El autobús contra las leyes de género de HazteOir.org /HO
El autobús contra las leyes de género de HazteOir.org /HO

El presidente de HazteOir.org, Ignacio Arsuaga, ha anunciado que la asociación prepara nuevas acciones para influir en los resultados electorales del 28 de abril. “Las leyes de género son parte del legado ideológico de la izquierda. Vamos a trabajar para que llegue al poder un Gobierno de centro-derecha que se comprometa a derogar la ley de violencia de género y las ‘leyes LGTBI’, entre otras”.

Por otra parte, Arsuaga asegura que la plataforma que preside “no se va a callar”. Y confirma que va a iniciar actuaciones judiciales contra “aquellos cargos públicos que han incitado al odio y a la violencia contra el autobús y sus ocupantes con sus declaraciones y acciones”. Y añade: “Además, han vulnerado nuestros derechos fundamentales por motivos meramente ideológicos”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Con estas palabras el presidente de la asociación ha hecho referencia a las denuncias que HazteOir.org presentará en las próximas semanas contra la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el alcalde y la vicealcaldesa de Valencia, Joan Ribó y Sandra Gómez, y el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Fulgencio.

Arsuaga: «Ada Colau nos amenaza con una  multa de 60.000 euros que de momento no hemos recibido”

«Pese a que un juez de Barcelona rechazó inmovilizar el autobús de HazteOir.org por estar amparado por la libertad de expresión, la Generalidad de Cataluña ha abierto un expediente sancionador contra el cual hemos presentado las oportunas alegaciones. Además, Ada Colau nos amenaza con una  multa de 60.000 euros que de momento no hemos recibido”, ha afirmado Arsuaga.

Cada una de estas sanciones es un ejemplo de la intolerancia y la persecución ideológica a la que está sometida HazteOir.org por parte de los partidos de izquierda. Todavía estamos esperando que estos cargos públicos condenen la violencia de los extremistas de Barcelona y Valencia contra el vehículo y sus ocupantes”, ha insistido.

«El ‘establishment’ pretende asfixiar económicamente a nuestra asociación por su disidencia ante su ideología de género, y de paso, dar una lección al resto de asociaciones para que estén calladas. Pero este tipo de persecución no nos detendrá, además de que la Justicia, al final, nos da la razón”, ha asegurado Arsuaga.

La persecución al #HOBus

Nada más llegar a Barcelona el pasado 4 de marzo, el conductor del vehículo de la campaña #StopFeminazis de HazteOir.org recibió la notificación de una multa por vulnerar la ordenanza de medidas para fomentar y garantizar la convivencia ciudadana, con una cuantía que podría ascender a los 1.125 euros. También fue denunciado por vulnerar la ordenanza de Paisaje Urbano y regulación de la publicidad dinámica en Cataluña.

El ayuntamiento consideró que el #HOBus incumplía la normativa que prohíbe mensajes publicitarios «que atenten contra la dignidad de las personas, especialmente en aquello que hace referencia a la infancia, la juventud, la mujer y los sectores sociales más marginados».

Sin embargo, ese mismo día el Juzgado de Instrucción número 4 de Barcelona rechazó la petición de la Fiscalía de Barcelona de inmovilizar el vehículo como había solicitado la Generalidad de Cataluña. “Está claro que tendremos que acudir a los tribunales para demostrar la parcialidad de este tipo de acciones y denunciar a estos políticos por un presunto delito de prevaricación”, ha insistido.

«Posteriormente, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, dio instrucciones a la Policía Local para detener el autobús de HazteOir.org nada más entrar en la ciudad. Además, los agentes municipales inmovilizaron y secuestraron el vehículo que denuncia el feminismo supremacista y eliminaron -sin notificación alguna a la asociación- todos los mensajes que aparecían en él. Sin embargo, la intimidación, los insultos y la violencia contra los portavoces de HazteOir.org y el vandalismo que sufrió el vehículo por parte de feministas radicales en presencia de la propia Policía Local, quedó impune.

«Las declaraciones de la vicealcaldesa de Valencia, Sandra Gómez, contra HazteOir.org podrían ser también constitutivas de un delito de incitación al odio. Los políticos han alentado a las turbas y éstas han ejercido la violencia verbal y física contra las personas y el vehículo que denuncia los excesos de las feminazis”, explica Arsuaga.

«Las declaraciones de Juan Carlos Fulgencio, delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, antes de la llegada del autobús son especialmente graves y permiten comprender que, pese a que la Delegación de Gobierno fue avisada con antelación ante posibles agresiones a los miembros de nuestra asociación, la Policía Nacional no acudiera a tiempo y se permitieran las amenazas, insultos, intimidaciones y agresiones”, concluye el presidente de HazteOir.org.

Comentarios

Comentarios