Cartel de la 'Cabalgata de Reinas' prevista en el distrito de Vallecas de Madrid en 2018.
Cartel de la 'Cabalgata de Reinas' prevista en el distrito de Vallecas de Madrid en 2018.

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid, presidido por Manuela Carmena, vuelve a fomentar la polémica con motivo de laorganización de las cabalgatas correspondientes a la fiesta cristiana de la Epifanía y los Reyes Magos.

En 2018 ha sido la cabalgata del distrito de Vallecas la que ha despertado una mayor polvareda, debido a que se ha transformado en una suerte de sucursal invernal de la manifestación del día del llamado Orgullo LGTBI que tiene lugar en verano.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Así, las tres figuras principales no serán los tradicionales Melchor, Gaspar y Baltasar, sino un trío que pretende representar al mundo drag queen, al Hip Hop y al cabaret bajo el lema “Tod@s somos las reinas de nuestras vidas”.

En dicha carroza, además, participará una pareja de lesbianas con dos niños mellizos.

Connivencia del equipo municipal

Según reconoce Marimar Vázquez, portavoz de la agrupación LGTBI ‘Orgullo Vallekano’, la idea inicial de los organizadores de la carroza LGTBI en la cabalgata partió de esta asociación y estaba pensada como evento paralelo al desfile tradicional del día 5 de enero.

Sin  embargo, fue el equipo de Gobierno en la capital quien decidió incorporar la iniciativa. “Pensábamos hacer una cabalgata paralela pero cuando lo propusimos en la Junta municipal nos dijeron que nos uniéramos a la principal y que qué cosas necesitábamos”, señala Vázquez al diario El Mundo.

Todas las polémicas navideñas de Carmena

Las polémicas en torno a la organización de las cabalgatas de los Reyes Magos no han sido pocas, pero se han intensificado desde la llegada de Manuela Carmena a la alcaldía de Madrid, gracias al apoyo del Partido Socialista Obrero Español al conglomerado neocomunista que se presentó bajo el nombre de Ahora Madrid.

Ya se empezaron a producir las primeras críticas cuando bajo el mandato de Alberto Ruiz Gallardón (PP) algunos elementos de la cabalgata empezaron a distanciarse de la tradición que da origen a esta fiesta.

Desde la llegada de Manuela Carmena al gobierno de la ciudad en julio de 2015 no se han dejado de suceder las polémicas en las ocasiones en las que se ha celebrado la Navidad bajo su mandato.

De todas ellas ha dado cuenta Actuall en sus dos años de vida:

En 2016, las cabalgatas de los distritos de Puente de Vallecas y San Blas-Canillejas, cambiaron cada una a un rey mago varón por una versión feminizada. Además, se vetó la presencia de los alumnos del Colegio Arenales en la cabalgata del barrio de Carabanchel debido a que su modelo pedagógico es el de la educación diferenciada.

Este colegio fue objeto de ataques por parte de grupos feministas que quisieron hacerse notar a raíz de la polémica, que tuvo suficiente eco como para que finalemnte la alcaldesa rectificara su decisión censora.

La cabalgata principal de la ciudad no fue menos polémica. La estética desarrollada fue altamente criticada por distorsionar la imagen icónica de los Reyes Magos, construida a lo largo de los siglos.

Los Reyes Magos junto a Manuela Carmena durante la cabalgata de 2016/EFE.
Los Reyes Magos junto a Manuela Carmena durante la cabalgata de 2016/EFE.

La distorsión icónica no ha sido meramente epidérmica, sino que ha ido más allá. Tal y como reconoció uno de los artistas contratados para la cabalgata de 2017 días antes, “la cabalgata de este año estará llena de artistas experimentales y del mundillo alternativo, todos los putos outsiders nos encargaremos de que usted pase una fiesta de los reyes magos inolvidable y fantástica”.

David Fernández, que así se llama, no dudó en hacer explícito su rechazo visceral a la fiesta de la Epifanía a las figuras de los Reyes Magos, pero no le importó cobrar del erario público y participar, precisamente para pervertir su sentido:

Aborrecemos a los reyes magos y lo que representan, nunca pondríamos nuestras herramientas al servicio de un evento casposo como este, pero nuestra sociedad está cambiando y hay determinados huecos y tareas que requieren de nuestras habilidades, y si hay que apechugar, se apechuga”.

Al hilo de la polémica, la alcaldesa Manuela Carmena se mostró encantada con el resultado de lo que a su juicio fue un intento por mezclar la “dos naturalezas” de las fiestas -laica y cristiana-.

Pero las polémicas navideñas no se han circunscrito a las cabalgatas. El tradicional belén del Ayuntamiento, instalado en el Palacio de Cibeles, se redujo a la mínima expresión. Así, se pasó de un espacio de 200 metros cuadrados y 200 piezas a menos de tres metros cuadrados y 30 piezas en 2015.

Además, se suprimió la representación del misterio del belén que se instalaba en la Puerta de Alcalá y se colocaron unas flores. Este gesto fue contestado por los madrileños de forma contundente e imaginativa.

Unas personas colocaron unas figuras representando a María, José y el Niño y la voz se extendió de tal forma que al final fueron centenares los belenes que fueron colocados en el céntrico lugar.

Especialmente emotiva fue la concentración espontánea que se produjo en la tarde del día 24 de diciembre, horas antes de la Nochebuena.

HazteOir.org ha puesto en marcha una campaña dirigida a la alcaldesa de Madrid en la que se reclama que se retire la carreza LGTBI de la cabalgata del distrito de Vallecas.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".