por un medio como ABC “supone un salto cualitativo en la difusión del discurso del odio“.

Segunda sentencia que señala que no hay delito de odio

En el marco de la campaña de HazteOir.org emprendida para denunciar las leyes de adoctrinamiento sexual a través de las leyes LGTBI, que inluye la puesta en marcha de su autobús, ya se había producido un archivo al no apreciar delitos de odio.

A principios de marzo, con anterioridad a la denuncia presentada por Colegas, el Juzgado de Instrucción nº 42 de Madrid no advirtió delito de odio en el lema inicial de la campaña del autobús de HazteOir.org que decía: “Los niños tiene pene. Lasniñas tiene vulva. Que no te engañen”.

En concreto, el auto explicaba que “no se infiere racionalmente que se esté públicamente fomentando, promoviendo o incitando directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo por razón de la orientación o identidad sexual de sus componentes, no siendo dicha conducta subsumible en el tipo previsto en el apartado 1.a) del artículo 510 del Código Penal”.

Pese a ello, el Ayuntamiento de Madrid mantuvo el secuestro del autobús.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".