Numerosas son sus necesidades. Y sus consumos de electricidad y agua. Y numerosas son las lavadoras que hay que poner y los litros de leche que hay que comprar. Pero también son numerosos los sustos, los besos y las sorpresas; los “¡me pido primer!” y los “perdooooona”; las ocasiones para pelear y para compartir.

Las familias numerosas españolas promueven con un vídeo la celebración de los 50 años de su federación, que lleva medio siglo “velando por su bienestar y el reconocimiento de su gran valor social“.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El “¡me pido primer!” más habitual en la infancia de su presidenta, Eva Holgado, solía ser por el cuarto de baño, aunque reconoce en conversación con Actuall que esa ha sido una escuela de aprendizaje fundamental: “Estamos muy acostumbrados a la austeridad, que no es la pobreza, sino la reicedumbre de que vamos a compartir, que hay lo que hay y que es para todos”. “Y no pasa nada”, añade.

Sin embargo, esta visión positiva no es óbice para que reclame justicia para las familias numerosas que aportan mucho a la sociedad: “No queremos que nos ayuden. Queremos que nos reconozcan en justicia y equidad lo que nos corresponde por lo mucho que aportamos”. 

Y no espoca la aportación, pues estas familias son grandes consumidoras, pagan muchos impuestos, contribuyen por encima de la media al relevo generacional y a combatir el invierno demográfico y a dinamizar la sociedad.

Eva Holgado: “La sociedad está montada para no tener hijos o como mucho uno o dos”

Pese a todos estos beneficios, no es fácil embarcarse en la aventura de formar una familia numerosa en nuestros días. Mucho más que hace 50 años, cuando, al menos desde un punto social, aunque con pocas ayudas oficiales, la familia numerosa estaba “más ensamblada en la sociedad”.

Entonces, la media en estas familias era de 6 u 8 hijos y se alcanzaba la categoría de honor por encima de 10. Ahora, la categoría especial se otorga con el quinto vástago y ya se está valorando adelantarlo al nacimiento del cuatro hermano.

Y aún así, tal y como denuncia Holgado, “en la actualidad una familia numerosa lo pasa peor porque el entorno no le acompaña“. Es más: “La sociedad está montada para no tener hijos o como mucho uno o dos. Cualquier cosa que se salga de ahí requiere de un compromiso y un esfuerzo por parte de la familia” por encima de la media.

Una legislación de mínimos igual para toda España

Un esfuerzo que apenas se ve reconocido en la legislación a pesar de existir una ley de protección de las familias numerosas, cuya puesta en marcha se ve limitada por la particular aplicación que cada Comunidad Autónoma realiza.

Casi todas las competencias transferidas afectan a asuntos clave para estas familias: educación, vivienda, sanidad… Y las áreas no transferidas como transporte o fomento suelen chocar con las normas municipales.

Un ejemplo de estas dificultades ha sido denunciado recientemente en la Comunidad de Madrid, donde la reducción del número de alumnos por clase está provocando la separación de colegio de hermanos de la misma famila, con las complicaciones que conlleva de horarios y desplazamientos.

Eva Holgado, presidenta de la Federación Española de Familias Numerosas.
Eva Holgado, presidenta de la Federación Española de Familias Numerosas.

Holgado reclama en este sentido “una  ley de mínimos aplicable en toda España“, mientras lidia con algunas leyes de familia que están en desarrollo legislativo en diferentes comunidades autónomas.

No en vano, esta misma semana se reune con el Gobierno de las Islas Baleares porque por el momento no ha tomado en consideración ninguna de las recomendaciones remitidas por la Federación Española de Familias Numerosas.

También te puede interesar: 

Expertos en Familia a Actuall: “En España las ayudas a la maternidad no dan ni para pañales”

 

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".