Ilustraciones de Fefeto expuestas de forma permanente por el Museo valenciano del Juguete.
Ilustraciones de Fefeto expuestas de forma permanente por el Museo valenciano del Juguete.

El Museo Valenciano del Juguete ha decidido incorporar a su exposición permanente una serie de ilustraciones realizadas por el alicantino Fernando Fernández Torres, conocido como ‘Fefeto’ bajo el título Queer Toys.

La muestra nació a raíz de la negativa del Ayuntamiento de Ibi de colocar la bandera multicolor del lobby LGTBI en el balcón del consistorio el pasado año y fue presentada a un certamen anual que convoca el propio museo, que recibe una media de más de 20.000 visitas al año.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

En las ilustraciones, que a partir de ahora estarán a la vista de todos los menores que se acerquen hasta la localidad alicantina con el ánimo de conocer más sobre la historia del juguete y la potente industria juguetera española, se presenta a diversos muñecos como activistas de la ideología de género.

Así, se muestra un dibujo que representa a un clásico Click ataviado con una sudadera encapuchada con los colores de la bandera multicolor representativa del lobby LGTBI o una muñeca que recuerda a la mítica Nancy pintada como una adulta, también multicolor, y de cuyo cuello pende un emblema de la bandera que identifica a los transexuales.

Otra de las ilustraciones muestra a una niña que viste una camiseta que apenas cubre el torso, remangada en los hombros, con la leyenda «guerrilla girls» y la imagen de la cara de un gorila, en alusión a un grupo feminista nacido en los Estados Unidos en la década de los 80 del siglo pasado y que se define por tener a la ideología feminista como motor de sus actividades.

Cabe recordar que la revista especializada Archives of Sexual Behaviour (Archivos de Comportamiento Sexual) ha publicado recientemente un estudio titulado ¿Cómo son de grandes las diferencias sexuales en la preferencia de juguetes? Una revisión sistemática y un metanálisis de las investigaciones sobre preferiencias en juguetes.

El estudio revisó 3.500 fuenets científicas y analizó en profundidad al menos 75. Un trabajo tras el que el estudio subraya que «el resultado del meta análisis sugiere que niñas y niños muestran diferencias relacionadas con el sexo [en la elección de los juguetes] de magnitud similar». Dicho de otra manera, que niños y niñas se siente identificados con sus juguetes favoritos en parecida proporción, lo que revela una consistencia natural, muy alejada del planteamiento ideológico -no científico- de las ilustraciones de Fefeto que ahora asume como propias el Museo Valenciano del Juguete

Obsesión con la Iglesia católica

Fefeto es autor de un tebeo titulado ‘Anselmo’ en el que se presenta al protomártir de la Iglesia Católica, san Sebastián, como parte de una selección de supuestos «iconos gays de la historia» que prologan la historia que se justifica de la siguiente manera:

Aunque Jesucristo también tenía un ‘puntito’, los gays somos más de San Sebastián. Quizá sea por las flechas que penetran en su cuerpo, por estar atado a un tronco con forma fálica o por retorcer su joven y atlético rostro entre el dolor y el éxtasis. Imprescindible en cualquier ‘altar mariquita’. 

La obsesión con los asuntos religiosos de Fefeto no queda ahí. Al menos en este tebeo. El primer capítulo se desarrolla por entero en un templo católico y en él que se mezcla una suerte de ‘confesión’ sacramental con un presbítero, con ilustraciones de una supuesta Virgen María desnuda con los rasgos de la cantante Madonna.

A lo largo del tebeo se mezclan canciones y personajes del mundo musical con distopías en las que el protagonista se presenta como un bebé al que su madre le intentó abortar; su madre, soltera, en realidad es lesbiana; Anselmo conoce los ambientes más sórdidos del mundo LGTBI incluidos los encuentros sexuales con compañeros de instituto o en parques públicos con desconocidos de avanzada edad.

Algunas de las páginas de esta historia gráfica están copadas por ilustraciones pornográficas.

Finalmente, Anselmo es objeto de una simulación de exorcismo a cargo del sacerdote que confiesa que entró en el seminario debido a su atracción sexual hacia otros hombres y termina por presentarse a Eurovisión con una canción titulada ‘Libérate otra vez’ en una actuación en la que «se desnudó en el escenario frotándose un crucifijo contra el pene», afirma.

Comentarios

Comentarios