Alicia Rubio, Javier Mª. Pérez-Roldán, Salvador Sostres, Francisco Serrano e Inmaculada Ocaña.
Alicia Rubio, Javier Mª. Pérez-Roldán, Salvador Sostres, Francisco Serrano e Inmaculada Ocaña.

El 13 de septiembre, el Senado en pleno, por unanimidad, aprobó el acuerdo alcanzado en julio en el Congreso conocido como Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

El acuerdo sale de la Cámara Altra con mayor unidad de la obtenida en el Congreso, donde el Grupo de Unidos Podemos se abstuvo por entender que no era «suficiente».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Ningún otro problema social o político, ni ninguna otra cuestión de actualidad ha suscitado el acuerdo unánime del Poder Legislativo.

Actuall, consciente de que este pacto sólo amplifica los perniciosos efectos de la Ley Integral contra la Violencia de Género ha consultado a algunas de las personalidades que más han estudiado estos efectos para que analicen la cuestión.

Francisco Serrano: “Usan el maltrato a la mujer como pantalla para imponer la Ideología de Estado”

Francisco Serrano, rehabilitado por el Tribunal Constitucional/ Actuall
Francisco Serrano, rehabilitado por el Tribunal Constitucional/ Actuall

El exjuez Francisco Serrano considera que con el Pacto de Estado los partidos políticos “usan el maltrato a la mujer como pantalla para imponer la Ideología de Estado y para institucionalizar la discriminación por sexo, lo cual es una forma más de cargarse la Constitución”.

Frente a un problema real “el sufrimiento terrible de la mujer que sufre la violencia del varón” ofrecen una solución falsa. “Usan ese sufrimiento como pretexto para imponer una ideología”.

Imaculada Ocaña: «Fomenta las redes clientelares y desprotege a las víctimas»

Inmaculada Ocaña
Inmaculada Ocaña Y YouTube

La presidenta de la Asociación de Víctimas de la Ley de Violencia de Género, Inmaculada Ocaña de Valdivia, sostiene que el Pacto se suma a toda una estructura jurídica en la que «jueces y magistrados están sometidos a permanente vigilancia y control por parte del Observatorio de Violencia de Género, y, alentados por los medios, aplican órdenes de protección de forma indiscriminada«.

Ocaña apunta que «los jueces de Familia no tienen trabajo real mientras los equipos adscritos a Violencia de Género están saturados». Además, denuncia la utilización del Código Penal «como vía espúrea en los procesos matrimoniales».

A su entender, «el resultado de todo lo anterior es la detención de hombres por la simple palabra de la que fuera o es su pareja (…); más asesinatos; crecimiento de las órdenes de protección y de las denuncias; judicialización de las realidades familiares; más recursos que no van a las mujeres desprotegidas; más redes clientelares y más violencia«.

El Pacto alentará la»claúsula Juana Rivas», que aboga por amparar a las mujeres que, contra la ley, se esconden en paradero desconocido junto a sus hijos contra el derecho de los padres.

«La guinda» del pacto es que ignora y deja sin efecto «todos los Convenios Internacionales de sustracción de menores», en la que se ha dado en llamar «claúsula Juana Rivas», que aboga por amparar a las mujeres que, contra la ley, deciden esconderse en paradero desconocido junto a sus hijos contra el derecho de los padres.

A su juicio los grandes perjudicados son los hijos que vivirán en «una sociedad injusta en la que el miedo supla la convención; la norma penal, la transacción; y la cárcel, al consenso».

Julio Bronchal: “La lucha contra el maltrato a la mujer es un pretexto para destruir a la familia”

Julio Bronchal
Julio Bronchal

«Esta nueva iniciativa no va orientada a proteger ni defender a las mujeres de situaciones de maltrato” explica el psicólogo Julio Bronchal.

“El maltrato hacia la mujer no es más que el pretexto, la coartada para seguir implementando una ingeniería social, inspirada en las políticas de género, orientada a la destrucción de la familia vía la criminalización del varón, del padre y por extensión, de las relaciones familiares.

En términos prácticos estas medidas tendrán un efecto  perverso, iatrogénico (o acto médico dañino) al aumentar la conflictividad intrafamiliar en contextos de divorcio y con ello, la posibilidad de una resolución disfuncional y violenta del mismo.»

