José Riqueni Barrios (Sevilla, 1959) es definido en diferentes foros como escritor, conferenciante, articulista, maestro de primaria o cazador. Tal vez estas dos ocupaciones son las que le han servido para rastrear y dar caza a una ingente documentación sobre la que ha basado su última obra ‘La industria de género al desnudo’ (SND Editores, 2020), en la que explica con detalle el “recorrido, estructura organizativa, modus operandi y falsedades” en las que se asienta la llamada ideología de género en España. 

Riqueni Barrios se remonta a Felipe González en busca de los orígenes de la presencia en España de la ideología de género, pero son la Ley Integral de Medidas contra la Violencia de Género de 2004 y el Pacto de Estado de Estado contra la Violencia de Género de 2017 los dos hitos que él describe como «tóxicos logros».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El próximo 17 de enero en la sede de la asociación HazteOir.org en Madrid (Paseo de la Habana, 200) se presenta ‘La industria de género al desnudo’ a las 19 horas. Un libro que, como dice su autor a Actuall, quiere «poner al desnudo una Industria de Género que no es más que un negocio en nombre del feminismo, sin contar con el verdadero feminismo en igualdad».

«Género es un ‘palabro’ de laboratorio con el que pretenden negar la naturaleza humana y de este modo van engañando a la gente diciendo que la sexualidad se construye socialmente»

¿Teme que este libro sea secuestrado en algún momento por el nuevo gobierno? Porque es un constante desafío a las leyes de género y, sobre todo, a los dogmas de lo políticamente correcto…

No, en absoluto lo temo. No me asiste ningún temor sobre mi libro. Aunque a nadie le gusta la verdad desnuda y máxime si te la muestran con datos oficiales, tal como hace este libro. Una retirada del mismo de las librerías le daría una publicidad máxima, hecho que controla a la perfección el feminismo radical, ellas no quieren publicidad a aquello que les perjudique su negocio; por otra parte es de suponer que aún queda en España un derecho tan fundamental como es la libertad de expresión. En esto, un libro tan exhaustivo y documentado es de suponer sea respetado por cualquier juez que lo examine.

¿Por qué género es un «palabro»? ¿Y por qué hay una industria? 

Cierto, género es un ‘palabro’ de laboratorio con el que pretenden negar la naturaleza humana y de este modo van engañando a la gente diciendo que la sexualidad se construye socialmente, cuando todas las células de un hombre son de hombre y las de mujer son de mujer. Cambiar la naturaleza humana sin respetarla tiene graves secuelas de orden físico y psíquico que no les interesa explicar. Respetemos las opciones sexuales de cada persona, pero no neguemos su naturaleza: ni sus cromosomas, ni sus hormonas, ni sus órganos sexuales… Respetemos esa identidad sin violentarla, máxime en edades escolares, cuando aún no se tiene madurez ni la opción sexual está definida.

«En España hay dos justicias, una para los hombres y otra para las mujeres»

El feminismo radical español ni es feminismo ni nada, sino un sistema clientelar de tráfico de votos, una corruptela del Poder Ejecutivo que hace leyes inconstitucionales a favor de las mujeres, pero a cambio de su voto. En realidad se mantiene a las mujeres estancadas, porque la mujer no es tema que interese al feminismo español, dado que ahora éstas pasan a depender de un Gran Macho Estado que roba el dinero a sus exmaridos para devolvérselo a ellas y mantenerlas adormiladas sin avance de ninguna clase.

¿Cuál es el lado oscuro de la ideología de género del que habla en el libro? 

El lado oscuro de la ideología de género proviene del dinero que hay detrás de ella. En gran parte esta ideología está financiada por la ONU, convertida en una correa de transmisión de grandes fortunas que antes dirigían bancos, más tarde pasaron a dirigir naciones y ahora impulsan la ideología de género y los movimientos independentistas.

Se trata de desestabilizar la cultura occidental que tiene sus bases en la familia natural, las tradiciones y una cultura nacional propia. Europa se está musulmanizando y eso pasa por destruir la pareja, crear abismos entre hombres y mujeres, lo que conlleva a un descenso de la natalidad. Hoy en día las guerras son ideológicas, no con bombas. Y la ideología de género española acabará en pocos años con el concepto de pareja hombre-mujer tal como lo conocíamos.

Si hay un lado oscuro ¿hay alguno claro? 

La ideología de género no tiene ningún lado claro, pues se trata de mantener en pie un matriarcado rencoroso y vengativo mucho peor que el heteropatriarcado que tanto critican.

Cualquiera que no esté afectado por esta Dictadura de Género puede creer que se está luchando por la igualdad cuando en realidad lo que existe es una desigualdad creciente entre hombres y mujeres, comprobable en el distinto reproche que hace el Código Penal según un mismo tipo de conducta haya sido cometido por un hombre o una mujer. En España hay dos justicias, una para los hombres y otra para las mujeres. Incluso hay Juzgados para Mujeres, esos que llaman Juzgados de Género.

«En España existe un maltrato de Estado a los varones nativos heterosexuales»

Justifique la frase: «Todo varón heterosexual español de nacimiento forma parte de un colectivo sometido a un maltrato estructural o de Estado y, por otra, al maltrato en su misma pareja». 

En España hay miles de hombres maltratados por su pareja [mujer] que no son atendidos por el teléfono 016, un teléfono sólo para mujeres y que pagamos todos, teléfono que publicita el Ministerio de Igualdad.

