Un ex gay hablando fuera del Parlamento de California.
Un ex gay hablando fuera del Parlamento de California.

El conocido como AB2943, el proyecto de ley que prohibirá las terapias de conversión, está en proceso de aprobación en el estado de California. Y en este mes, que el lobby LGTBI ya ha definido como suyo -se ha pasado de un día, a una semana, al mes del orgullo– un grupo de unos 30 ex transexuales y ex gays se ha manifestado ante el Parlamento de California para criticar el proyecto que criminalizaría si no todas, casi todas las iniciativas basadas en la fe que aconsejan a los miembros de la comunidad LGTBI.

Con la aprobación de la ley, no sólo se prohibirían las terapias de conversión, sino también la publicación de material impreso para ayudar a aquellas personas que quieren liberarse de las identidades o estilos de vida LGTBI.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

«Mientras el estado celebra a aquellos que abrazan la identidad LGBTQ+, esta ley denegará esta elección y la fluidez de cualquiera que esté buscando moverse en la dirección opuesta», han explicado los manifestantes.

Uno antiguo gay ha señalado que dentro de toda la lista de letras que contiene el LGBTI… está la Q, para aquellos que se cuestionan (questioning, en inglés), lo que muestra la hipocresía de una ley que permite que las personas se cuestionen si son gays, pero que prohíbe a los homosexuales cuestionarse su orientación sexual.

«Nosotros no queremos ver una América donde el gobierno controle cómo se identifica sexualmente la gente», ha afirmado Ken Williams, cofundador de Equipped to Love, una asociación que afirma ayudar a las personas a encontrar su genuina identidad y a sanar de la atracción por las personas del mismo sexo.

«Las mujeres en California, no el gobierno, deberíamos tener completa autoridad sobre nuestra sexualidad y nuestra expresión sexual», ha dicho Elizabeth Woning, cofundadora de Equipped to Love. «Tenemos que tener el poder de escoger el consejo y los recursos que mejor se alinean con nuestras metas personales», ha insistido.

Un de los participantes en la protesta ha sido Luis Javier Cruz, uno de los supervivientes de la masacre en el Pulse Nightclub, un bar para gays de Orlando, Florida, en el que hace dos años un hombre armado asesinó a 49 personas.

«El Gobierno no debería dictarnos cómo vivir nuestras vidas», ha explicado Cruz. «Si podemos celebrar entrar (en la vida gay), también deberíamos ser libres para celebrar nuestra salida«, ha concluido.

También te puede interesar:

Malta penaliza con hasta un año de cárcel las terapias de conversión homosexuales

Comentarios

Comentarios