Poligamia
La poligamia, un problema que Europa no se ha atrevido a afrontar / AMB

La poligamia, el derecho de un hombre a casarse con más de una mujer, vuelve a estar en boga en Suecia. El país escandinavo es uno de los pocos no musulmán que aceptar en parte esta practica al validar aquellos matrimonios polígamos que lleguen así al país.

La chispa esta vez ha prendido debido a que un refugiado sirio con papeles, sus tres esposas y sus 16 hijos han recibido tres casas por valor de 1,8 millones de euros para que cada familia (aunque legalmente son una sola) pueda vivir en su propio espacio.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El municipio donde se encuentran las casas, Nacka, se ha defendido alegando que ellos tan solo cumplen la ley, que los inquilinos tienen que pagar un alquiler y que no pueden estar más de dos años, periodo tras el cual deben marcharse a su propia vivienda.

Pero en Suecia, con una grave crisis inmobiliaria, la polémica no ha sentado bien por el número de personas, y por tanto casas, que ha recibido esta familia.

Cabe recordar que no es un caso único, ya que hay alrededor de 300 matrimonios polígamos registrados en este país.

Es por ello que en los medios de comunicación es normal ver debates al respecto sobre si Suecia, el paraíso del multiculturalismo, debería adoptar de una vez la poligamia o rechazarla del todo.

Voces a favor de la poligamia 

Según la experta en islam y maestra de preescolar Suad Muhamed, Suecia debería aspirar a una aceptación total de la poligamia. «Todos los musulmanes que creen en el Corán y en camino del Profeta saben que un hombre puede casarse con varias mujeres«, aseguró la joven, de 32 años, según recoge Sputnik International.

Muhamed creció en una familia polígama en Etiopía, pero disfruta de una relación monógama en Suecia. Reconoce que recuerda a su madre celosa por compartir a su marido, pero que su madre sostuvo que la aceptación de la poligamia era necesaria para una musulmana practicante.

En cuanto a la contradicción de que sea solo el hombre el que pueda tener varias esposas y no también al revés, Muhamed dejó un enigmático mensaje: «La forma común y natural es que la mujer solo quiera un hombre. Si una mujer quiere a más, entonces se le llama algo diferente, un título que nadie quiere tener».

«Un matrimonio polígamo puede vivir una vida mucho más interesante de lo que hacen muchas parejas suecas», afirma la feminista Lundegard

Por su parte, la artista y escritora feminista sueca, Ulla Lundegard, es otra de las defensoras del matrimonio múltiple y así lo defendió en el periódico Expressen. En un artículo de opinión afirmó que no podía entender la indignación pública con las personas que viven el matrimonio de esta manera.

Colombia legaliza el matrimonio de tres hombres.

Para Lundegard, la poligamia tiene sus beneficios en comparación con un matrimonio tradicional. «Incluso puede ser que vivan una vida mucho más interesante de lo que hacen muchas parejas suecas después de treinta años«, escribió la artista.

Catia Hultquist llegó a decir que el matrimonio heterosexual es «una invención patriarcal»

Así instó a sus compatriotas suecos a no permitir que «prejuicios y normas establecidas vinculadas con la tradición» obstaculicen la percepción del matrimonio plural.

Otra de las que apoya la poligamia en Suecia -curiosamente son todo mujeres-, es la columnista Catia Hultquist del diario sueco Dagens Nyheter, quien llegó a decir que el matrimonio heterosexual es «una invención patriarcal», «independientemente del número de esposas».

No son tantas las voces de mujeres que se alzan en contra, pero las hay. Por ejemplo la de Faisa Maxamed, del Partido de Izquierda. Maxamed pide al resto de mujeres suecas que se opongan a esta practica porque «es discriminatoria», justo lo contrario de lo que profesa el país.

También te puede interesar

Un líder musulmán: «Si el matrimonio gay es un derecho, también lo es la poligamia»

Comentarios

Comentarios