Keira Bell demanda al Reino Unido por permitir que la sometieran a un proceso trans a los 16 años.
Keira Bell demanda al Reino Unido por permitir que la sometieran a un proceso trans a los 16 años.

Cuando apenas era una adolescente de 16 años, Keira Bell fue derivada a un establecimiento sanitario especializado en aplicar protocolos de transición como bloqueadores de la pubertad mediante el suministro de hormonas mayoritarias en el sexo contrario por naturaleza.

Hoy tiene 23 años y protagoniza un desafío legal en el Reino Unido sobre la idoneidad de que menores de edad den su consentimiento para llevar adelante procesos de modificación de los rasgos naturales asociados al sexo genéticamente.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

«»Deberían haberme cuestionado más por las propuestas o las afirmaciones que estaba haciendo por mí misma» ha dicho Bell en el momento en el que se planteó la transexualidad. Según detalla la BBC, al ser preguntada por sus deseos de modificar su cuerpo para asimilarse a un chico, refirió que esta idea se fue acumulando gradualmente en su interior a medida que consumía más contenidos trans en internet.

Así, fue derivada ala clínica Tavistock a los 16 años, especializada en estos procedimientos. Con tan sólo tres conversaciones de una hora, llegaron a la conclusión de comenzar los tratamientos hormonales para modificar el desarrollo natural de Leira.

Los bloqueadores de la pubertad frenaron el crecimiento normal de sus senos, así como paró su periodo menstrual, al tiempo que le crecía vello facial o se le agravaba el timbre de su voz.

Este tipo de tratamientos se han revelado peligrosos, tal y como ha denunciado la Agencia para los Alimentos y los Medicamentos de Estados Unidos, entre 2013 y el 30 de junio de 2019 se registraron más de 26.000 casos asociados con dos bloqueadores hormonales, los cuales provocaron 6.370 muertes.

Recientemente, además, médicos del Reino Unido han reconocido que aceptaban poner a menores en el camino hacia la modificación genital y hormonal por miedo a ser llamados «transfobos». Entre 2010 y 2015 aumentó en un 1.000% el número de casos de niños trans en el Reino Unido.

Salir del hoyo

Keira Bell considera que aunqeu al principio se sentí abien con la homonacióne incluso con la extirpación de sus pechos, ahora es conscienyte de que ha perdido la capacidad de sertirse feliz: «puedes continuar y cavar más profundo en este hoyo o puedes elegirt salir de él y quitarte el peso de encima».

Hace un año que Bell dejó de tomar las hormonas masculinas, pero aún son muchas las consecuencias de aquella decisión con 16 años: «Se me permitió correr con esta idea que tenía, casi como una fantasía, cuando era adolescente y me ha afectado a la larga como adulta».

«Soy muy joven. Acabo de entrar en la edad adulta y tengo que lidiar con este tipo de carga», enfatiza.

También te puede interesar:

Comentarios

Comentarios