Alexya Salvador' se presenta como la primera pastora transgénero brasileña
Alexya Salvador' se presenta como la primera pastora transgénero brasileña

“Jesucristo fue el primer hombre trans”, afirma Alexya Salvador, quien dice ser “la primera pastora transgénero de América Latina”.

“Te explico. Nosotros aprendemos desde el Génesis que existe la Santa Trinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Dios, por tanto, mandó a su Hijo para la tierra. Jesús, el Hijo, tenía el género divino ¿correcto? Entonces, cuando descendió para la tierra pasó a tener el género humano”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Y concluye: “Entonces, ¿si Jesús puede ‘transicionarse’, por qué yo no podría?”

La polémica afirmación es una entre muchas que pueden extraerse de sus declaraciones en la entrevista publicada el pasado 29 de junio por la edición brasileña de la revista digital Vice.

Este hombre que se presenta como “mujer trans” es miembro de la “Iglesia de la Comunidad Metropolitana” (ICM), posee allí el título de “diaconisa” y se prepara para en breve ser “ordenado reverendo”.

La Iglesia de la Comunidad Metropolitana fue fundada en 1968, en la ciudad de Los Ángeles, por Troy Perry, homosexual y activista

Es uno de los principales “pastores” de esta comunidad en la ciudad de São Paulo, donde cuentan con decenas de fieles, la mayoría homosexuales.

La Iglesia de la Comunidad Metropolitana fue fundada en 1968, en la ciudad de Los Ángeles, por Troy Perry, homosexual y activista. Desde el inicio este grupo religioso se presentó como “evangélico liberal” y orientado a la comunidad LGBT.

“En la ICM nos atrevemos a decir que Dios es mujer. Porque esa parte masculina de Dios es muy fea. Nosotros creemos que Dios es Madre, es amor”, dice.

En un video de 11 minutos y 22 segundos divulgado recientemente en las redes sociales con motivo de “celebrar” el día de la visibilidad “trans”, el 21 de marzo, “Alexia Salvador” aprofunda y radicaliza esta perspectiva.

Alto, moreno, de cabello negro, largo y liso, pintado como mujer y con ropa negra y clergyman, indica que “la sexualidade es un don divino que no puede ser visto como una maldición independientemente de la forma en que se manifieste”.

Subraya que la homosexualidad, la bisexualidad, la heterosexualidad, la ‘transgéneridad’ y “todas las formas de expresión de la sexualidad son dones que Dios concede a sus hijos e hijas”.

“Dios no tiene género, puede ser hombre o una mujer, o no ser nada. Dios puede ser travestí, transgénero, puede ser una drag-queen o un crossdresser, Dios puede ser gay o lesbiana. Una diosa”

Según él en el Antiguo Testamento se nos presenta a un “Dios hombre, macho, que está sentado en el Trono castigando a quien no cumple sus designios, un ‘dios homérico’ que hace que las cosas acontezcan”.

Pero “luego viene Jesucristo y en el Nuevo Testamento vamos a ver que Dios es amor, aquel Dios que en el Antiguo Testamento es sólo hombre, va abrirse, va a permitirse conocer a través de Jesucristo”.

Dios puede ser una diosa

La “pastora” asegura que “Dios no tiene género, puede ser hombre o una mujer, o no ser nada. Dios puede ser travestí, transgénero, puede ser una drag-queen o un crossdresser, Dios puede ser gay o lesbiana. Una diosa”.

“Yo estoy segura que Dios es transgénero”, afirma.

Utilizando algunos párrafos bíblicos expone que la frase “Yo Soy”, dicha por Dios a Moisés para revelarse, hace eco hoy y siempre en todos sus hijos. “Yo como pastora transgénero me reconozco en esas palabras”.

“En diversos momentos del Evangelio Jesus dice: ‘quien me ve a mi, ve a mi Padre, mi Padre y yo somos una sola cosa’, por eso, también yo y Dios somos uno, si yo soy una mujer transgénero Dios es también transgénero”, asegura.

El hombre transgénero conocido como Alexya Salvador se pinta los labios en su iglesia.
El hombre transgénero conocido como Alexya Salvador se pinta los labios en su iglesia.

Pasó por un seminario católico

Según “Alexya Salvador” su voz es una voz profética que defiende “la causa trans” que es la “causa de la diversidad sexual”.

En esa autoafirmación, como voz “profética”, tiene un sabor a teología de la liberación que él mismo confirma: fue seminarista católico.

Abandonó el seminario porque no deseaba “causar escándalo entre los fieles una vez ordenado”.

Realizó el curso de filosofía en la Pontificia Universidad Católica de Campinas donde conoció a fondo la “teología de la liberación” y fue gracias a ella que consiguió “libertarse”.

Se encontró con la “verdad” de que Jesús no había fundado en realidad ninguna Iglesia sino una comunidad de creyentes. Abandonó la Iglesia Católica y después de un largo caminar encontró la ICM.

“Soy fruto de la teología de la liberación” afirma categórico.

“Tenemos una función esencial por el pobre y el marginalizado, el pueblo indígena, negro, por las mujeres, por todos aquellos que son minorías”. Advierte que ese es “el foco de la militancia”.

Y añade que si el “socialismo no anda de manos dadas con el cristianismo, quedaría con mucho a deber”.

“Alexya” está “casada” con Roberto Salvador Junior, homosexual. Se unieron cuando “Alexya” aún no se presentaba como “mujer trans”.

El sistema legal brasileño les permitió recientemente que adoptaran a dos niños: Gabriel, de 11, y Ana Maria, de 9. Gabriel tiene necesidades especiales y “Ana Maria” en realidad es un niño que padece disforía de género, pero es tratado por ellos como “mujer trans”.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Es periodista y corresponsal de Actuall. Formado en ciencias de la comunicación. Actualmente reside en Brasil con su esposa e hijos.