«Aunque resulte extraño o chocante, la ley parte de la premisa de considerar a la mujer como un ser incapaz de velar por sus derechos»

Javier María Pérez Roldán: «Convierte la familia en un terreno de combate donde no es posible la paz»

Javier María Pérez-Roldán, abogado especialista en Derecho de Familia /tomasmoro.info
Javier María Pérez-Roldán, abogado especialista en Derecho de Familia /tomasmoro.info

Para el abogado Javier María Pérez Roldán, especializado en Derecho de Familia, «lo peor del pacto no son las disposiciones concretas del mismo sino el trasfondo ideológico que lo inspira«.

Pérez Roldán subraya que en ese trasfondo se encuentran tres premisas de especial relevancia: «Aunque resulte extraño o chocante, la ley parte de la premisa de considerar a la mujer como un ser incapaz de velar por sus derechos«.

En segundo lugar, niega «a los menores su individualidad y dignidad propia, de forma que los convierte en mera extensión de sus madres, debiendo someter su destino a su capricho».

Y en tercer lugar, la consideración de que «el hombre, el padre, no tiene nada útil que aportar a la vida de sus hijos, y por eso es prescindible a la hora de educarlos».

«Estas tres premisas -concluye- delimitan el ámbito familiar como un terreno de combate donde no es posible la paz, y sí la guerra declarada sin cuartel».

«La pretensión última, pues, no es acabar con la violencia ejercida en el seno familiar, sino todo lo contrario: alentar todo tipo de conflictos para disolver a la familia«.

Salvador Sostres: “Una cosa es perseguir el maltrato a la mujer y otra considerar violadores a todos los hombres”

Salvador Sostres
El columnista de ABC, Salvador Sostres

El columnista de ABC condena el maltrato a la mujer: “es intolerable”, pero cree que “es un error hacer leyes que poco menos que consideran a todos los hombres violadores, por el mero hecho de serlo”.

“El partido de Rajoy es incapaz de enfrentarse ante lo políticamente correcto en el terreno ideológico».

“El Pacto de Estado de Violencia de Género es revanchismo… y forma parte de la ofensiva cultural de la izquierda que pretende imponer Estado sobre sociedad, e ideología sobre la naturaleza de las cosas. Como el marxismo ha perdido todas las batallas, pretende ganar otras, como la guerra contra Franco (lo cual es absurdo porque lleva 40 años muerto), y se embarca en cruzadas como el ecologismo o el feminismo”.

Respecto al hecho que el Pacto lo hayan firmado todos los partidos, incluído el PP: “El partido de Rajoy es incapaz de enfrentarse ante lo políticamente correcto en el terreno ideológico».

Manuel Oliete: «El Pacto abre más del caño de la fuente en forma de dinero»

Manuel Oliete, secretario de la Asociación Europea de Ciudadanos contra la Corrupción
Manuel Oliete
El jurista equipara las denuncias falsas por maltrato con las denuncias falsas por robo del DNI:
«Las falsas denuncias por robo del DNI y el falso maltrato en los procesos de ruptura matrimonial coinciden en presentar tentadoras ventajas al falso denunciante. Evitar la cola para su renovación, y  saltarse la cola trasladando el caso civil al juzgado de violencia».

«Por el camino partidos políticos, asociaciones clientelares, medios de comunicación, se apostan sedientos a recibir su porción de agua»

Y eso es lo que alienta el Pacto de Estado: «Es como llevar agua de una fuente a un aljibe, en un canasto de mimbre.  El Pacto contra la violencia abre más el caño, en forma de dinero, que no llegara al aljibe, porque en el camino partidos políticos, asociaciones clientelares, medios de comunicación, se apostan sedientos a recibir su porción de agua».
Oliete apostilla: «Mil muertos en accidentes laborales al año, unos 500 ahogados en playas públicas, 200.000 dependientes abandonados por el sistema y 60 mujeres muertas la mitad por extranjeros, que se educaron en su propio patriarcado no en el nuestro, esperan solución»

Alicia Rubio: «Va a incrementar las injusticias que la Ley de Violencia de Género produce»

Alicia Rubio
Alicia Rubio durante la presentación de su libro «Cuando nos prohibieron ser mujeres y os persiguieron por ser hombres»

Alicia Rubio, profesora y autora de Cuando nos prohibieron ser mujeres…. y os persiguieron por ser hombres sostiene que la norma es «una de las leyes más injustas e inoperantes de la historia de España» cuyos errores, con el Pacto de Estado, «lejos de paliarse, se amplían».

