El ex banquero holandés Ronald Bernard ha concedido una entrevista en la que aborda su relación con las élites financieras cuando era un abogado de éxito.

Una relación que fue creciendo hasta que fue invitado a un ritual en el que iban a sacrificar a un nino: “Ese fue el punto de ruptura”, reconoce entre lágrimas.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Bernard era un exitoso abogado y empresario que dirigía un pequeño número de empresas antes de entrar en el mundo de las finanzas. Poco a poco empezó a hacer contactos en este mundo que le advirtieron que si quería triunfar tendría que dejar su conciencia a un lado. 

Según lo cuenta el propio Bernard: “Estuve entrenando para convertirme en un psicópata pero al final no pude”.

En este extracto de la entrevista que concedió a Irma Schiffers, el exbanquero relata como fue introducido poco a poco en estos rituales por personas que profesaban una fe: el luciferismo.

Y cómo ellos trataban al resto de la humanidad como si fuesen ovejas, “parásitos inútiles” que están a su servicio para enriquecerse.

“He visitado estos lugares donde celebraban su ‘santa misa’ con mujeres desnudas y alcohol”

“Para decirlo con cuidado, la mayoría de las personas siguen una religión mayoritaria. Pero estas personas no. Ellos, en su mayoría, eran Luciferinos”.

“Fui a lugares llamados iglesias de Satanás. Así que he visitado estos lugares donde celebraban su ‘santa misa’ con mujeres desnudas y alcohol. Y simplemente me divertía”.

“Pero entonces fui invitado a participar en los rituales de sacrificio con nino, y ese fue el punto de ruptura”.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Madrileño, de familia numerosa. Comenzó a estudiar Historia aunque pronto se cambió a Periodismo. Se licenció por la Universidad Complutense de Madrid y desde entonces no ha parado. Ha trabajado para las agencias de información Colpisa y Europa Press, para el departamento de comunicación de LaSexta y ha logrado saborear la experiencia de trabajar en papel gracias al periódico La Razón.