Cristina Cifuentes e Ignacio Arsuaga
Cristina Cifuentes e Ignacio Arsuaga / Actuall

La Ley contra la discriminación por diversidad sexual y de género aprobada ayer en Madrid es una muestra del totalitarismo que se impone a toda la sociedad madrileña con el visto bueno de todos los partidos. Para el presidente de HazteOir.org, Ignacio Arsuaga, “la ofensiva contra la familia se extiende como una mancha de aceite y amenaza los derechos de todos”.

Con el pretexto de evitar la violencia y prevenir la discriminación, se obligará a todos los madrileños a aceptar y a adherirse a la ideología LGTB que anula la diferencia entre hombre y mujer y destruye la familia natural. “Todo acto de violencia y discriminación debe ser condenado porque se realiza contra una persona, independientemente de su condición. Pero la ley madrileña no pretende combatir la violencia sino imponer la ideología de un grupo minoritario de la sociedad”, asegura Arsuaga.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Para el presidente de HazteOir.org, la ley madrileña es muy preocupante en todos sus aspectos. “Es alarmante el capítulo educativo. El derecho de los padres a educar a sus hijos, reconocido en todos los tratados internacionales, queda totalmente anulado, al igual que la libertad de enseñanza. La ‘educación para la ideología LGBT’ será obligatoria en todos los cursos y para todos los centros. Y la impartirán las organizaciones que defienden esa ideología”, advierte Arsuaga.

HazteOir.org considera que el aspecto más peligroso de la ley madrileña es la inversión de la carga de la prueba, por la que cualquier persona puede ser acusada de homofobia y tiene que demostrar, con pruebas, que no lo es.

“Los ciudadanos debemos rebelarnos contra esta ley injusta y frenar la supresión de nuestras derechos, de los de nuestros hijos y los de toda la sociedad”, concluye el presidente de HazteOir.org.

Comentarios

Comentarios