Entre estos errores aumentados se encuentran «la indefensión jurídica del varón, su culpabilidad genética y la asimetría en el trato legal según el sexo». Rubio denuncia que además de «invisibilizar a otras victimas de violencia, se facilita la promoción la picaresca y las denuncias falsas, se desprotege a las verdaderas maltratadas y se vulnera el derecho de los menores a disfrutar de sus dos progenitores».

Como resultado, Alicia Rubio prevé que no se van a conseguir reducir los casos de violencia sobre las mujeres, sino que «se van a incrementar todas las injusticias que la ley produce».

Eugenio Martín: «Se generalizarán aún más las denuncias falsas»

Eugenio Martín Closas
Eugenio Martín Closas

Eugenio Martín, miembro de la Asociación Europea de Ciudadanos contra la Corrupción, considera que el Pacto de Estado servirá «para que se generalicen aún más las denuncias falsas de maltrato».

Y se producirá «un mayor despilfarro de dinero para mujeres que ya accederán a todo tipo de ayudas sin denunciar». «Ahora denuncian y obtienen las ayudas, pero cuando se archiva la denuncia sin condena no devuelven las ayudas», denuncia Martín.

En su opinión, «aumentará aún más la discriminación de los menores dado que sólo se consideran víctimas a los de supuestas maltratadas, pero no se les considera víctimas cuando la maltratadora es la madre«.

El Pacto es «sesgado y peligroso», y se deja en el tintero factores de maltrato «de género» como «la altísima violencia entre parejas gais y lesbianas

El pacto es «interesado, sesgado, negligente y peligroso» porque no contempla factores de maltrato «de género» como «la altísima violencia entre parejas gais y lesbianas, el gran porcentaje de violencia intrafamiliar en parejas iberoamericanas o el dramático porcentaje de hombres que se suicida ante el atroz acoso institucional y social tras un divorcio o una denuncia falsa».
«No es baladí que, en los casos de suicidio masculino recogidos, se haya eliminado interesadamente el estado civil del fallecido para trucar las estadísticas desde las comunidades autónomas», aseguran desde la Asociación de Ciudadanos Europeos contra la Corrupción.

Carmen Sánchez: «No se puede condenar por maltrato a un hombre por poner un whatsapp a su esposa»

Carmen Sánchez, presidenta de la Asociación Despertar sin Violencia.
Carmen Sánchez

Carmen Sánchez, fundadora y presidenta de Despertar sin Violencia -que ayuda a mujeres y también a hombres maltratados- ha sufrido en sus propias carnes agresiones de sus exmaridos. Ninguna feminista radical puede darle lecciones: conoce el problema de primera mano, no de oídas, pero es sumamente crítica con la Ley de Violencia de Género porque es «ineficaz y ha generado en el varón odio, rencor e ira».

«El Pacto de Estado es un paripé que han firmado los partidos para sacar dinero y para mantener calladas a las feministas radicales»

«El Pacto de Estado -declara a Actuall- obedece a la misma filosofía y no es más que un paripé que han firmado todos los partidos para sacar dinero y para mantener calladas a las feministas radicales».

«Las 139 medidas que contienen no van a solucionar el problema: va a aumentar el maltrato a la mujer, va a aumentar el rencor del varón, van a aumentar los suicidios de hombres -dato que se silencia porque es políticamente incorrecto…» explica.

«No se puede condenar por maltrato a un hombre por poner ‘eres mala’ a su esposa o pareja en un whatsapp» afirma Carmen Sánchez. «Cualquiera puede tener un pronto, en una discusión conyugal, y una palabra más alta que otra. Y cualquiera en un momento de enfado y ofuscación insultar o reprocharle algo al otro… ¿Y sólo por eso, el varón -no la mujer- es condenado a 6 de meses de prisión y a un año de alejamiento? ¿Nos hemos vuelto locos?».

Uno de los errores de la Ley -que el Pacto de Estado no corrige- es, para Carmen, «meter en el mismo saco conducta inapropiada y malos tratos. Conducta inapropiada puede ser insultar a la mujer, lo cual está mal, pero eso no es mal trato». Y añade: «¿Es que, a partir de ahora, vamos a tener que estar midiendo las palabras milímetro a milímetro en las relaciones de hombres y mujeres?».

Te puede interesar:

https://www.actuall.com/criterio/familia/ocho-consecuencias-indeseables-e-inconstitucionales-del-pacto-de-estado-de-violencia-de-genero/

Comentarios

Comentarios