Juana Rivas, acusada de secuestrar a sus hijos y fugarse para no entregarlos a su padre.
Juana Rivas, acusada de secuestrar a sus hijos y fugarse para no entregarlos a su padre.

La Audiencia de Granada ha confirmado la pena de cinco años de prisión para Juana Rivas por sustracción de menores, después de que hace dos veranos permaneciera un mes en paradero desconocido con sus dos hijos incumpliendo las resoluciones judiciales que le obligaban a entregárselos al padre, el italiano Franceso Arcuri.

En la sentencia, contra la que cabe recurso ante el Tribunal Supremo, se estima no obstante parcialmente el recurso de Rivas y revoca la sentencia en lo referido a la indemnización que debe abonar a su expareja por daño moral, que rebaja de 30.000 a 12.000 euros.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La defensa de Juana Rivas ha anunciado su intención de presentar una petición de indulto por entender que concurren las excepcionales circunstancias que recoge la ley para concederlo. El despacho Aránguez Abogados, que representa a Rivas en este proceso, ha emitido un comunicado en el que traslada su «máximo respeto» a la resolución judicial, aunque «no comparta en absoluto» la argumentación expuesta en la misma.

El exmarido de Rivas no está condenado por maltratador

La Sección Primera de la Audiencia justifica su decisión en que Rivas cometió los dos delitos de sustracción de menores por los que fue condenada por el Juzgado de lo Penal 1 de Granada y rechaza su argumento de que existe una causa justificada para que no entregara a los niños, en tanto que «por más que ella presente –a su expareja– como un maltratador no ha sido condenado por ello» y además no existía «peligro» para los menores si regresaban con el padre a Italia, donde tienen fijada su residencia.

Recuerda la sala que en esta causa se decide «exclusivamente sobre la no entrega de los menores pese a las resoluciones que así lo establecen, reteniendo a los menores, ocultos, sin que se supiera de su paradero». Una conducta «delictiva» que supone «una desobediencia a la autoridad al incumplir sus resoluciones y por otra parte se infringe el derecho del menor a relacionarse con sus padres, a vivir en su ambiente, familiar, social, educativo, es decir a estar en su entorno, en lo que le es conocido».

La defensa del italiano Francesco Arcuri, que ha ejercido la acusación particular en el proceso, ha opinado este jueves que la sentencia de la Audiencia de Granada que confirma la pena de cinco años de prisión para Juana Rivas por sustracción de menores es «un éxito de la independencia de la justicia» y «de lo justo».

El letrado de Arcuri en España, Enrique Zambrano, ha señalado en declaraciones a Europa Press que no prevén recurrir esta sentencia, que califican como un «éxito de la justicia» y se han mostrado satisfechos con el fallo.

«Nada, ahora corriendo a pedir el indulto. Pero ojo, que podría incurrirse en un delito de prevaricación…. ya está bien de tomadura de pelo y de burla a la Justicia», ha señalado Francisco Serrano, exjuez y líder de Vox en el PArlamento de Andalucía en un mensaje en su cuenta de Twitter

Comentarios

Comentarios