Imagen referencial /Pixabay
Imagen referencial /Pixabay

El matrimonio (compuesto por un hombre y una mujer y por tanto en principio fértil por naturaleza) será menos beneficiado que una pareja de mujeres lesbianas (biológicamente infértil por sí misma) en la deducción por maternidad de la declaración del Impuesto sobre Renta de las Personas Físicas (IRPF) que un matrimonio.

Así se entiende después de que la Dirección General de Tributos haya respondido a una pareja de mujeres lesbiana que ambas tienen derecho a prorraterar la deducción por maternidad prevista en el artículo 81 que regula este impuesto, con independencia de la realidad biológica de la maternidad.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

La Asociación Madrileña de Familias Numerosas ha elevado en consecuencia otra consulta en la que se cuestiona el hecho de que se desligue la deducción por maternidad del hecho biológico de ser madre en el caso de la mujer no madre que forma parte de una pareja de lesbianas.

Esta asociación también denuncia que a este beneficio fiscal va anudada «la deducción por gasto de guardería hasta los tres años del menor o que este finalice el primer ciclo de Educación Infantil», por lo que el agravio comparativo es aún mayor.

Las familias numerosas critican que la razón de ser de la deducción era apoyar a las madres que son trabajadoras por cuenta ajena, parea que la maternidad (biológica, por adopnción o acogimiento) no suponga un freno en sus carreras profesionales.

La Asociación de Familias Numerosas de Madrid también denuncia que, en un momento en que los poderes públicos en España no reconoce la diferenciación sexual biológica como algo natural e inamovible, la decisión no sólo perjudica al matrimonio naturalmente constituido por hombre y mujer, sino también a los hombres que forman pareja.

En este sentido, recuerda que, por ejemplo, la Ley de Identidad y expresión de Género de Igualdad Social y No discriminación de Aragón sostiene que «la definición sexo género de una persona va mucho más allá de la apreciación visual de sus órganos externos, siendo un concepto o realidad psicosocial, otorgando a la persona en virtud de su voluntad soberana su libre determinación de género como derecho fundamental, como parte de su derecho al libre desarrollo de su personalidad» (sic).

Así las cosas, la asociación expone que un varón podría declararse mujer a los efectos de activar esta deducción, sin que la Administración pudiera oponerse, de mantenerse este criterio.

Comentarios

Comentarios