Pretenden convencernos de que la mujer es un ser angelical que no maltrata ni mata a sus hijos, mientras que el hombre es un maltratador sin cura, un asesino y violador en potencia. Hombres y mujeres son sujetos de derechos en igualdad, sin distinción de sexo. El derecho se hace para personas sin diferenciar en ellas su sexo, cultura, religión…

En España existe un maltrato de Estado a los varones nativos heterosexuales a raíz de una jurisprudencia feminista radical que los aboca a la miseria material y a la amargura de vivir, ya que no pueden ver a sus hijos, se les coloca la M de maltratador en su frente y pasan a un Registro Central de Maltratadores. Cada día se suicidan en España 10 hombres, de ellos al menos 3 son debido a la jurisprudencia feminista española de género. Se trata de crímenes de lesa humanidad. Un delito tipificado en el Estatuto de Roma que esperemos sean juzgados algún día en la Corte Penal Internacional sita en La Haya.

«Hay que blindar las escuela públicas para que no se ideologice a los niños ni se violente su sexualidad»

Con el nuevo gobierno ¿sale reforzado lo que usted denomina el «nacionalfeminismo español? 

Sin duda sí, ese tinte bolivariano del nuevo Gobierno hará aún más radical la dictadura de Género española, un nacionalfeminismo que ya viene siendo aún más lesivo que el propio nazismo. Esto queda muy claro en el libro.

El feminismo español es una industria clientelar de compra de votos a las mujeres, que representan más de 50% del electorado, y que componen mayoritariamente la base electoral de la inestable alianza de partidos que sostienen al nuevo gobierno.

¿Qué medidas considera urgentes para combatir la industria del género? 

Es urgente derogar la LIVG 1/2004, volver a los Juzgados de Familia y cerrar los Juzgados para Mujeres o de Género, revisar el Código Penal para que las penas a un mismo delito no tengan en cuenta el sexo, promover la custodia compartida, potenciar las políticas de familia con ayudas de todo tipo, auditar las partidas que lleven la palabra género o igualdad, que el Poder Ejecutivo deje de mangonear los poderes Legislativo y Judicial, de modo que por fin exista una independencia real y efectiva entre los tres poderes del Estado, que los abuelos puedan ver a sus nietos, hacer una ley sobre el Síndrome de Alienación Parental (SAP) y blindar las escuela públicas para que no se ideologice a los niños ni se violente su sexualidad.

«Las manadas de extranjeros campan a sus anchas, porque no es buen negocio electoral molestar al extranjero, otro colectivo que se clienteliza electoralmente»

¿Por qué se pone el grito en el cielo sólo cuando las ‘manadas’ están formadas por ciudadanos españoles?

Porque se trata de hacer creer que los españoles nativos somos machistas, asesinos, violadores, malos padres, malos maridos… Es un ataque al varón español al objeto de visualizar a la mujer como un ser ajeno a cualquier tipo de violencia.

Un 40% de las mujeres asesinadas cada año en España lo son a manos de extranjeros, suponiendo que los extranjeros representan el 10% de la población, ello equivale a decir que tales extranjeros son un 360% más violento que los españoles, pero esto se oculta.

Las manadas de extranjeros campan a sus anchas, porque no es buen negocio electoral molestar al extranjero, otro colectivo que se clienteliza electoralmente vía pagas e inmunidad para delinquir, como también se silencian estas noticias en los medios desinformativos de género, comprados con campañas publicitarias como las de «tolerancia cero» o las del «teléfono 016».

Usted asegura sobre la Ley Integral de Medidas contra la Violencia de Género que, 15 años después, «el paso de los años nos está haciendo ver que tanta injusticia engendra violencia y no resuelve nada». ¿No le preocupa que le acusen de justificar la violencia machista? 

La LIVG 1/2004 es un absoluto fracaso por varios motivos concretos: 4 de cada 5 mujeres son asesinadas sin denuncia previa, cuando han apostado todo a las denuncias; hay cerca de 1.000 mujeres asesinadas y 15.000 hombres se han suicidado; hay más de 1.000.000 de hombres denunciados en falso (9 de cada 10 denuncias son falsas) y las mujeres, después de haber tirado a la basura miles de millones de euros, siguen estancadas tras 15 años, pues nadie piensa en su promoción personal y laboral, dado que interesa mantenerlas ideologizadas, así se les pasará su vida, luchando contra el fantasma del heteropatriarcado, ese rollo que han metido en sus cabezas.

El juez Franciaco Serrano prologa ‘La industria de género al desnudo’, de José Riqueni Barrios.

No, no me preocupa que alguien insinúe que justifico la violencia machista, porque eso sería faltar a la verdad, además de una afrenta que no estoy dispuesto a consentir.

Si he escrito este libro es para poner al desnudo una Industria de Género que no es más que un negocio en nombre del feminismo, sin contar con el verdadero feminismo en igualdad. Además, el libro, en su segunda parte, propone numerosas alternativas.

Quienquiera que lea el libro verá que es un trabajo documentado y serio. El feminismo español no es más que pura palabrería huera y falsa, un canto de sirenas para incautos, que se combate con datos y hechos, los mismos que contiene el libro y ante eso no hay nada que objetar, porque el único antídoto a tanta brujería es mostrale la luz de la verdad.

¿Machista yo? No, yo soy feminista en igualdad. 

Comentarios

Comentarios